martes, 25 enero 2022
30.8 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS Un joven ahorró durante tres años y le cumplió a su abuelo...

Un joven ahorró durante tres años y le cumplió a su abuelo el sueño de tener un auto

Alberto López tiene 76 años, se jubiló como mozo y nunca pudo comprarse su vehículo. Sin embargo, su nieto Gonzalo hizo realidad aquel viejo anhelo.

El joven registró ese deseo y hace tres años se puso en contacto con un amigo que tenía un Renault 12 modelo 93. “El día que lo vendas, yo te lo compro para mi abuelo”, le dijo. Durante ese tiempo ahorró todo lo que pudo y guardó peso por peso. Hasta que recibió el llamado que tanto esperaba: le avisaban que el vehículo estaba a la venta.

Contó cuánta plata tenía y de inmediato supo que aún le faltaba para llegar al total. Por eso, tomó la decisión de vender su moto para poder pagarlo en efectivo. El anhelo de cumplirle el sueño a su abuelo estaba cada vez más cerca. Fue así que organizó, junto a su familia, un festejo especial para el Año Nuevo.

“Mi abuelo enviudó hace dos meses, y no quería que se sintiera triste para las Fiestas. Por ese motivo alquilé una quinta para recibir el Año Nuevo en familia. Puse luces y elegí la música adecuada para que ese momento fuese inolvidable para todos”, contó en diálogo con TN y La Gente.

Un fin de año especial para Alberto y su familia

“Vos sabés que yo la semana pasada estuve hablando con Papá Noel y le dije que necesitaba un regalo para mi abuelo. Mandámelo a General Pico, La Pampa, que se lo voy a entregar el 31 a la noche. Así que, abuelo, espero que disfrutes este regalo. Vos sabés que te quiero mucho. Esto va de parte mía. Este es un regalo pendiente que tenía desde hace varios años. Vamos a ver qué te trajo”.

Así empieza el video que Gonzalo grabó para sorprender a Alberto, quien esperaba ansioso sentado en una silla blanca. Empezó a sonar la canción Color Esperanza, de Diego Torres, y desde lejos se escucharon bocinazos.

Del auto bajó Gonzalo y le entregó las llaves. Se abrazaron, se acariciaron y Alberto, todavía sorprendido, agradeció y saludó al resto de la familia.

“Fue un momento muy especial porque verlo sonreír a mi abuelo es hermoso. Él siempre ayudó a todos sus nietos, y se merecía una recompensa. Estoy feliz por él. Igualmente, nada de lo que pueda hacer será suficiente para agradecerle las horas de juego que me dedicó y las enseñanzas que me dejó”.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5