viernes, 17 septiembre 2021
27.4 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES La atleta bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya pidió asilo y se refugió en la...

La atleta bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya pidió asilo y se refugió en la embajada de Polonia en Tokio

 

 

 

 

 


 

La atleta olímpica Krystsina Tsimanouskaya ingresó este lunes a la
sede diplomática de Polonia en Tokio, custodiada por policías tras denunciar
que las autoridades de su país intentaron sacarla de Japón sin su
consentimiento por haber criticado al comité olímpico de Bielorrusia,
actualmente dirigido por Viktor Lukashenko, hijo del dictador dictador Alexandr
Lukashenko.

Polonia le otorgó un visado humanitario. Tsimanouskaya está ya en contacto
directo con diplomáticos polacos en Tokio. “Polonia hará lo que sea
necesario para ayudarla a continuar su carrera deportiva”, escribió en
Twitter Marcin Przydacz.

“De momento el plan es que probablemente vaya a Polonia”, dijo
su esposo, Arseny Zdanevich, desde Kiev, donde llegó a causa del
conflicto entre su esposa y las autoridades bielorrusas: “Creo que (en
Bielorrusia) no estaríamos seguros”.

”Me encuentro en territorio ucraniano y preveo reunirme con mi mujer”,
añadió.

REACCIÓN DEL COI

El Comité Olímpico Internacional (COI) había asegurado que Tsimanouskaya se
encontraba “segura y a salvo” y que había pasado la noche en un hotel del
aeropuerto de Haneda, en Tokio.

El portavoz del COI, Mark Adams, ha informado de que el comité ha
podido hablar con la atleta, quien este domingo denunció que las autoridades de
su país la estaban obligando a abandonar Japón contra su voluntad y
manifestó su miedo de acabar en la cárcel tras criticar a propio comité
olímpico, que dirige el hijo del presidente del país.

Adams ha dicho que Tsimanouskaya se encuentra en un ¨entorno seguro¨ y es atendida por autoridades japonesas y personal de la ONU. 

Asimismo, el portavoz ha indicado que el COI ha pedido al Comité
Olímpico de Bielorrusia un informe sobre el asunto y ha avanzado que
parecía que la atleta formaba parte de un grupo de bielorrusos que partía como
de costumbre de Tokio, pero ha aseverado que la situación no estaba clara.

Denuncia de la atleta

“Pido ayuda al Comité Olímpico Internacional. Están tratando de sacarme del
país sin mi permiso y le estoy pidiendo al COI que se involucre”, denunció
Tsimanouskaya de acuerdo con un vídeo grabado en Telegram y verificado por la
cadena BBC.

Además, en una entrevista previa con la cadena de radio bielorrusa ERB, la
atleta confirmó con un rotundo “sí” que tenía miedo a regresar a Bielorrusia,
donde denunció que había sido objeto de numerosas amenazas tras sus críticas a
al comité olímpico nacional.

La corredora de 200 metros había expresado previamente sus críticas contra
el comité bielorruso por obligarla a correr en un evento de relevos con poca
anticipación. El equipo olímpico de Bielorrusia anunció más tarde que la habían
retirado de la competición debido a su “estado emocional y psicológico”.

Hay que recordar que el presidente del comité bielorruso es Viktor
Lukashenko, hijo del presidente del pais, Aleksandr Lukashenko, y que ambos
fueron sancionados en diciembre por el COI y se les ha prohibido asistir a
Tokio 2020 durante una investigación sobre las denuncias de discriminación
política contra los atletas.

El mandatario bielorruso está acusado de manipular las últimas elecciones
presidenciales y de emplear tácticas autoritarias para silenciar a sus
disidentes. Meses después de las elecciones, más de 1.500 atletas
bielorrusos publicaron una carta abierta en la que exigían la convocatoria de
nuevas elecciones y el final inmediato de la represión policial contra la oposición,
que por aquél entonces ya llevaba semanas organizando protestas callejeras
contra la victoria de Lukashenko, que la Unión Europea se ha negado a
reconocer.

