viernes, 26 noviembre 2021
18.4 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES Qué debo saber sobre el cuidado de mis ojos durante la pandemia

Qué debo saber sobre el cuidado de mis ojos durante la pandemia

Desde que la pandemia es parte de nuestras vidas, los ojos vienen siendo grandes protagonistas junto a las manos. Ambas partes del cuerpo deben mantenerse protegidas y limpias para evitar contagiarse el virus de SARS-CoV-2. Se sabe que para evitar su contagio es fundamental emplear métodos de barrera que impidan el acceso del patógeno al organismo. Eso significa que hay que proteger boca y nariz, principalmente, y también los ojos.

Parece mentira, pero saber cómo colocarse el barbijo sin empañar las gafas hace que muchas personas que utilizan lentes “no se rindan” ante la posibilidad de usar tapabocas.

La mayoría de los médicos y personal de salud están acostumbrados a su uso durante largas jornadas sin problemas, pero muchas personas se quejan de que se les empañan los anteojos, lo cual es simple de comprender. “Una forma muy simple de evitar esto es colocando una cinta adhesiva en la parte superior del barbijo, en los pómulos y la nariz, de manera tal de que quede bien ajustado y que no pase el aire a los anteojos. Otra, que se ha popularizado, es pasar jabón seco sobre ambos lados de los lentes y luego retirarlo limpiando con suavidad con una franela de las que se utilizan para anteojos. Si se opta por esto, la sugerencia es consultar con el óptico sobre las características del material de los cristales ya que en algunos casos podrían dañarse los tratamientos que llevan los lentes”, explicó a Infobae el doctor Germán Bianchi, médico oftalmólogo, jefe de trasplante de córnea, cirugía refractiva y cataratas, en Clínica Nano.

Entre otras de las recomendaciones cabe no omitir los exámenes de visión de niños en edad escolar. Los controles oftalmológicos de rutina en niños sanos no deben postergarse. El sistema visual en la infancia está en desarrollo y, además, con las clases virtuales tienen una alta exposición a pantallas, ya que también las utilizan para su distracción.

Asimismo, se está estudiando el impacto del uso de pantallas en la infancia y en pandemia, sobre todo, durante los períodos de aislamiento social, ya que se estima que por esta causa podría aumentar la cantidad de niños que desarrollen o empeoren su miopía.

Consejos para los pacientes con degeneración macular

“La degeneración macular asociada a la edad genera una afección de la visión central, alterando principalmente la capacidad de utilizar la visión cercana para leer, usar un teléfono celular o actividades de manualidades. En estadios más avanzados, también afectará la visión intermedia y lejana, generando una zona de no visión central denominada escotoma: se percibe más hacia los costados, que a la zona que realmente se quiere mirar”, explica Bianchi. Esta es una enfermedad degenerativa, crónica y evolutiva, para la cual existen tratamientos que pueden detener o enlentecer la pérdida de la visión. Es muy importante mantener los controles y los tratamientos indicados, incluso durante la pandemia.

De todas maneras, existen pruebas simples para conocer cómo se encuentra la visión en aquellos con esta patología: una forma simple, pero básica, es pararse a una distancia estandarizada (por ejemplo, a un metro), frente al marco superior de una ventana o de una puerta, taparse un ojo y ver con el otro cómo se observan las líneas del marco. ¿Se distorsionan? ¿Se mueven? ¿O se ven bien? Repetir con el otro ojo. Con degeneración macular, habrá una alteración en su percepción.

Cómo distinguir el COVID-19 de la alergia

Los ojos pueden ser una de las puertas de ingreso y contagio del COVID-19. A su vez, la conjuntivitis puede ser una forma de expresión de esta enfermedad, incluso, en personas sin otras manifestaciones clínicas. Decir “conjuntivitis” es decir algo “inespecífico” que expresa inflamación de la conjuntiva, que podrá ocurrir de forma secundaria a muy diversos agentes causales, no sólo al COVID-19, que, de hecho, lo conocido hasta ahora es poco frecuente.

