martes, 18 enero 2022
21.4 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS El Chavo del 8: Este fue el día que Don Ramón lloró...

El Chavo del 8: Este fue el día que Don Ramón lloró en Navidad en la vecindad

El Chavo del 8 es una de las series más reconocidas en México y algunas otras partes del mundo, en parte por su manera de hacer comedia, como también por los mensajes que les dejaba a las miles de personas que la vieron a lo largo de muchas generaciones. En esta ocasión vamos a recordar una de las escenas más tristes del proyecto de Roberto Gómez Bolaños, una que tiene que ver con las fiestas decembrinas.

Ahora, con la Navidad cada vez más cerca, decidimos recodar una de las escenas más icónicas del programa de televisión, mismo que para sorpresa de muchos que no lo vieron, no tiene nada de felicidad, al contrario, es uno de los más tristes de la historia de la serie de TV.

Si bien, en la vecindad siempre existió un ambiente bastante hable, existieron algunos capítulos tristes que quedaron marcados en la historia de los personajes, así como de los fans. Por lo que vamos a recordar uno de esos momentos, mismo que tiene ver con Don Ramón y la Navidad.

La Navidad con el Chavo

La cena del 24 de diciembre es enmarcada por el intercambio de regalos al final de la noche, mismo que en muchas ocasiones se organiza entre los invitados, esto a demás de la llegada de Santa Claus, pero en el caso del niño del barril, la situación no iba a ser fácil, ya que no tenía familiares.

Después que todos los residentes de la vecindad habían recibido sus respectivos presentes, el Chavo estaba reflexionando en una esquina lo que había ocurrido ese día. Cuando el papá de la Chilindrina vio eso, decidió acercarse para darle un abrazo y celebrar con él la Navidad.

La charla entre los dos siguió y Don Ramón le comentó si quisiera dinero para comprar alguno de los regalos que habían recibido los demás, pero lo que no esperaba era la respuesta del personaje de Chespirito, misma que lo llevaría a las lágrimas.

La honestidad ante todo

“Si tuviera dinero mejor me compro cosas para comer”, expresó el Chavito. Después de esto, el deudor más grande de la vecindad no pudo ni pasar saliva, pero esbozó una sonrisa nerviosa en lo que se acercaban a su casa, donde dejó caer un peso, lo suficiente para que pudiera comprar una torta de jamón, su favorita, pero el niño de los tirantes fue tan honesto que le dijo no le pertenecía porque no había sido el primero en encontrarlo.

Al final de la escena el profesor Jirafales salió al patio de la vecindad para darle un abrazo a Don Ramón y desearle lo mejor para él y su familia en Navidad, situación que terminaría por sorprender a más de uno, siendo el Chavo y la Chilindrina los que más se impactaron con el abrazo.

Noticias Relacionadas

TOP 5