martes, 30 noviembre 2021
24.1 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES Tensión política en Perú, el Gobierno sigue debilitado, con fracturas internas y...

Tensión política en Perú, el Gobierno sigue debilitado, con fracturas internas y acosado por la oposición

La presidenta del Consejo de Ministros de Perú, Mirtha Vásquez, inició su exposición ante el Congreso en una jornada decisiva en la que los parlamentarios debatirán si otorgan o no el voto de confianza al segundo gabinete que el presidente Pedro Castillo presenta a menos de 100 días de haber asumido y en medio de permanentes amenazas de destitución.

El resultado está marcado por la incertidumbre, ya que el Gobierno no tiene garantizados ni siquiera los votos de su propia bancada, Perú Libre, que está fracturada por los reclamos de algunos sectores que acusan al presidente de haberse corrido “a la centroderecha”.

Una de las voces más críticas e influyentes es la de Vladimir Cerrón, el presidente de Perú Libre que ya advirtió que los legisladores del bloque oficialista no le darán el aval al nuevo gabinete. Sin embargo, no habla en nombre de todos, ya que no hay consenso interno: mientras unos critican y se alejan de Castillo, otros quieren evitar que se profundice la crisis de gobernabilidad.

De acuerdo con una estimación del diario El Comercio, hasta ahora el Gobierno cuenta con 62 votos a favor, 45 en contra y 23 indecisos. Si asisten los 130 legisladores que integran el Congreso, necesita por lo menos 66 avales.

Si el Parlamento no aprueba al Gabinete, se recrudecerá la inestabilidad en la que Castillo ha estado sumergido desde que asumió, el pasado 28 de julio, y que se evidenció ante el intenso debate que generó la designación de su primer jefe de Gabinete, Guido Bellido, quién logró el voto de confianza el 27 de agosto después de dos sesiones maratónicas.

Seis semanas después, Bellido, quien arrastra denuncias por “apología al terrorismo” por su supuesto apoyo a Sendero Luminoso, renunció de manera sorpresiva al cargo, y en su lugar Castillo designó a Vásquez.

Junto con Bellido se fueron otros seis ministros. Fue una de las pruebas del proceso de ruptura que hay en el Gobierno.

Por los perfiles de ambos, una de las lecturas fue que el presidente había transitado de la radicalización de los sectores más ortodoxos de la izquierda que representaba Bellido, a la imagen de moderación progresista que ofrecía Vásquez, una abogada vinculada a la defensa de derechos humanos y que fue presidenta del Congreso.

Noticias Relacionadas

TOP 5