“Si bien la conjuntivitis aislada es algo que no llamaría la atención en relación con el COVID-19, esto cambia cuando se le suman estornudos frecuentes, rinorrea (salida de secreción acuosa, ligeramente mucosa por las fosas nasales), lagrimeo y picazón. Es un cuadro muy característico de las alergias estacionales y no debe despertar alarma o preocupación frente al coronavirus”, dice el oftalmólogo

Pero si esos síntomas se comienzan a combinar con otros como fiebre, cefaleas, dolores musculares, hay que realizar la consulta con un médico clínico.

Remedios caseros para problemas simples de los ojos

En realidad, no hay remedio “casero”, sino recomendaciones para el manejo inicial de problemas simples, frecuentes y comunes, pero que, finalmente, será un médico oftalmólogo quien decida si con eso fue suficiente o no”, dice Bianchi.

Ante la aparición de un orzuelo, “realizar fomentos calientes, dos o tres veces al día, de la siguiente forma: tomar un trozo de algodón, embeberlo en agua corriente caliente, que no queme (probar la temperatura con el dorso de la mano y verificar una temperatura tolerable); aplicarlo sobre los párpados cerrados y comprimir suavemente durante unos 10 a 15 segundos sobre la zona en la que se presente el orzuelo. Repetir la operación tres veces seguidas. En muchos casos, facilitará que el contenido lipídico del orzuelo se reblandezca y pueda comenzar a drenar”, explica el médico

Ante legañas o secreción en los ojos, sea por un orzuelo, una conjuntivitis o causas indeterminadas, “es muy recomendable tener en la heladera un frasco pequeño con solución fisiológica cerrado, en un lugar limpio y seco (que no esté en contacto con alimentos), ya que será de utilidad para poder lavar la superficie ocular y depurar las secreciones. Colocar dos o tres gotas de solución fisiológica fría, frecuentemente, cada 10 a 15 minutos, hasta que las secreciones se disuelvan o se diluyan, no restregar los ojos ni intentar retirar estas secreciones con cuerpos extraños como hisopos o algún otro elemento”, agrega Bianchi.

La solución fisiológica también podrá sacar de apuro frente a un accidente casero en el cual haya salpicado o ingresado algún químico en los ojos, tierra o cualquier cuerpo extraño. Y si sucede un raspado de la superficie ocular con algún objeto vegetal, como una rama u hoja, como estos pueden contener microorganismos contaminantes, como esporas de los hongos, es importante lavarse profusamente los ojos.

Para ello, tomar el frasco con solución fisiológica y colocar un chorro del líquido. Evitar que el extremo del frasco toque el ojo. Y si no hubiera solución fisiológica, lavar con abundante agua mineral, de una botella recién abierta. En el peor de los casos, si no se dispusiera de lo anterior, lavar la superficie ocular con abundante agua de la canilla.

Evitar riesgos para los ojos en el hogar

Los ojos son una zona muy delicada del organismo y, a veces, accidentes simples pueden ser muy severos, ocasionando secuelas de por vida. Si bien su posición en el cráneo, en una estructura ósea llamada órbita, les da un sitio de protección, que, junto al parpadeo y la capa lagrimal, disminuyen la posibilidad de que elementos extraños impacten contra la superficie ocular, a veces, hay situaciones en donde estas barreras pueden ser superadas y aparecer problemas. Por lo tanto, hay que prevenir, lo cual puede ser muy simple.

“Si se va a realizar alguna tarea en donde se prevea que habrá polvillo en el ambiente, humo, o sustancias volátiles que podrán ingresar a los ojos, utilizar antiparras de protección, que estén herméticamente cerradas. A veces, esto puede suceder al realizar tareas con sustancias químicas cotidianas como diluir lavandina o alcohol en un balde o botella. En actividades de jardín como cortar con moto-guadañas es fundamental la protección ocular ya que son situaciones frecuentes de daños corneales por cuerpos extraños. Utilizar motosierras o lijar una pared también tienen un riesgo similar. Algo que no todas las personas realizan, son tareas de soldaduras. Aquí el riesgo de un daño ocular llamado “fotoqueratitis” le puede ocurrir tanto a la persona que suelde como a la que mire la acción. La radiación invisible a los ojos dañará la superficie ocular y generará un cuadro similar a una quemadura”, finaliza Bianchi.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5