sábado, 18 septiembre 2021
18.4 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS "Debí estirar demasiado la boca" Joven come hamburguesa con triple carne y...

“Debí estirar demasiado la boca” Joven come hamburguesa con triple carne y se disloca la mandíbula; se hace viral

Comer una hamburguesa puede resultar uno de los mayores placeres de este mundo, y más aún si eres fanático de la carne y optas por pedir una “triple”; sin embargo, este no fue el caso para una mujer en Reino Unido, quien afirma que su vida se arruinó luego de comer una hamburguesa triple y dislocarse la mandíbula tras la  primer mordida.

Holly Strevens de 34 años recordó que el episodio que cambiaría su vida ocurrió en septiembre de 2004. Y es que lo que parecía ser un día cualquiera de comer una hamburguesa de pollo y ver televisión terminó en tragedia.

“Estaba comiendo mientras veía la tele y de repente sentí un fuerte ruido de estallido. Era la articulación del lado izquierdo de mi mandíbula. Parecía normal, pero la sensación era horrible: no paraba de ‘bloquearse y desbloquearse’.

En ese momento debí estirar demasiado la boca al morder la hamburguesa”, afirmó a Caters. Y es que después del incidente, la mujer fue diagnosticada con un trastorno de la articulación temporomandibular (ATM), el cuál según la Clínica Mayo, se refiere causa dolor en la articulación y los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula. 

Luego de una larga agonía de 17 años, la mujer se ha sometido a cinco operaciones y le colocaron 12 tornillos que le hacen tener fuertes dolores, convulsiones no epilépticas y ansiedad.

La hamburguesa “destrozó su vida”

La mujer contó a la agencia que perdió su trabajo como administrativa en una oficina y además no puede comer nada sólido ni masticable. 

“A lo largo de estos años, tuve mucho tiempo de licencia, ya que entraba y salía de los médicos y el dolor afectaba a mi vida. La gente abre la boca hasta 35 mm, pero el movimiento de mi mandíbula se redujo a 13 mm.

También desarrollé artritis en mi mandíbula izquierda con quistes en la articulación”, contó a Caters. Actualmente la jocen está en espera de una cirugía que le ayudará a que desaparezcan los dolores crónicos en el lado derecho de su mandíbula.

“Me arrepiento de haber comido la hamburguesa. Me cambió la vida. Ahora estoy discapacitada y perdí completamente mi independencia.

Mi salud mental empeoró y tengo ansiedad porque podría sufrir una convulsión cuando estoy sola. Espero que me sustituyan el lado derecho de la mandíbula para acabar con el incesante dolor crónico”, afirmó.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5