viernes, 24 septiembre 2021
26.1 C
Tegucigalpa
Inicio HCH POLÍTICA Carolina Echeverría Haylock, la miskita de eterna sonrisa que quiso ser presidenta...

Carolina Echeverría Haylock, la miskita de eterna sonrisa que quiso ser presidenta de Honduras

Las mujeres merecemos respeto, somos sus abuelas, madres, hermanas, hijas y también sus esposas, no merecemos que nos agredan, alto al femicidio y no más violencia contra las mujeres, juntos podemos…

Ese fue el mensaje que subió a sus redes sociales el 13 de junio del 2020, la exdiputada Edna Carolina Echeverría Haylock, , sin imaginar que un año después se convertiría en una nueva victima de criminalidad contra la mujer en Honduras.

A sus 60 años, las balas asesinas cegaron su vida al interior de su residencia en la colonia Lomas del Mayab de Tegucigalpa, su hogar y el lugar en que ella se sentía absolutamente segura.

Abogada de profesión, originaria del departamento de Gracias a Dios y casada con el excoronel y abogado Andrés Urtecho Jeamborde , la abogada Echeverría Haylock destacó por su militancia y liderazgo en el partido Liberal, convirtiéndose en diputada por su departamento durante el periodo 2006-2010.

Además de la carrera de Derecho, obtuvo un master en Estudios Políticos y Sociales del Centro Universitario de Estudios Generales de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y era litigante ante los Tribunales de la República.

Durante el golpe de Estado, se desempeñaba como Secretaria del Congreso Nacional y era muy cercana al entonces presidente Manuel Zelaya Rosales, así como de Roberto Micheletti, presidente del Congreso Nacional con quien formaba parte de la junta directiva del Legislativo.

La amistad con Micheletti se quebró en junio de 2009, debido a que la entonces diputada se convirtió en de una de las voces disonantes al interior del Congreso Nacional en contra de los hechos que culminaron con el golpe de Estado a Zelaya Rosales.

Luego de unos años en el retiro político, retomó funciones públicas al asumir como Comisionada Secretaria del Pleno de la Comisión para la Defensa y Promoción de la Competencia desde el 06 de septiembre de 2013, cargo que desempeñó hasta el año pasado, al renunciar por sus aspiraciones políticas.

En el 2016, la exdiputada Echeverría Haylock quiso concretar su sueño de convertirse en presidenta de Honduras y lanzó su precandidatura presidencial a lo interno del Partido Liberal de Honduras, bajo el movimiento denominado “Yo sí puedo”.

Además de dirigentes liberales de La Mosquitia, a Echeverría Haylock la apoyaban el expresidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Adolfo Facussé, la exdirectora del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop), Leonor Meza, la exdesignada presidencial, Guadalupe Jerezano, el exministro de Educación, Marco Antonio Garay, entre otros.

En su momento aseguró que deseaba alcanzar la Presidencia de la República para trabajar y buscar solución a los problemas más ingentes del país y contribuir con ello a resolver la crisis en que la sociedad hondureña, como el desempleo, la inseguridad, la corrupción, la impunidad, la inflación, los impuestos, la falta de calidad de educación, y expresaba que deseaba impulsar un sistema de seguridad social equitativo y justo.

No obstante, antes de ir a elecciones internas cedió su candidatura y se sumó al movimiento de Gabriela Núñez que finalmente perdió el proceso interno que arrojó como ganador a Luis Zelaya.

Echeverría Haylock formó parte del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal durante la administración de Luis Zelaya, y en las elecciones internas del pasado mes de marzo, nuevamente ganó la candidatura a una diputación por el departamento de Gracias a Dios, esta vez con el movimiento de Yani Rosenthal.

Era una mujer de sonrisa eterna, cariñosa y entregada a su familia, una eterna defensora de los derechos de las mujeres y de los grupos étnicos, especialmente de su pueblo misquito, a quien siempre tenía en su corazón y buscaba ayudar desde los diferentes escenarios donde se desempeñó.

No obstante, su deseo de volver al Congreso Nacional fue truncado por la violencia y criminalidad que golpea al país. Fue asesinada en un hecho que tendrán que esclarecer las autoridades, mientras el dolor y la impotencia envuelve a su familia, que aún no da crédito al horroroso crimen.  

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5