- Publicidad -
miércoles, 24 julio 2024
29.1 C
Tegucigalpa
InicioCURIOSIDADESArqueólogos descubrieron botellas centenarias de cerezas enterradas en la casa de George...

Arqueólogos descubrieron botellas centenarias de cerezas enterradas en la casa de George Washington

El arqueólogo Nick Beard estaba apartando suavemente la tierra endurecida del sótano de la casa de George Washington en Mount Vernon, Virginia, el pasado otoño, cuando vio la boca de una botella de cristal.

Beard trabajó un poco más con la paleta y apareció el cuello de la botella. No es tan raro, pensó. Los arqueólogos encuentran muchos fragmentos de botellas. Pero a medida que cavaba, aparecían más fragmentos del objeto. “Cada vez era más grande”, dijo.

Metió el dedo en la boca para ver si podía soltar la pieza. “Y mi dedo volvió mojado”, dijo. “Lo pensé durante medio segundo más y dije: ‘Dios mío, tengo el dedo mojado’”, recordó. “Saqué la linterna, la alumbré y vi que estaba completamente lleno de líquido”, explicó. Llamó a sus colegas. Se quedaron atónitos. Se trataba de “un hallazgo espectacular, fuera de lo común”, dijo Jason Boroughs, arqueólogo principal de Mount Vernon.

Los expertos de Mount Vernon dijeron la semana pasada que Beard y otros arqueólogos habían descubierto dos botellas intactas que aún conservaban, junto con el líquido, parte de las cerezas que contenían cuando fueron enterradas hace unos 250 años. Se cree que la zona del descubrimiento fue en su día un almacén, dijo Beard.

Arqueólogos desenterraron dos botellas del siglo XVIII aún llenas de cerezas preservadas.

Gran parte del líquido podría ser agua subterránea que se filtró tras el deterioro de los precintos de corcho, pero también había huesos, tallos, cerezas empapadas y residuos viscosos, según los expertos. “Hay cerezas enteras y reconocibles”, dijo Boroughs. “De hecho, olía a cerezos en flor cuando llegamos al fondo”. Boroughs señaló otros dos hallazgos en Virginia de botellas históricas intactas que contenían cerezas y otras frutas: una en 1966 en Williamsburg, y la otra en 1981 en la finca de Thomas Jefferson, Monticello, a las afueras de Charlottesville.

“En arqueología no es frecuente encontrar objetos o artefactos completos”, explica Lily Carhart, conservadora de las colecciones de conservación de Mount Vernon. “Normalmente se trata de fragmentos muy pequeños. Cuando encontramos incluso el principio de algo que parece que podría estar completo, es un día verdaderamente excepcional para nosotros.”

El hallazgo incluye cerezas que probablemente datan de antes de la Guerra de Independencia. 

Las cerezas se recogieron probablemente en Mount Vernon en la década de 1770, quizá antes de la Guerra de la Independencia, y se almacenaron para el futuro. Las botellas, importadas de Inglaterra, databan de mediados del siglo XVIII y probablemente fueron enterradas entre 1758 y 1776, según Boroughs.

“Así que es una cápsula del tiempo”, dijo. Tras el descubrimiento, se extrajo la mayor parte del contenido de las botellas para preservar el cristal y se almacenó en quince pequeños contenedores. El líquido y las cerezas se analizarán más adelante, dijo Carhart.

Al principio, los arqueólogos se preguntaron si se trataría de restos de una bebida colonial llamada Cherry Bounce, elaborada con brandy, especias, azúcar y zumo de cereza. George Washington y su esposa, Martha, eran aficionados a ella, dijeron. Pero Boroughs dijo que Cherry Bounce se hacía en recipientes mucho más grandes, y es más probable que las cerezas que encontraron se conservaran en las botellas para su posterior consumo.

Las botellas provenientes de Inglaterra fueron encontradas en un antiguo almacén. 

“Hay relatos del siglo XVIII que hablan de formas adecuadas de conservar frutas y verduras”, explicó. “Una de las más comunes, sobre todo en el caso de las bayas, es secarlas todo lo posible… meterlas en una botella seca, taparla con un corcho… y luego enterrarlas”.

Así se conservan hasta un año. Las cerezas fueron probablemente recogidas, embotelladas y almacenadas por algunos de los cientos de esclavos de Mount Vernon, dijo Boroughs. Pero probablemente se comían en el comedor principal, en el piso de arriba.

La arqueología formaba parte de un proyecto más amplio para rehabilitar, entre otras cosas, la deteriorada conexión de la mansión con sus cimientos, dijeron las autoridades. Mount Vernon, la famosa mansión de George Washington con vistas al río Potomac, está a unos 32 kilómetros al sur de Washington. La casa original era una modesta estructura construida para su padre en 1734.

Washington la heredó en 1761 y la amplió espectacularmente a lo largo de las décadas, la mayor parte del trabajo realizado por los esclavos de Mount Vernon, según las autoridades. A la muerte de Washington, en 1799, había más de 300 esclavos en la plantación.

Washington, que dirigió las fuerzas estadounidenses durante la Guerra de la Independencia y se convirtió en el primer presidente de la nación, solía estar lejos de Mount Vernon, pero amaba el lugar y murió allí el 14 de diciembre de 1799. La historia de que Washington, de niño, admitió ante su padre que había dañado un cerezo con un hacha es un mito inventado por un biógrafo, según Mount Vernon.

Beard, el arqueólogo del proyecto, dijo que descubrió la primera botella en noviembre, pero que la excavación de ésta y el hallazgo de la segunda no tuvieron lugar hasta el mes pasado. “Queríamos asegurarnos de actuar con la diligencia debida al excavar”, explicó Boroughs. Pero la espera fue angustiosa, dijo: “Nos preocupaba que alguien pudiera pisarla”.

Cuando llegó el día de la excavación, el 22 de marzo, arqueólogos y conservadores con cascos y chalecos de seguridad amarillos se reunieron en el reducido espacio del sótano de la mansión. Con paletas y cepillos, retiraron con cuidado la suciedad endurecida de alrededor de las dos botellas.

“Nos turnamos para sacarlas”, recuerda Beard, el arqueólogo del proyecto. “Esto no ocurre muy a menudo y queríamos que todo el equipo participara”. Sacó la primera botella del suelo. “El corazón me iba a mil por hora y me temblaban las manos. “Pero bajé las manos, fui a por ella, y salió estupendamente”.

Dijo que la envolvió en espuma y la llevó de vuelta al laboratorio de arqueología de Mount Vernon. “Ha sido un hallazgo muy emocionante”, dijo. Y los arqueólogos creen que puede haber más botellas por descubrir enterradas en las cercanías. Las excavaciones continuarán durante las próximas semanas.



© 2024 - HCH Televisión Digital - Noticias de Honduras y el Mundo. Anillo Periférico, Complejo Empresarial Tegucigalpa, Honduras, C.A. Tel: (504) 2235-3245 / 2235-3246 / 2235-4875 / 2235-4876 LLÁMENOS GRATIS DESDE EE.UU: 3052801682 y 3052801735

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

NUESTROS USUARIOS EN EL MUNDO

TOP 5

WhatsApp