martes, 26 octubre 2021
30.3 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES La Asamblea General de las Naciones Unidas está por comenzar, esto es...

La Asamblea General de las Naciones Unidas está por comenzar, esto es lo que hay que saber

Los diplomáticos del mundo están de regreso, para el pesar del coronavirus.
Los neoyorquinos que el año pasado disfrutaron de la paz y la tranquilidad de la Asamblea General virtual de las Naciones Unidas volverán a enfrentarse a los embotellamientos de las caravanas diplomáticas la próxima semana, cuando los líderes mundiales y sus séquitos lleguen a la sede del organismo internacional en Manhattan.

La 76ª sesión de la Asamblea General de la ONU (AGNU) está a punto de iniciar su semana de alto nivel, en la que los Estados miembros deberán deliberar sobre dos retos paralelos: acabar con la pandemia y redefinir la economía mundial pospandémica para que sea más saludable para el planeta.

La ONU considera que el momento actual es un punto de inflexión potencial. “Las decisiones que tomemos asegurarán la salud humana, económica y medioambiental para las generaciones venideras, o reforzarán los viejos patrones que están destruyendo la naturaleza y provocando la división de la sociedad”, señala el resumen oficial de la agenda de la semana. “Una recuperación inclusiva, sostenible y resiliente del covid-19 es fundamental para encaminar al mundo hacia una transición justa hacia una trayectoria de 1,5 °C”.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que está a punto de embarcarse en un segundo mandato de cinco años, lo expresó de forma más contundente el martes: “La guerra contra nuestro planeta debe terminar“.

Pero primero hay que acabar con la pandemia, y la cuestión del acceso a las vacunas ocupará un lugar destacado en la agenda de la AGNU. Los expertos en salud han advertido repetidamente que el mundo no saldrá del covid-19 sin una inmunización generalizada, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha criticado duramente que los países más ricos acaparen las vacunas y distribuyan vacunas de refuerzo mientras los países pobres sufren de escasez.

Más del 70% de las dosis de covid-19 en el mundo se han administrado en solo 10 países, dijo la OMS el jueves.

El covid-19: un problema en la AGNU en más de un sentido

La Asamblea General no tuvo precisamente un comienzo unificado.

A pesar de una carta de EE.UU. en la que se anima a los Estados miembros a participar virtualmente y ayudar a evitar la creación de “un evento de superpropagación”, el programa de oradores para el Debate General, que comienza este martes, muestra a más de 100 jefes de Estado y de gobierno que acuden en persona, entre ellos el primer ministro del Reino Unido Boris Johnson, el primer ministro de la India Narendra Modi, y el presidente de EE.UU., Joe Biden.

Incluso los iconos del pop coreano BTS están haciendo caso omiso de la recomendación de quedarse en casa, pues la banda hará una aparición en la sede de la ONU el lunes.

La ciudad de Nueva York exige una prueba de vacunación contra el covid-19 para las reuniones en interiores, una norma que las autoridades locales han pedido a la ONU que siga. Para facilitar el cumplimiento, se instalará un puesto de vacunación de una sola dosis en el lugar. Pero los dignatarios visitantes no están cooperando del todo.

Brasil y Rusia ya están llamando la atención a sus anfitriones locales, rechazando de vehementemente el requisito sanitario. “Nos oponemos enérgicamente a que solo se admitan en la sala de la AG personas con una prueba de vacunación”, escribió el representante ruso en la ONU, Vassily Nebenzia, en una carta dirigida a la organización, según la agencia de noticias estatal TASS. Nebenzia también señaló que no todos los países utilizan las vacunas aprobadas en Nueva York.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro señaló el problema en las redes sociales, declarando rotundamente el jueves que no se vacunaría antes del Debate General. Está previsto que se dirija a la asamblea en persona el martes por la mañana, en el tradicional papel de Brasil como primer orador.

La ONU ha dicho que confía en un “sistema de honor” de vacunación.

Geopolítica en el auditorio

El Debate General siempre es la pieza central de la semana, en la que los delegados toman turnos para presumir de sus países y opinar sobre los problemas mundiales, que este año probablemente incluyan el covid-19, la caótica retirada de Afganistán, las tensiones con Irán y Corea del Norte y la creciente rivalidad entre Estados Unidos y China.

