sábado, 31 julio 2021
20.8 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS Viral: Hallan un nuevo escarabajo en heces fósiles de un dinosaurio

Viral: Hallan un nuevo escarabajo en heces fósiles de un dinosaurio

El pequeño escarabajo Triamyxa coprolithica es el primer insecto descrito a partir de heces fósiles, probablemente de un dinosaurio Silesaurus opolensis, que hace 230 millones de años ingirió el pequeño escarabajo en grandes cantidades.

En un estudio publicado en la revista Current Biology, paleontólogos de vertebrados de la Universidad de Uppsala y entomólogos de la Universidad Nacional Sun Yat-sen (Taiwán), la Friedrich-Schiller-Universität Jena (Alemania) y la Universidad de Guadalajara (México) utilizaron microtomografía de sincrotrón para reconstruir en 3D los escarabajos cuando aún estaban atrapados en la materia fecal fosilizada.

El coprolito contenía abundantes partes del cuerpo de los escarabajos, la mayoría pertenecientes a la misma especie pequeña. Unos pocos ejemplares se encontraron casi completos, con gran parte de las delicadas patas y antenas aún intactas.

El buen estado de conservación de estos fósiles permitió realizar una descripción detallada del nuevo género de escarabajos y compararlo con otros más modernos.

El Triamyxa coprolithica representa un linaje extinto hasta ahora desconocido del suborden Myxophaga, cuyos representantes modernos son pequeños y viven sobre algas en ambientes húmedos.

“Estamos absolutamente sorprendidos por la abundancia y la fantástica conservación de los escarabajos en el fragmento de coprolito. En cierto modo, debemos dar las gracias al Silesaurus, que probablemente fue el animal que nos ayudó a acumularlos”, afirma Martin Qvarnström, investigador de la Universidad de Uppsala y uno de los coautores del trabajo.

El Silesaurus opolensis —probable productor del coprolito— era un ancestro de dinosaurio relativamente pequeño, con un peso corporal estimado de 15 kilogramos, que vivió en Polonia hace aproximadamente 230 millones de años.

En un estudio anterior, los autores asignaron los coprolitos con restos desarticulados de escarabajos a Silesaurus basándose en el tamaño y la forma de los coprolitos, así como en varias adaptaciones anatómicas del animal.

El Silesaurus poseía un pico en la punta de sus mandíbulas que podría haber sido utilizado para hozar en la hojarasca y quizás picotear insectos del suelo, algo así como las aves modernas. Sin embargo, aunque el Silesaurus ingirió numerosos ejemplares de Triamyxa coprolithica, el escarabajo era probablemente demasiado pequeño para ser su única presa.

En cambio, es probable que el Triamyxa compartiera un hábitat con escarabajos más grandes, que están representados por restos desarticulados en los coprolitos, y otras presas, que nunca acabaron en los coprolitos con una forma reconocible.

“Nunca pensé que podríamos averiguar qué comía el precursor triásico de los dinosaurios”, afirma Grzegorz Niedzwiedzki, paleontólogo de la Universidad de Uppsala y uno de los coautores del trabajo.

La conservación de los escarabajos en el coprolito es similar a la de los especímenes de ámbar, que normalmente producen los fósiles de insectos mejor conservados. Sin embargo, el ámbar se formó principalmente durante un periodo geológico relativamente reciente. Este estudio demuestra que los coprolitos pueden ser valiosos para estudiar la evolución temprana de los insectos y, al mismo tiempo, la dieta de los vertebrados extintos.

Noticias Relacionadas

Top 5 de HCH