domingo, 23 enero 2022
19.1 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS El niño y el árbol de Navidad: la historia detrás de una...

El niño y el árbol de Navidad: la historia detrás de una foto viral que retrata la pobreza en Brasil

La fotografía de un niño y un árbol de Navidad ha dado la vuelta al mundo y es que en ella se retrata la pobreza en Brasil.

Gabriel Jesús Silva, de 12 años, originario de Brasil se ha vuelto viral a causa de una foto en la que aparece con un tesoro que encontró en un basurero: un pequeño árbol de Navidad.

La fotografía fue captada el pasado 8 de noviembre por un fotógrafo y ha recorrido el mundo.

“Nunca tuve un árbol de Navidad en casa”, dice este pequeño que quiere ser futbolista.

Reconoce que su tesoro puede no servir para alimentar a su familia, pero algo en ese símbolo de la Navidad lo llenó de esperanza.

La fotografía ha dado la vuelta al mundo y es que en ella se ve a Gabriel Jesús con el torso desnudo y empuñando el desgastado árbol de plástico de unos 30 centímetros, una postal que despertó una oleada de solidaridad.

Gabriel vive con su madre y sus dos hermanos mayores en una casa de adobe en Pinheiro, un pueblo del estado de Maranhao, al noreste de Brasil. Su vivienda es humilde y el piso es de baldosas, y con un techo de paja que en algunas partes permite ver el cielo desde adentro.

En esta Navidad su casa está decorada con un árbol, no el que encontró Gabriel Jesús en el basurero, sino un gran árbol artificial nuevo, con una estrella dorada que corona su punta más alta, y decorado con bolas doradas y guirnaldas.

Es una de las muchas donaciones que ha recibido la familia desde que la foto de Gabriel se volviera viral en las redes sociales.

“Gracias a Dios hemos recibido suficientes canastas de comida para pasar la Navidad más a gusto”, señala María Francisca Silva, madre de Gabriel y quien gana 600 reales (unos US$106) mensuales vendiendo los residuos reciclables del basurero.

Tales han sido las donaciones recaudadas en línea, que la familia cree estar cerca de cumplir un sueño: construir una vivienda sólida.

La familia ya compró una bomba hidráulica gracias a una donación de 500 reales (unos US$89) con la cual pueden sacar agua del pozo que cavaron cerca de la casa.

“Mi regalo favorito es la bicicleta”, dice Gabriel, quien la recibió de manos de una profesora de su escuela, agrega que cuando no está en clase ayuda a su madre a recoger los desechos del vertedero.

“Si lo dejo en la calle, puede fumar droga, hacer cosas que no debe. Él me ayuda, yo estoy pendiente de que no siga un mal camino. Es un buen muchacho, siempre quiso ayudarme”, dice la madre.

Pero ahora Gabriel  se ha vuelto toda una celebridad. “Las personas no me dejan en paz, todo el día me buscan. Quieren sacarse fotos, preguntar cosas”, afirma el muchacho.

Joao Paulo Guimaraes, el fotógrafo responsable de la fama del pequeño, dijo que la idea de hacer un reportaje sobre los vertederos le vino cuando vio un impactante video en el que un grupo de gente corría detrás de un camión que transportaba desechos de un supermercados para arrojarlos al basurero.

“Eran unas cincuenta personas, una locura. Es el último grado de la miseria”, describe Eurico Arruda, autor del video.

“Llamas de fuego, mucho humo, buitres, perros. (El vertedero) parece una escena del apocalipsis”, añade.

La foto de Gabriel también es para Arruda un símbolo de esperanza, pues su viralidad le ayuda a visibilizar a toda una comunidad de recolectores de residuos cuyos derechos están siendo sistemáticamente vulnerados.

Ahora, han logrado un acuerdo con el alcalde de Pinheiro que se comprometió a pagarles una mensualidad de 100 reales y a construir a partir del otro año un vertedero público con condiciones sanitarias adecuadas.

Noticias Relacionadas

TOP 5