El presidente de Irán Ebrahim Raisi no viajará a Nueva York, pero su declaración grabada merecerá ser escuchada con atención en medio del estancamiento de las conversaciones nucleares. También se esperan duras palabras de China y Francia tras el sorprendente acuerdo de la semana pasada entre Estados Unidos y el Reino Unido para dotar a Australia de submarinos de propulsión nuclear para patrullar el Pacífico, lo que ha provocado el rechazo de Beijing y ha socavado un acuerdo previo con París. Como muestra de la profundidad de su enojo, Francia retiró el viernes a sus embajadores de Estados Unidos y Australia.

Los observadores de la ONU prevén un conflicto este año en relación con al menos dos asientos en el Salón de la Asamblea General: los de Myanmar y Afganistán, donde regímenes no democráticos han subido recientemente al poder, pero los diplomáticos que representan a los gobiernos anteriores siguen estando acreditados en la ONU. Por ahora, el comité de credenciales de la ONU no ha indicado ninguna intención de cambiar el status quo.

El representante permanente de Myanmar ante la ONU Kyaw Moe Tun, es un remanente del gobierno democráticamente elegido del país, que fue derrocado por un golpe militar en febrero. Crítico declarado de la represión mortal de las protestas por parte de la Junta, ahora representa un movimiento para restaurar el liderazgo democrático, conocido como Gobierno de Unidad Nacional. La junta ya ha intentado sustituirlo, sin éxito.

El representante permanente de Afganistán ante la ONU, Ghulam M. Isaczai, quedó varado hace un mes, después de que el gobierno que lo nombró se desmoronara y su presidente huyera del país ante el avance de los talibanes. Pero Isaczai ha seguido abogando por Afganistán, reuniéndose con enviados extranjeros e incluso pidiendo al Consejo de Seguridad de la ONU que presione a los talibanes para que formen un gobierno más democrático. La organización islamista militante no ha solicitado la acreditación de un enviado a la AGNU este año, e Isaczai pretende mantener por ahora el control del asiento de Afganistán, según declaró a CNN el portavoz adjunto del secretario General de la ONU, Farhan Haq.

El futuro de la democracia bajo el régimen talibán, y en particular los derechos de las mujeres y las niñas, serán temas recurrentes a lo largo de la semana de reuniones de alto nivel. El viernes, el Consejo de Seguridad de la ONU votó por unanimidad la prórroga de su Misión de Asistencia de la ONU en el país durante seis meses.

“Espero que se produzcan numerosos debates sobre Afganistán”, declaró el viernes a la prensa la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, quien añadió que Estados Unidos instará a los talibanes a mostrar respeto por los derechos humanos. En general, la delegación de EE.UU. hará hincapié en contrarrestar las influencias autocráticas “corrosivas” en todo el mundo, dijo.

Una reunión de líderes sobre el racismo también reflejará la agitación social en occidente. La reunión, titulada “Reparaciones, justicia racial e igualdad para los afrodescendientes“, se produce después de una oleada de ajustes de cuentas en materia racial en Estados Unidos y otros países occidentales, y llega en medio de una reacción conservadora contra la enseñanza de verdades históricas dolorosas.

El clima

Al igual que los dramas políticos, las consecuencias mortales del calentamiento global se ciernen sobre nosotros, tras un año de calor histórico, incendios forestales e inundaciones.

Según un nuevo informe publicado este viernes por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el planeta se encamina hacia un calentamiento de 2,7 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, muy por encima del límite de 1,5 grados centígrados que, según los científicos, es necesario para evitar las peores consecuencias de la crisis climática.

Desviar esta trayectoria “catastrófica” significa incorporar la acción climática a la recuperación de la pandemia mundial, y la Asamblea General se considera la última oportunidad para fijar los compromisos globales antes del G20 del próximo mes en Roma y la conferencia sobre el cambio climático COP26 de noviembre en Glasgow.

El lunes, el primer ministro del Reino Unido, Johnson, coanfitrión de la COP26, se sentará con el secretario General y decenas de otros líderes en una de las pocas reuniones en persona para debatir sobre el medio ambiente, centrándose en las responsabilidades del G20. Ese mismo día, la jefa de la sección de clima de la ONU Patricia Espinosa, el exvicepresidente de Estados Unidos Al Gore, y el presidente de la COP26 Alok Sharma, hablarán en un evento de alto nivel sobre cómo cumplir los objetivos establecidos en el acuerdo de París de 2015.

El jueves se celebrará un debate abierto especial del Consejo de Seguridad sobre el clima y la seguridad, y al día siguiente se celebrará un evento virtual sobre energía sostenible, el primero de alto nivel desde 1981.

La semana también será una oportunidad para que algunos países y empresas que aún no han fijado objetivos ambiciosos de neutralidad en materia de carbono lo hagan finalmente y aprovechen la atención mundial.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5