¡Alerta! Hawaii se prepara ante posible erupción del volcán activo más grande del mundo

¡En alerta! Hawaii advierte a los residentes de la Isla Grande que el volcán activo más grande del mundo, Mauna Loa, está enviando señales de que puede entrar en erupción pronto.

Los científicos, que aclaran que no creen que una erupción sea inminente, están en alerta por el aumento reciente en los sismos registrados en la cima del volcán.

Asimismo, los expertos dicen que la lava tardaría solo unas pocas horas en llegar a las viviendas más cercanas del volcán, que entró en erupción por última vez en 1984.

La agencia de defensa civil de Hawaii ya inició la organización de reuniones informativas en toda la isla para explicar a los residentes cómo prepararse para una posible emergencia. Recomiendan tener lista una bolsa de viaje con comida, identificar un lugar para quedarse una vez que salgan de casa y hacer un plan para reunirse con los miembros de la familia.

Hawaii en alerta

“No es para asustar a todo el mundo, pero tienen que ser conscientes de que viven en las laderas del Mauna Loa. Existe la posibilidad de que la lava cause algún tipo de desastre”, dijo Talmadge Magno, administrador de Defensa Civil del condado de Hawaii.

El volcán abarca el 51% de la superficie de la isla más grande del archipiélago, por lo que una buena parte de ella está en riesgo de verse afectada por una erupción, agregó Magno.

El USGS habla de “inquietud intensificada” en el volcán Mauna Loa

En las últimas décadas, en la Isla Grande se ha vivido una oleada de desarrollismo que ha llevado a más que duplicar su población, de los 92,000 habitantes de 1980 a los 200,000 de la actualidad.

De hecho, muchos residentes nuevos no estaban presente cuando Mauna Loa entró en erupción por última vez hace 38 años. Con mayor razón, Magno dijo que los funcionarios están difundiendo la información sobre el volcán e instando a la gente a estar preparada.

Volcán Mauna Loa

El Mauna Loa, que se eleva 4.169 metros sobre el nivel del mar, es un vecino mucho más grande del volcán Kilauea, que entró en erupción en 2018 y destruyó 700 casas en un barrio residencial.

Sus laderas son mucho más empinadas que las del Kilauea, por lo que cuando entra en erupción, su lava puede fluir cuesta abajo mucho más rápido. Durante una erupción en 1950, la lava fluyó 24 kilómetros por la montaña Honokua hasta el océano en menos de tres horas.