martes, 18 enero 2022
20.8 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS El joven teniente que salvó a una ciudad de un desastre atómico…...

El joven teniente que salvó a una ciudad de un desastre atómico… y tiempo después ganó la presidencia de EEUU

Los presidentes de Estados Unidos, como Jimmy Carter, toman en momentos críticos decisiones en las que la vida de muchas personas está en juego y a lo largo de la historia algunas de esas determinaciones han tenido enormes consecuencias.

Pero también se han dado casos en los que esos futuros presidentes realizan acciones de enorme trascendencia pero que, por tratarse en su momento de individuos aún sin la influencia o poder que luego ostentarán, no son tan conocidas como sus determinaciones durante su paso por la Casa Blanca.

Así, en el caso de Jimmy Carter, quien ocupó la presidencia de Estados Unidos entre enero de 1977 y enero de 1981, es de notar que un cuarto de siglo antes comandó un equipo que, asumiendo riesgos inmensos y de efectos duraderos, salvó a una ciudad entera.

El portal Snopes relata que, en diciembre de 1952, se registró un accidente en un reactor nuclear en Chalk River, cerca de Ottawa, la capital de Canadá. Snopes cita una serie de posts en redes sociales que recuerdan ese hecho, en especial uno que publicó en diciembre de 2021 la Sociedad Histórica de Ottawa y que, en Facebook, se volvió enormemente viral.

En ese post se narra la historia de la singular acción liderada en diciembre de 1952 por el entonces joven teniente de la Marina de Estados Unidos, James Carter, para evitar el colapso del citado reactor nuclear canadiense.

Carter, nacido en 1924 en Plains, Georgia, se graduó de la Academia Naval de Estados Unidos en 1946 y fue inicialmente asignado al buque USS Wyoming. Tiempo después fue asignado al submarino SSK-1, donde fue oficial de ingeniería y electrónica, y cuando EEUU inició su programa de desarrollo de submarinos impulsados por energía nuclear, Carter fue asignado a ello, colaborando en el diseño y desarrollo de reactores nucleares para la propulsión de buques. Allí obtuvo importantes conocimientos en relación con los reactores nucleares.

Una vista del centro de investigación atómica en Chalk River, Canadá, a finales de la década de 1940. (Getty Images)
Una vista del centro de investigación atómica en Chalk River, Canadá, a finales de la década de 1940.

Por ello, cuando se desató la crisis del reactor de Chalk River, la primera de su tipo, el gobierno de Canadá pidió ayuda al de EEUU y un equipo especial de la Marina, encabezado por el teniente Carter, entonces de 28 años, fue enviado al lugar.

Según la Sociedad Histórica de Ottawa, Carter era en ese momento una de las pocas personas en el mundo con el conocimiento para abordar una misión de contención de la falla de un reactor nuclear y él dirigió un equipo de 28 personas que arriesgaron la vida para evitar un desastre mayor.

Para solucionar esa crisis, Carter y su equipo descendieron al reactor para realizar reparaciones y limpieza y aunque trabajaban en rotaciones de apenas 90 segundos se expusieron a niveles de radiación miles de veces más altos de lo que actualmente es considerada seguro.

En un artículo publicado en CNN en 2011, el propio Carter contó que luego de completar exitosamente esa peligrosa misión, “durante unos seis meses después yo tenía radiactividad en mi orina… [Recibimos] probablemente mil veces más radiación de la que ellos sabían. Era en las primeras etapas y ellos no sabían”

Luego de completar con éxito su peligrosa misión en el reactor de Chalk River, Carter retornó a la Marina y se preparó para ser el oficial de ingeniería de uno de los primeros submarinos nucleares de EEUU. Pero en octubre de 1953, tras la muerte de su padre, Carter decidió dejar las fuerzas armadas para atender el negocio familiar en Georgia. Pasados los años, se convertiría en gobernador de ese estado y en 1976 fue electo presidente de Estados Unidos.

Los presidentes estadounidenses tienen acceso a los códigos de lanzamiento del arsenal nuclear y pueden, por ello, ordenar ataques que podrían ser devastadores a escala planetaria. Pero Carter, actualmente de 97 años, puede decir, como presumiblemente ningún otro presidente estadounidense y en realidad como pocas personas en el mundo, que hace casi siete décadas actuó personal y directamente para desactivar la amenaza de una catástrofe atómica, exponiendo con ello la vida y la salud.

Y se afirma que la experiencia que tuvo en el reactor de Chalk River marcó su visión sobre la energía y las armas nucleares y alimentó su convicción en favor de limitar esa clase de armamento.

Noticias Relacionadas

TOP 5