martes, 18 enero 2022
25.8 C
Tegucigalpa
Inicio Ciencia Un año en este exoplaneta dura apenas ocho horas

Un año en este exoplaneta dura apenas ocho horas

 Si crees que el día en la Tierra no tiene la suficiente cantidad de horas, este planeta recién descubierto te volverá loco. En un exoplaneta llamado GJ 367 b, que orbita alrededor de una estrella a 31 años luz de nuestro sol, un año solo dura unas ocho horas. El descubrimiento podría arrojar luz sobre estos misteriosos mundos que orbitan rápidamente.

El exoplaneta rocoso se considera un planeta de período ultracorto, o USP, por sus siglas en inglés, que gira alrededor de su estrella anfitriona y completa una órbita cada ocho horas. Pero GJ 367 b también es intrigante por otras razones.

El planeta es del tamaño de Marte, por lo que solo tiene la mitad de la masa de la Tierra, lo que lo convierte en uno de los exoplanetas más ligeros descubiertos hasta ahora. Alrededor del 86% del interior del planeta está formado por un núcleo de hierro y níquel, lo que también lo hace muy similar a Mercurio. En nuestro sistema solar, Mercurio es el más cercano al Sol, y un año para el planeta dura 88 días.

El último eclipse de 2021 será este 4 de diciembre, pero solo unos pocos podrán verlo en su totalidad

El exoplaneta GJ 367 b está muy cerca de su estrella enana M. Estas estrellas enanas rojas frías son comunes en nuestra galaxia y se sabe que albergan varios planetas en un mismo sistema, con una media de entre dos y tres planetas. Aunque son más pequeñas y frías que nuestro sol, las enanas rojas frías pueden calentar planetas cuando están tan cerca como GJ 367 b de su estrella.

Esta ilustración muestra el exoplaneta GJ 367b en una órbita cercana a su estrella. Un año entero solo dura unas ocho horas en este planeta.

Durante el día, este planeta alcanza los 2.732 grados Fahrenheit (1.500°C), lo suficientemente caliente como para fundir rocas y metales. El planeta también es bombardeado con 500 veces más radiación que la que recibe la Tierra del Sol.

Todos estos factores sugieren que el planeta carece de una atmósfera sustancial, probablemente se vaporizó hace mucho tiempo, y no es un lugar amigable para la vida. Un estudio que detalla los hallazgos sobre el planeta se publicó este jueves en la revista Science.

Los astrónomos están ansiosos por saber más sobre estos pequeños planetas que giran rápidamente alrededor de sus estrellas en menos de 24 horas porque no están seguros de cómo se forman y acaban en una órbita tan extrema. Este planeta recién descubierto está lo suficientemente cerca de nuestro sistema solar como para que los investigadores hayan podido recopilar más datos que con otros planetas de periodo ultracorto conocidos.

“Ya conocemos algunos de ellos, pero sus orígenes siguen siendo desconocidos”, dijo la autora principal del estudio, Kristine W. F. Lam, investigadora postdoctoral del Instituto de Investigación Planetaria del Centro Aeroespacial Alemán, en un comunicado. “Al medir las propiedades fundamentales precisas del planeta USP, podemos entrever a la historia de la formación y evolución del sistema”.

Que GJ 367 b no sea habitable no significa que no haya otros planetas en el mismo sistema que puedan albergar vida.

“Para esta clase de estrella, la zona habitable estaría en algún lugar entre una órbita de dos a tres semanas”, dijo el coautor del estudio George Ricker, un científico de investigación senior en el Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial del Instituto de Tecnología de Massachusetts, en un comunicado. “Como esta estrella está tan cerca y es tan brillante, tenemos muchas posibilidades de ver otros planetas en este sistema. Es como si hubiera una señal que dijera: ‘¡Busca aquí planetas adicionales!’”.

Estos exoplanetas posiblemente habitables pueden ver a la Tierra en su evolución

Los científicos descubrieron GJ 367 b gracias a la misión TESS de la NASA para la búsqueda de planetas, que significa Transiting Exoplanet Survey Satellite. Ricker es el investigador principal de TESS, que busca cambios en el brillo de las estrellas más cercanas.

Cuando los investigadores detectan caídas en la luz de las estrellas, esto sugiere que un planeta está cruzando por delante de la estrella, lo que se conoce como un tránsito. En 2019, TESS observó durante un mes una zona del cielo que incluía la estrella enana roja GJ 367, lo que permitió descubrir su compañero planetario muy cercano. Las observaciones de seguimiento con telescopios terrestres les ayudaron a precisar las mediciones de su masa, radio y densidad, lo que ayudó a los investigadores a determinar la composición del núcleo.

Los científicos tienen previsto seguir estudiando el exoplaneta y su estrella para averiguar si hay otros planetas en el sistema. Esos posibles exoplanetas hermanos y sus órbitas podrían ayudar a revelar cómo surgió GJ 367 b.

“Entender cómo estos planetas se acercan tanto a sus estrellas anfitrionas es un poco una historia de detectives”, dijo Natalia Guerrero, investigadora asociada de TESS en el Instituto MIT-Kavli, en un comunicado. “¿Por qué a este planeta le falta su atmósfera exterior? ¿Cómo se acercó? ¿Fue un proceso pacífico o violento? Esperemos que este sistema nos dé un poco más de información”.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5