viernes, 17 septiembre 2021
21.6 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES Cómo la guerra tecnológica promovida por Trump impulsó a China hacia la...

Cómo la guerra tecnológica promovida por Trump impulsó a China hacia la autosuficiencia tecnológica

Aunque China sigue pidiendo a EE.UU. remover las sanciones, aranceles y el bloqueo tecnológico impuestos por Washington en los últimos años, los expertos aseguran que, con estos, el país norteamericano ha conseguido lo que el Gobierno chino no había logrado: alinear los objetivos de las empresas privadas con la meta gubernamental de la autosuficiencia económica.

El endurecimiento de las restricciones comerciales por parte de Estados Unidos desde el 2018 amenazó la viabilidad de algunas de las empresas más grandes de China, y esto alarmó a Pekín, obligando a las empresas del gigante asiático a reinventar la tecnología estadounidense a la que ya no podían acceder.

Made in China 2025

Algunos analistas señalan a ‘Made in China 2025’, el proyecto de 10 años de Pekín para transformar el país en una “potencia manufacturera mundial”, como el detonante de la guerra tecnológica cuando se anunció en el 2015.

Pekín pretende dominar con dicho plan industrias como la robótica, la tecnología de la información avanzada, la aviación y los vehículos de nueva energía.

“En la saga de la rivalidad económica entre Estados Unidos y China, ‘Made in China 2025’ se perfila como el villano central, la verdadera amenaza existencial para el liderazgo tecnológico estadounidense”, indica Lorand Laskai, investigador asociado del Consejo de Relaciones Exteriores, ONG basada en Nueva York.

El plan identifica 10 segmentos de la industria de alta tecnología en los que las empresas chinas deben hacer un gran avance para lograr la “autosuficiencia mediante la sustitución de tecnología, al tiempo que se convierte en una ‘superpotencia manufacturera’ que domina el mercado mundial en industrias críticas de alta tecnología”, agregó Laskai.

Asimismo, señala que esto podría ser un “problema” para los países que dependen de la exportación de productos de alta tecnología o de la cadena de suministro mundial de componentes de alta tecnología.

Medidas tomadas en la era Trump

Bajo el mandato del expresidente Donald Trump se impusieron sanciones a empresas chinas, que las obligó a dejar de depender de los semiconductores estadounidenses. Asimismo, en el 2018 la administración endureció los procedimientos para hacer frente a la inversión extranjera en empresas nacionales.

Cuando la administración Trump prohibió la venta de componentes críticos fabricados en EE.UU. a la empresa china de telecomunicaciones ZTE, esta suspendió sus operaciones principales. Fujian Jinhua, fabricante chino líder de chips de memoria, también terminó en la ‘lista negra’ de Washington.

Noticias Relacionadas

TOP 5