domingo, 23 enero 2022
25.4 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS Expertos se mueren de la risa con la nueva compañía de Trump

Expertos se mueren de la risa con la nueva compañía de Trump

Esta es la venganza del Four Seasons Landscaping?

Ese fue el sitio deslucido de Filadelfia que eligió el abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani, para condenar e intentar bloquear la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020. El grupo Giuliani tenía la intención de reservar el hotel Four Seasons, pero alguien metió la pata y Giuliani terminó escupiendo sus consabidas mentiras electorales frente a la puerta de un garaje industrial cubiertas con carteles de la campaña de Trump. Ese fue el esfuerzo más “profesional” de Trump para anular las elecciones.

La nueva compañía de medios de Trump, llamada Trump Media & Technology Group, podría sufrir esos mismos delirios de principiante. Una “presentación para los inversores” que la compañía presentó recientemente ante la Comisión de Bolsa y Valores está haciendo que los analistas de negocios se mueran de la risa debido a sus evasivas ridículas y su prácticamente inexistente estrategia comercial. “Es como si cada acción pública de esta compañía estuviera diseñada para dar la impresión de que es una broma”, escribió el 7 de diciembre Matt Levine, analista de Bloomberg.

La parte más extraña de la presentación de TMTG es el “equipo de tecnología” que aparece en la diapositiva 21. Al parecer, la compañía ya ha ocupado 30 puestos importantes, pero solo menciona a los miembros del equipo con un nombre y la inicial del apellido. El director de tecnología es “Josh A” y “Steve E” es el vicepresidente de ingeniería. Uno de los desarrolladores senior de móviles es “BJ”. ¿Se trata de personas reales o suplentes? Puede que nunca lo sepamos porque, como explica una nota al pie, “el personal está sujeto a cambios”.

La cabeza más visible de la empresa

Un empleado clave es muy conocido, Devin Nunes, el congresista de California a favor de Trump que renunció a su trabajo en enero para convertirse en CEO de TMTG, con Trump como presidente. Nunes no tiene experiencia en el mundo de los negocios, excepto por sus vínculos inciertos con una granja familiar. Su historial en las redes sociales también es accidentado. La lealtad de Nunes a Trump generó una cuenta paródica en Twitter llamada @DevinCow, de manera que Nunes interpuso una demanda para intentar cerrarla. Sin embargo, perdió el año pasado y comenzó a instar a sus seguidores a unirse a Parler, una versión conservadora de Twitter. Pero Parler competiría con la plataforma de Trump, en caso de que llegara a materializarse.

Como republicano, Nunes se enfrentaba a una dura batalla por la reelección en un distrito que se está volviendo cada vez más liberal. Por tanto, quizá unirse ahora a la compañía de Trump sea una opción mejor que perder en 2022. Pero trabajar para Trump entraña algunos riesgos obvios, como señaló el New Yorker en un artículo satírico en el que especuló que Trump no le pagará a Nunes como ha hecho con muchos otros contratistas e inversores en sus años como promotor inmobiliario. Quizá la sátira sea acertada.

Un primer movimiento estratégico con problemas

La compañía Trump es una empresa seria con dinero real en juego. TMTG planea fusionarse con una compañía con un propósito especial de compra (conocidas como SPAC) llamada Digital World Acquisition Corp., que ha recaudado aproximadamente mil millones de dólares para el acuerdo. Lo habitual es que una empresa pública revele quiénes son sus inversores, de manera que DWAC tendrá que hacerlo en algún momento. Sin embargo, por el momento, esos inversores son anónimos. No obstante, dos fondos de inversión que invirtieron en DWAC antes de conocer la fusión con Trump retiraron su dinero en octubre tras conocer la noticia del acuerdo.

 con Patrick Orlando, director ejecutivo de DWAC, a inicios de 2021, antes de que DWAC recaudara dinero como SPAC y saliera en bolsa en septiembre. Si mantuvieran el mismo acuerdo estarían violando las reglas para las SPACs, pues se supone que estas empresas no deben tener en mente ninguna compañía específica en el momento de recaudar fondos. La Comisión de Bolsa y Valores ha abierto una investigación, de manera que podría multarlos o sancionarlos, o quizá no encuentre ninguna irregularidad.

Suponiendo que la fusión se lleve a cabo, permitirá a los inversores de DWAC comprar acciones con un descuento sobre el precio de mercado y luego venderlas de inmediato, garantizando básicamente una ganancia. Sin embargo, esa práctica no es buena para las acciones ni para la empresa. Los inversores que quieren ingresar dinero de inmediato y han negociado su derecho a hacerlo, no suelen estar interesados en las perspectivas del negocio. De hecho, incluso podrían pensar que la verdadera oportunidad consiste en sacar provecho de la brecha inicial, en vez de interesarse por la rentabilidad a largo plazo.

¿Cómo ganará dinero?

La presentación para los inversores de TMTG no explica cómo la compañía ganará dinero exactamente. Señala que los seguidores de Trump en Twitter (89 millones de personas) antes de que la plataforma le cerrara la cuenta en 2020, son más de un tercio de la base de suscriptores de Netflix, como si TMTG pudiera competir con Netflix desde el primer momento. Sin embargo, es como comparar peras con manzanas. Una cuenta en Twitter, gratuita tanto para el titular como para los seguidores, no se parece en nada a una cuenta de Netflix en la que los usuarios pagan una tarifa mensual para acceder a una gran biblioteca de contenidos.

La presentación está llena de rarezas. El pronóstico sobre el número de usuarios rentables (81 millones para 2026) se basa en una encuesta de Morning Consult en vez de usar un análisis interno. Otros pronósticos sobre suscripciones e ingresos están representados con signos de interrogación en lugar de reflejar los números reales (aunque sean inflados) que se suelen encontrar en la mayoría de los planes de negocios. El “asesor clave” cuyo logotipo aparece en cada página es EF Hutton, pero no se trata de la histórica firma de corretaje. Es una nueva versión de una correduría llamada Kingswood Capital Markets que data de 2020 y recientemente compró los derechos del nombre EF Hutton. Aparentemente, la jugada les funcionó.

Trump se imagina a sí mismo como un ícono de los negocios, a pesar de que su compañía actual está siendo investigada por fraude. Su historial empresarial incluye seis quiebras y varios miles de demandas. El verdadero éxito de Trump llegó como un artista de reality show con un estilo de vida dorado, no como constructor o emprendedor. Su última compañía podría encontrar una manera de transformar la divertida mendacidad de Trump en ganancias constantes, pero también podría convertirse en poco más que un club de fans de Trump que divierte a los extraños que ocasionalmente asoman la cabeza por la ventana.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5