jueves, 27 enero 2022
28 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES El Pentágono fortalece reglas para impedir que militares se involucren en actividades...

El Pentágono fortalece reglas para impedir que militares se involucren en actividades extremistas

El Pentágono anunció nuevas reglas para los miembros del servicio militar de Estados Unidos que prohíben su participación activa en movimientos extremistas, con especial énfasis en sus actividades en redes sociales.

La decisión ocurre casi un año después de que algunos miembros del servicio militar del país participaran en el asalto contra el Capitolio el pasado 6 de enero, que intentó impedir de forma violenta la certificación de los resultados de las elecciones del pasado 3 de noviembre de 2020 bajo argumentos falsos de un supuesto fraude.

Los hechos ocurridos en el Capitolio llevaron al Pentágono a realizar una profunda investigación interna.

Según el Pentágono, se sabe que menos de 100 miembros militares han estado involucrados en casos comprobados de actividad extremista en el último año. No obstante, los funcionarios afirman que la cifra puede ser aún mayor debido a los incidentes extremistas que han involucrado a militares, especialmente a veteranos.

Los funcionarios dijeron que la nueva política no cambia en gran medida lo que está prohibido, sino que supone un esfuerzo para asegurarse de que las tropas tengan claro lo que pueden y no pueden hacer, al mismo tiempo que protegen su derecho a la libertad de expresión de la Primera Enmienda. Y por primera vez, es mucho más específico sobre las redes sociales.

Las actividades restringidas están la defensa de actividades terroristas, el apoyo al derrocamiento del gobierno, la recaudación de fondos o manifestación en nombre de un grupo extremista o indicar “me gusta” a la publicación de opiniones extremistas en redes sociales.

Las reglas también especifican que los comandantes deben determinar dos cosas para señalar a alguno de los militares en servicio como responsable: que la acción sea considerada como una actividad extremista, como se define en las reglas, y que el miembro del servicio “participó activamente” en esa actividad prohibida.

Las políticas anteriores prohibieron las actividades extremistas, pero no entraron en detalles tan concretos y tampoco especificaron el proceso de dos pasos para determinar a alguien responsable.

Varios funcionarios dijeron que mientras un grupo de estudio hablaba con miembros del servicio este año, encontraron que muchos querían definiciones más claras de lo que no estaba permitido. Los funcionarios proporcionaron detalles adicionales sobre las reglas bajo condición de anonimato puesto que no se hicieron públicas.

Los militares del país han reconocido la existencia de grupos de supremacistas blancos y otros extremistas entre las tropas. Pero el secretario de Defensa Lloyd Austin y otros líderes lanzaron una campaña más amplia para erradicar el extremismo en la fuerza después de que quedó claro que los veteranos militares y algunos miembros del servicio actual estaban presentes en la insurrección del 6 de enero.

“Las acciones de unos pocos puede tener un impacto enorme”

En un mensaje a la fuerza el lunes, Austin dijo que el departamento cree que solo unos pocos miembros del servicio violan su juramento y participan en actividades extremistas. Pero, agregó, “incluso las acciones de unos pocos pueden tener un impacto enorme en la cohesión, la moral y la preparación de la unidad, y el daño físico que algunas de estas actividades pueden generar puede socavar la seguridad de nuestra gente”.

El número de casos comprobados es pequeño en comparación con el tamaño del ejército de EEUU, que incluye más de 2 millones de efectivos en servicio activo y de reserva. Pero funcionarios han reconocido que la cifra ha ido en aumento con respecto a años anteriores. Aun así, los funcionarios también señalaron que los datos no han sido consistentes, por lo que es difícil identificar tendencias.

Las nuevas reglas no proporcionan una lista de organizaciones extremistas. En cambio, depende de los comandantes determinar si un miembro del servicio está llevando a cabo activamente actividades extremistas basándose en las definiciones, en lugar de en una lista de grupos que pueden estar cambiando constantemente, explicaron las fuentes del Pentágono.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, explicó que los comandantes evaluarán cada caso individualmente, por lo que simplemente hacer clic en “Me gusta” en una publicación de redes sociales, por ejemplo, podría no merecer el castigo dependiendo de todas las circunstancias involucradas.

También señaló que el Pentágono no tiene la capacidad ni el deseo de monitorear activamente las cuentas personales de las redes sociales de las tropas. Es probable que esos problemas surjan si se informan a los comandantes o se descubren por otros medios.

Las regulaciones establecen seis amplios grupos de actividades extremistas y luego proporcionan 14 definiciones diferentes que constituyen la participación activa.

Poco después de asumir el cargo, Austin ordenó a los líderes militares que programaran un día de “descanso” y dedicaran tiempo a hablar con sus tropas sobre el extremismo en las filas.

Reglas centradas “en el comportamiento, no en la ideología”

Las nuevas reglas se aplican a todos los servicios militares, incluida la Guardia Costera, que en tiempos de paz es parte del Departamento de Seguridad Nacional. Fueron desarrollados a partir de las recomendaciones del Grupo de trabajo de lucha contra las actividades extremistas.

Y hacen la distinción, por ejemplo, que las tropas pueden poseer materiales extremistas, pero no pueden intentar distribuirlos, y aunque pueden observar una manifestación extremista, no pueden participar, financiar o apoyar una.

Las reglas, dijeron los funcionarios, se centran en el comportamiento, no en la ideología. Por lo tanto, los miembros del servicio tienen las creencias políticas, religiosas o de otro tipo que deseen, pero sus acciones y su comportamiento se rigen.

Además de las nuevas reglas, el Pentágono está ampliando su selección de reclutas para incluir una mirada más profunda a las posibles actividades extremistas. Es posible que algunas actividades no impidan totalmente que alguien se una al ejército, pero requieren una mirada más cercana al solicitante.

El departamento también está ampliando la educación y la capacitación para los miembros militares actuales, y más específicamente para aquellos que abandonan el servicio y que pueden ser repentinamente sujetos a reclutamiento por parte de organizaciones extremistas.

Más de 650 personas han sido acusadas en la insurrección del 6 de enero en el Capitolio, incluidas decenas de veteranos y alrededor de media docena de miembros en servicio activo.

Noticias Relacionadas

TOP 5