De hecho, el COI anunció en marzo de este año la decisión de no reconocer la
elección de Viktor Lukashenko al frente del comité bielorruso y de mantener la
exclusión de diciembre a todos los eventos relacionados con la organización

 

 

 

 

 

 


 

La atleta olímpica Krystsina Tsimanouskaya ingresó este lunes a la
sede diplomática de Polonia en Tokio, custodiada por policías tras denunciar
que las autoridades de su país intentaron sacarla de Japón sin su
consentimiento por haber criticado al comité olímpico de Bielorrusia,
actualmente dirigido por Viktor Lukashenko, hijo del dictador dictador Alexandr
Lukashenko.

Polonia le otorgó un visado humanitario. Tsimanouskaya está ya en contacto
directo con diplomáticos polacos en Tokio. “Polonia hará lo que sea
necesario para ayudarla a continuar su carrera deportiva”, escribió en
Twitter Marcin Przydacz.

“De momento el plan es que probablemente vaya a Polonia”, dijo
su esposo, Arseny Zdanevich, desde Kiev, donde llegó a causa del
conflicto entre su esposa y las autoridades bielorrusas: “Creo que (en
Bielorrusia) no estaríamos seguros”.

”Me encuentro en territorio ucraniano y preveo reunirme con mi mujer”,
añadió.

REACCIÓN DEL COI

El Comité Olímpico Internacional (COI) había asegurado que Tsimanouskaya se
encontraba “segura y a salvo” y que había pasado la noche en un hotel del
aeropuerto de Haneda, en Tokio.

El portavoz del COI, Mark Adams, ha informado de que el comité ha
podido hablar con la atleta, quien este domingo denunció que las autoridades de
su país la estaban obligando a abandonar Japón contra su voluntad y
manifestó su miedo de acabar en la cárcel tras criticar a propio comité
olímpico, que dirige el hijo del presidente del país.

Adams ha dicho que Tsimanouskaya, de 24 años, está en un
“entorno seguro” y siendo atendida por autoridades japonesas, así como por
personal de la ONU.

Asimismo, el portavoz ha indicado que el COI ha pedido al Comité
Olímpico de Bielorrusia un informe sobre el asunto y ha avanzado que
parecía que la atleta formaba parte de un grupo de bielorrusos que partía como
de costumbre de Tokio, pero ha aseverado que la situación no estaba clara.

Denuncia de la atleta

“Pido ayuda al Comité Olímpico Internacional. Están tratando de sacarme del
país sin mi permiso y le estoy pidiendo al COI que se involucre”, denunció
Tsimanouskaya de acuerdo con un vídeo grabado en Telegram y verificado por la
cadena BBC.

Además, en una entrevista previa con la cadena de radio bielorrusa ERB, la
atleta confirmó con un rotundo “sí” que tenía miedo a regresar a Bielorrusia,
donde denunció que había sido objeto de numerosas amenazas tras sus críticas a
al comité olímpico nacional.

La corredora de 200 metros había expresado previamente sus críticas contra
el comité bielorruso por obligarla a correr en un evento de relevos con poca
anticipación. El equipo olímpico de Bielorrusia anunció más tarde que la habían
retirado de la competición debido a su “estado emocional y psicológico”.

Hay que recordar que el presidente del comité bielorruso es Viktor
Lukashenko, hijo del presidente del pais, Aleksandr Lukashenko, y que ambos
fueron sancionados en diciembre por el COI y se les ha prohibido asistir a
Tokio 2020 durante una investigación sobre las denuncias de discriminación
política contra los atletas.

El mandatario bielorruso está acusado de manipular las últimas elecciones
presidenciales y de emplear tácticas autoritarias para silenciar a sus
disidentes. Meses después de las elecciones, más de 1.500 atletas
bielorrusos publicaron una carta abierta en la que exigían la convocatoria de
nuevas elecciones y el final inmediato de la represión policial contra la oposición,
que por aquél entonces ya llevaba semanas organizando protestas callejeras
contra la victoria de Lukashenko, que la Unión Europea se ha negado a
reconocer.

De hecho, el COI anunció en marzo de este año la decisión de no reconocer la
elección de Viktor Lukashenko al frente del comité bielorruso y de mantener la
exclusión de diciembre a todos los eventos relacionados con la organización

 

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5