domingo, 23 enero 2022
19.1 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES Asesinato del presidente de Haití: el testimonio de cinco detenidos

Asesinato del presidente de Haití: el testimonio de cinco detenidos

El olor a aguas residuales sin tratar y desperdicios de comida impregna el aire en la entrada de la Penitenciaría Nacional de Haití en el centro de Puerto Príncipe.

La fuente es la tubería expuesta por la que los visitantes deben caminar mientras una mezcla líquida se desliza hacia la calle.

Sigue una inspección, incluso de nuestras cabezas, por parte de los silenciosos guardias de seguridad y luego una gran puerta de metal se abre, revelando un patio al otro lado.

En esta exclusiva mundial, CNN llegó a la prisión con la esperanza de hablar con cierto grupo de reclusos a quienes el gobierno se ha negado a poner a disposición hasta ahora: algunos de los 26 colombianos y dos haitiano-estadounidenses que, según los investigadores, ingresaron al dormitorio del presidente haitiano Jovenel Moise en la madrugada del 7 de julio y lo mataron en una lluvia de disparos.

Las autoridades haitianas llaman asesinos a estos hombres. Ellos se llaman a sí mismos inocentes.

“Éramos unos idiotas útiles para otra persona”, nos dijo uno de los hombres. “Pero no cometimos este crimen”. Más de cinco meses detenidos después de esa noche mortal, los hombres no han sido acusados ​​formalmente.

En una entrevista exclusiva, estos cinco son los primeros y únicos sospechosos en el caso del asesinato del presidente de Haití en hablar públicamente. Accedieron a hacerlo solo si se ocultaba su identidad, temiendo por su propia seguridad y la de sus familias.

Su mensaje fue constante durante una conversación de una hora en español: son inocentes, han sido torturados y han sido engañados.

Miedo de hablar

Los cinco hombres dijeron que llegaron a Haití en junio, aproximadamente un mes antes del asesinato que cambiaría sus vidas y sumiría en el caos el panorama político del país.

Todos exsoldados colombianos, dijeron a CNN que fueron contratados como seguridad privada por una empresa llamada CTU.

Prometidos entre US$ 2.700 y US$ 3.000 por mes, aceptaron el trabajo. Según los cinco hombres con los que habló CNN y las esposas de varios otros, nunca les pagaron un centavo.

CTU no ha respondido a las solicitudes de comentarios anteriores de CNN y no está claro si la compañía aún existe.

“Nos dijeron que íbamos a brindar seguridad a un candidato presidencial de Haití”, dijo uno de los hombres. “No teníamos idea de lo que iba a pasar”.

En Haití, formaban parte de un grupo de más de dos docenas de colombianos que vivían y trabajaban juntos en un recinto en la capital, Puerto Príncipe, no muy lejos de donde vivía el entonces presidente Moise.

En la oscuridad de la noche del 7 de julio, este grupo subió un convoy que iría por Pelerin Road hasta el recinto presidencial.

El presidente sería asesinado a tiros poco después. Su esposa, la Primera Dama Martine Moise, también resultó gravemente herida en los disparos.

En repetidas ocasiones, CNN pidió a los cinco prisioneros ofrecer más detalles sobre el asesinato, incluyendo lo que sucedió durante el asesinato, quién estuvo detrás de él, cuál fue su participación individual específicamente y qué hicieron en las horas posteriores a ese asesinato.

Insistieron en que no eran responsables de la muerte del presidente, pero se negaron a responder más preguntas o entrar en detalles sobre esa mortal mañana por dos razones comunes: primero, que ninguno tiene representación legal en la actualidad y segundo, que temen por sus vidas.

“Estamos atrapados en esta prisión”, dijo un hombre. “Tenemos que quedarnos aquí. Gritaré en voz alta todo lo que sé cuando pueda irme de aquí, pero mientras estemos aquí, nos aterrorizan las represalias”.

“Tengo miedo por lo que podrían hacerme, pero también por lo que podrían hacerle a mi familia [en Colombia]”, dijo otro hombre.

Con información de CNN.

Noticias Relacionadas

TOP 5