- Publicidad -
domingo, 26 mayo 2024
24.1 C
Tegucigalpa
InicioVARIOSDescubren el mapa mas antiguo del cielo nocturno en un códice medieval

Descubren el mapa mas antiguo del cielo nocturno en un códice medieval

El catálogo de estrellas perdidas de Hiparco, considerado como el primer intento conocido de cartografiar todo el cielo nocturno, puede haber sido descubierto en un pergamino conservado en el Monasterio de Santa Catalina en la Península del Sinaí en Egipto.

En 2012, un estudiante del destacado erudito bíblico Peter Williams notó algo curioso detrás de las letras del manuscrito cristiano que estaba analizando en la Universidad de Cambridge.

El estudiante, Jamie Klair, se había topado con un famoso pasaje en griego que a menudo se atribuía a Eratóstenes, astrónomo y bibliotecario jefe de la Biblioteca de Alejandría (uno de los lugares de aprendizaje más prestigiosos del mundo antiguo), informa Science Alert.

El astrónomo griego Hiparco realizó un catálogo de estrellas del cielo del mundo occidental entre 162 y 127 a.C.

El astrónomo griego Hiparco realizó un catálogo de estrellas del cielo del mundo occidental entre 162 y 127 a.C.

En 2017, las imágenes multi espectrales del documento revelaron nueve folios de páginas que contenían indicios de un texto sobrescrito. No fue un hallazgo inusual en sí mismo: el pergamino era un bien valioso en los siglos pasados, por lo que no era raro que los eruditos rasparan pieles viejas para reutilizarlas.

Estudiando detenidamente los resultados en el segundo año de la pandemia, Williams notó algunos números extraños en los folios del Monasterio de Santa Catalina.

Cuando pasó la página a historiadores científicos en Francia, los investigadores se sorprendieron. El historiador Victor Gysembergh del centro nacional de investigación científica francés CNRS en París le dijo a Jo Marchant en Nature que «fue claro de inmediato que teníamos coordenadas estelares», indica Science Alert.

¿Cómo sabemos quién escribió estas coordenadas?

La respuesta corta es que no, al menos no con total certeza. Lo que sí saben los expertos, sin embargo, es que el astrónomo griego Hiparco estaba trabajando en un catálogo de estrellas del cielo del mundo occidental entre 162 y 127 a.C.

Una recopilación del catalógo de Hiparco en 1559.

Una recopilación del catalógo de Hiparco en 1559.

Varios textos históricos se refieren a Hiparco como «el padre de la astronomía» y le atribuyen el descubrimiento de cómo la Tierra «se tambalea» sobre su eje en lo que ahora se conoce como precesión. También se dice que fue el primero en calcular los movimientos del Sol y la Luna.

Mirando el mapa estelar enterrado detrás del texto de los pergaminos del Monasterio de Santa Catalina, los investigadores trabajaron hacia atrás para descubrir la precesión de la Tierra en el momento en que se escribió el mapa, dice Science Alert.

Las coordenadas de las estrellas coincidieron aproximadamente con la precesión esperada de nuestro planeta alrededor del 129 a. C., durante la vida de Hiparco.

Hasta que se encontró este mapa, el astrónomo Claudio Ptolomeo elaboró ​​el catálogo de estrellas más antiguo conocido en el siglo II d.C., tres siglos después de Hiparco.

El Monasterio de Santa Catalina en Egipto (Wikipedia).

El Monasterio de Santa Catalina en Egipto (Wikipedia).

El único otro trabajo que dejó Hiparco es un comentario sobre un poema astronómico que describe constelaciones estelares. Muchas de las coordenadas que Hiparco dio a las estrellas en su Comentario sobre los fenómenos coinciden estrechamente con el documento del Monasterio de Santa Catalina, aunque el texto fragmentado puede ser difícil de descifrar, informa Science Alert.

Las coordenadas legibles de una sola constelación, Corona Borealis, se pueden recuperar de los folios de Egipto, pero los investigadores creen que es probable que Hiparco cartografió todo el cielo nocturno en algún momento.

Un trabajo titánico

Sin un telescopio, dicho trabajo habría sido extremadamente desafiante y requeriría mucho tiempo.

Según los investigadores, el pasaje oculto dice así: «Corona Borealis, situada en el hemisferio norte, en longitud abarca 9°¼ desde el primer grado de Escorpio hasta 10°¼8 en el mismo signo zodiacal (es decir, en Escorpio). En anchura abarca 6°¾ desde 49° desde el Norte Polo a 55°¾.

Dentro de ella, la estrella (β CrB) al Oeste junto a la brillante (α CrB) conduce (es decir, es la primera en salir), estando en Scorpius 0.5°. La cuarta9 estrella (ι CrB) al este de la brillante (α CrB) es la última (es decir, en salir) [. . .]10 49° del Polo Norte. El más austral (δ CrB) es el tercero contado desde el brillante (α CrB) hacia el Este, que está a 55°¾ del Polo Norte».

Las notaciones coinciden con la terminología griega antigua. El término «longitud» se basa en la extensión Este-Oeste de una constelación, mientras que «ancho» describe la extensión Norte-Sur de la constelación indica Science Alert.

El catálogo de estrellas perdidas de Hiparco (Museum of the Bible).

En comparación con el trabajo posterior de Ptolomeo, las matemáticas de Hiparco parecen ser mucho más confiables, dentro de un grado de lo que los astrónomos modernos encontrarían más tarde. Esto sugiere que Ptolomeo no se limitó a copiar el trabajo de Hiparco.

Otro manuscrito, una traducción latina de los Fenómenos del siglo VIII d. C., comparte una estructura y terminología similares al pasaje de la Corona Boreal, lo que sugiere que también se basa en el trabajo de Hiparco.

Las constelaciones mapeadas en este documento son Ursa Major, Ursa Minor y Draco. Nuevamente, muchos de los valores de la estrella coinciden con lo que se ve en el Comentario de Hiparco, dice Science Alert.

La primera cartografia de todo el cielo nocturno, fue descubierta en un pergamino conservado en un monasterio de Egipto (Museum of the Bible).

La primera cartografia de todo el cielo nocturno, fue descubierta en un pergamino conservado en un monasterio de Egipto (Museum of the Bible).

Algunos astrónomos habían sugerido previamente que Hiparco escribió las coordenadas originales que se citaron en estos documentos latinos, pero el descubrimiento de este nuevo texto agrega más peso a esa idea.

«El nuevo fragmento hace esto mucho, mucho más claro», dijo a Nature Mathieu Ossendrijver, historiador de astronomía de la Universidad Libre de Berlín.

“Este catálogo de estrellas que ha estado rondando en la literatura como algo casi hipotético se ha vuelto muy concreto”, informa Science Alert.

Los investigadores tienen la esperanza de poder recuperar más texto legible de los documentos del monasterio en el futuro.



© 2024 - HCH Televisión Digital - Noticias de Honduras y el Mundo. Anillo Periférico, Complejo Empresarial Tegucigalpa, Honduras, C.A. Tel: (504) 2235-3245 / 2235-3246 / 2235-4875 / 2235-4876 LLÁMENOS GRATIS DESDE EE.UU: 3052801682 y 3052801735

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

NUESTROS USUARIOS EN EL MUNDO

TOP 5

WhatsApp