domingo, 28 noviembre 2021
25.4 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS Esta mujer detalla cómo ha sobrevivido 11 años al cáncer de páncreas

Esta mujer detalla cómo ha sobrevivido 11 años al cáncer de páncreas

Cuando Elizabeh O’Connor estaba embarazada de su segundo hijo, su médico notó una masa en su ovario. Después de una cesárea de emergencia y una histerectomía dos días después, O’Connor se enteró de que tenía cáncer de páncreas en etapa 4.

“Yo estaba en shock. Tenía 31 años. Me sentí como: ‘¿Por qué me está pasando esto?”, dijo a Today la mujer de 42 años de Woodstock, Georgia.

“No podía creer que estaba enfrentando un cáncer, especialmente el cáncer de páncreas porque las probabilidades de sobrevivir nunca han sido tan grandes para este tipo de cáncer”, agregó.

O’Connor, quien ha tenido cáncer de páncreas durante 11 años, desafía las probabilidades. Alex Trebek, el expresentador de Jeopardy!, murió en noviembre de 2020 a poco más de un año de haber sido diagnosticado, mientras que el congresista John Lewis murió en julio de 2020, poco después de recibir su diagnóstico.

La tasa de supervivencia a cinco años para una persona con cáncer de páncreas en etapa 4 es del 10%, según informa la Sociedad Americana contra el Cáncer.

“Espero traer a la gente un espíritu de lucha y esperanza, sin importar cuál sea su diagnóstico”, dijo. “Mi historia es tan inusual. Nunca se oye hablar de sobrevivientes a largo plazo”.

Los síntomas durante su embarazo revelaron la masa

Después de luchar por quedar embarazada por segunda vez, O’Connor estaba encantada de estarlo. Pero notó que sentía una “saciedad” y no quería comer. Bajó de peso y no se encontraba bien. Su médico le realizó una ecografía y encontró un gran quiste en su ovario.

“Eso me puso muy ansiosa. Hicimos ecografías cada dos semanas”, recordó.

El 18 de octubre de 2010, visitó el hospital en busca de líquidos y entró en trabajo de parto y necesitó una cesárea de emergencia. Su médico le dijo que sus ovarios se veían “realmente enojados” y le recomendó una histerectomía, a la que se sometió dos días después.

“Mientras tanto, estaba en la unidad de cuidados intensivos con líquido en los pulmones y el abdomen”, explicó. “Me estaba recuperando de eso”.

Cuando ella y su hijo, que necesitaba estar en la unidad neonatal durante unos días, regresaron a casa, ella lo estaba alimentando cuando O’Connor notó que su brazo estaba hinchado y caliente. Su médico le recomendó una ecografía y descubrieron un coágulo de sangre. Regresó al hospital para recibir tratamiento y fue entonces cuando estuvieron los resultados de su biopsia de ovario.

“Arrojaron cáncer de páncreas”, dijo O’Connor. “Fue muy difícil. Sin embargo, al mismo tiempo sentí cierto alivio al saber a lo que me enfrentaba porque durante el embarazo me causaba mucha ansiedad”.

La pérdida de apetito y de peso son dos síntomas del cáncer de páncreas. Otros incluyen:

  • Ictericia
  • Heces de color claro
  • Picazón en la piel
  • Orina oscura
  • Dolor de espalda
  • Agotamiento
  • Náuseas y vómito
  • Dolor en la parte superior o media del abdomen y en la espalda

Al principio, su oncólogo le recomendó quimioterapia para “hacerla sentir cómoda” porque otras opciones de tratamiento parecían imposibles.

“La radiación nunca pudo suceder y la cirugía tampoco porque la forma en la que estaba el tumor en el tallo del páncreas, había dos arterias principales que van al corazón. El tumor estaba entrelazado con esas dos arterias”, dijo. “Mi mayor temor era ir al consultorio del oncólogo y que él dijera: ‘Realmente no hay nada que podamos hacer”.

La quimioterapia redujo el tumor. Se sometió a la radiación y luego a una cirugía en 2012 para extirpar la gran masa. Luego recibió un tratamiento de quimioterapia que se desarrolló gracias a la investigación financiada por Stand Up to Cancer. En 2014, le extirparon parte del pulmón izquierdo para extraer otra masa que crecía allí y luego comenzó a tener convulsiones.

“Se estaba formando un tumor en el lado izquierdo de mi cerebro, por lo que estaba afectando mi lado derecho”, recordó. “Me sometí a una cirugía cerebral para extirpar el tumor seguida de radiación. El tumor cerebral me ha causado la mayoría de los problemas”.

Aunque someterse a tantas cirugías, rondas de quimioterapia y radiación fue difícil para O’Connor, también se sintió agradecida.

“El cáncer te cambia. Las cosas cotidianas, como ir a un juego de béisbol y poder llevar a mis hijos a las prácticas, eran mucho más dulces”, aseguró.

En 2018, experimentó una convulsión mientras trabajaba como maestra de preescolar. Una biopsia reveló que era cáncer nuevamente y se sometió a radiación. Nuevamente, en 2020 tuvo otra recaída de cáncer en su cerebro y comenzó un nuevo tratamiento de quimioterapia. En julio de 2020, se golpeó la cabeza y a los médicos les preocupaba que tuviera un hematoma, una acumulación de sangre debajo de la piel.

“La protuberancia fue muy dolorosa y no desaparecía”, comentó.

Su doctor le recomendó que visitara al dermatólogo para realizarle una biopsia para estar segura.

“Es cáncer de páncreas en el cuero cabelludo, que es extremadamente raro”, contó. “Me quitaron eso en octubre de 2020, seguido de radiación nuevamente”.

Después de que terminó otra ronda de quimioterapia en febrero de 2021, comenzó la inmunoterapia, que es “un cambio de juego absoluto”.

“Estoy en un lugar realmente bueno. La inmunoterapia es muy diferente porque (con la quimioterapia) estaría deprimida durante varios días, simplemente quedándome en la cama, sintiéndome con náuseas y cansada. Con inmunoterapia puedo recibir una infusión continuar con el resto de mi día”, afirmó.

“Estoy muy agradecida por ella porque no tengo que perder un tiempo precioso estando enferma, quedándome en la cama y no haciendo cosas con mis hijos”, añadió.

La vida con cáncer de páncreas de larga duración

Recientemente, O’Connor tuvo la oportunidad de realizar el primer lanzamiento durante el cuarto juego de la Serie Mundial gracias una donación de Jean, Lewis y Kari Wolff Family Foundation para Stand Up to Cancer y una asociación con Major League Baseball.

Se las arregló para hacer que la pelota atravesara la base, pero definitivamente no fue un strike. Ella espera incrementar la conciencia sobre la enfermedad, que representa el 3% de los diagnósticos de cáncer en Estados Unidos y el 7% de las muertes por cáncer, de acuerdo con la Sociedad Americana contra el Cáncer.

“Solo quiero poder crear más conciencia sobre el cáncer de páncreas. El enfoque ahora está en tener una detección temprana. No existe una detección temprana de este”, indicó.

Elizabeth se siente agradecida de haber tenido tiempo para criar a sus hijos, Abigail, de 16, y Andrew, de 11.

“Estoy muy agradecida de haber tenido más tiempo para estar con mi familia”, dijo. “Gracias a la investigación, mis médicos y Stand Up to Cancer, me han dado 11 años y eso es bastante sorprendente”.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5