viernes, 28 enero 2022
18 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS La historia del aeropuerto más inútil del mundo

La historia del aeropuerto más inútil del mundo

Se trata de la terminal de Santa Elena, una isla británica en el Atlántico. Las razones del extraño fenómeno y los detalles de su construcción.

Los amantes de la historia conocerán sobradamente la isla Santa Elena, ella fue escenario de los últimos años de vida de Napoleón Bonaparte. Al perder la batalla de Waterloo, fue enviado a la pequeña porción de tierra de 121 kilómetros cuadrados, donde permaneció desde 1815 hasta el 5 de mayo de 1821, día en el que murió. Gracias a sus condiciones geográficas, la isla era ideal para ser utilizada como prisión del Imperio Británico, no sólo el militar francés estuvo retenido allí, sino que otros enemigos de la corona también pasaron años aislados en Santa Elena.

Por muchos años la única forma de llegar hasta la isla perteneciente a Inglaterra era en barco, partiendo desde Ciudad del Cabo en un navío que tomaba 5 días hasta llegar a destino. Sin embargo, en 2001 apareció la opción de construir un aeropuerto que prometía cambiar la realidad de Santa Elena.

contribuyentes que pagan los impuestos”, sentenciaba el documento.

Era un callejón sin salida, para buscar una solución se permitió el arribo de aeronaves pequeñas y maniobrables como el Boeing 737. Así, el 18 de abril de 2016 aterrizó el primer avión comercial de pasajeros en el aeropuerto de Santa Elena, un 737-800 de Comair, que tuvo que abortar tres veces el aterrizaje hasta poder completarlo.

Luego de muchas idas y venidas, la Civil Aviation Authority (CAA) otorgó el certificado de operaciones al nuevo aeropuerto, el cual todavía no permitía operaciones regulares. Los vientos eran el problema principal, tan fuertes que representaban un verdadero riesgo para los pasajeros y la tripulación.

Otra imagen de la terminal aérea de la isla que tiene unos 6.000 habitantes

Por lo tanto se limitó operaciones a aviones pequeños como el Embraer E190, o el Avro RJ100, ya que aeronaves de mayor tamaño se podrían encontrar con serios problemas para frenar dentro de la pista si el viento soplaba demasiado fuerte.

Fue como un baldazo de agua fría para los habitantes de Santa Elena que preveían convertir a la isla en un destino turístico que impulsaría su economía, con aviones llegando directamente desde Europa y el resto del mundo.

Sin embargo, en mayo de 2017 la compañía aérea Airlink se hizo con el contrato para explotar la ruta Johannesburgo-Santa Elena, utilizando para ella aviones Avro Rj100. Con vuelos semanales, la nueva empresa contribuyó a que aumentara el volumen de pasajeros que optan por un viaje de 5 horas, en vez del viaje en barco que demora 5 días.

Al día de hoy, el aeropuerto se encuentra abierto tras haber estado cerrado como muchas terminales del mundo a causa de la crisis sanitaria, y recibe vuelos operados por Titan Airways. El sueño de que Santa Elena se posicione como un destino turístico más sigue intacto, y hay planes para sumar rutas directas entre la isla y el Reino Unido, incluso hay planes para que aviones puedan conectar directamente con las Islas Malvinas.

Noticias Relacionadas

TOP 5