viernes, 28 enero 2022
18 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES El hundimiento de la lira turca agrava la miseria en el norte...

El hundimiento de la lira turca agrava la miseria en el norte de Siria

Mohammed Al Debek y sus compañeros profesores en el norte de Siria están en huelga. Reclaman un aumento de los salarios, que perdieron dos tercios de su valor debido a la devaluación de la lira turca.

“En 2017, mi salario valía 160 dólares estadounidenses. Hoy no vale más que 50 dólares estadounidenses, lo que apenas me basta para pagar el alquiler”, confía a la AFP Mohammed, de 33 años.

Ubicada cerca de Alepo, Al Bab es una de las principales ciudades de esta región del norte de Siria en la frontera con Turquía, uno de los pocos enclaves todavía fuera de control del régimen de Damasco.

De hecho, esta zona se ha convertido en los últimos años en un protectorado de facto turco: Ankara ejerce poder militar y la mayoría de bienes comercializados son turcos, del mismo modo que el operador de telefonía móvil.

Por ello, “el hundimiento de la lira turca ha tenido un impacto considerable para mi día a día y me ha obligado a encontrar otro trabajo” como dependiente en una librería, añade Mohamed, señalando que este segundo empleo le aporta 40 dólares estadounidenses.

Desde mediados de 2020, varios distritos del norte de Siria están bajo administración turca. Para reforzar su presencia allí, Turquía invirtió masivamente en los sectores de educación y sanidad.

La situación económica de esta región es inseparable del vecino del norte, con una crisis que ha agravado la miseria de los sirios castigados por la guerra en este enclave empobrecido.

El hundimiento de la lira, depreciada en más de un 40% desde comienzos de año, rápidamente repercutió en la capacidad adquisitiva de los sirios y en el precio de las mercancías, especialmente las importadas de Turquía.

Un informe reciente de Naciones Unidas estimaba que un 97% de la población del noroeste de Siria, incluida la población activa, “vive en la extrema pobreza”.

En noviembre, el precio del pan y otros productos básicos se dispararon. Con el dinero que antes compraban 650 gramos de pan, ahora solo basta para 450 gramos.

“Con el estómago vacío”

“La demanda ha disminuido (…), los ciudadanos se contentan con productos básicos y sus necesidades cotidianas: comida, medicamentos y calefacción”, explica a AFP Ahmed Abou Obeida, propietario de una empresa de productos alimentarios importados de Turquía y vicepresidente de la Cámara de Comercio al norte de Alepo.

Para algunos, adquirir productos de primera necesidad se ha convertido en un lujo.

Hanaa, una desplazada de 36 años que vive en el campo de Terhin, cerca de Al Bab, ganaba 20 liras diarias por recoger trigo y patatas durante el verano.

Esta cantidad servía para alimentarla a ella y a sus cinco hijos desde que su marido falleció por un ataque aéreo hace cinco años.

Pero el hundimiento del valor de la lira turca y la caída de su ritmo de trabajo por el comienzo del invierno han complicado su vida.

“Antes, tenía al menos lo necesario para una comida”, explica. Hoy, se ve obligada a recoger leña para calentar y cocinar en el interior de su tienda.

“Todo lo que yo sueño es tener 50 liras diarias para alimentar a mis niños y que no vayan a dormir con el estómago vacío”.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5