20.4 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES El Partido Republicano aparta a Liz Cheney del liderazgo en el Congreso...

El Partido Republicano aparta a Liz Cheney del liderazgo en el Congreso por sus críticas a Trump

Los republicanos de la Cámara de Representantes aprobaron este miércoles expulsar a la legisladora Liz Cheney, la número tres en el liderazgo de la bancada, por criticar duramente a los dirigentes del partido y su fidelidad al expresidente Donald Trump.

Debemos ser fieles a nuestros principios y a la Constitución“, dijo la congresista a sus compañeros antes de la votación a puerta cerrada, según dijo una fuente de la sala a nuestra cadena hermana, NBC News. 

“Si quieren líderes que permitan y difundan sus mentiras destructivas, tienen muchos otros a los que elegir”, dijo la congresista republicana de Wyoming.

La conferencia, liderada por el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, celebró una rápida votación verbal para destituirla, dijeron los legisladores después de que se produjera.

Los republicanos habían planeado votar a través de una boleta secreta, pero el hecho de optar por una votación verbal significa que será imposible saber cuántos en su grupo apoyaron su destitución y cuántos la habrían mantenido en el liderazgo.

No hubo discursos. Sólo Kevin se puso de pie y luego ocurrió la votación”, dijo el representante republicano de Illinois Adam Kinzinger, un aliado de Cheney. Calificó lo ocurrido como un “día triste”.

“La verdad no puede coexistir con la mentira”, dijo a los periodistas al salir de la reunión.

“No me quedaré sentada a mirar en silencio mientras otros llevan a nuestro partido por un camino que abandona el Estado de derecho y se unen a la cruzada del expresidente para socavar nuestra democracia”, dijo el martes Cheney en el hemiciclo. “Permanecer en silencio e ignorar la mentira envalentona al mentiroso”, añadió.

La legisladora, de 54 años, que es hija del exvicepresidente republicano Dick Cheney, que ejerció entre 2001 y 2009 bajo el mandato de George W. Bush, defendió “decir la verdad” y sostuvo que “las elecciones de noviembre pasado no fueron robadas”, tal y como defienden Trump y sus partidarios.

También alertó de que Washington enfrenta “una amenaza como nunca antes”.

“Un expresidente que provocó un ataque violento en este Capitolio para robarse las elecciones ha seguido con sus agresivos esfuerzos para convencer a los estadounidenses de que le robaron las elecciones a él. Se arriesga a incitar más violencia”, afirmó.

Cheney publicó el pasado 3 de mayo un tuit donde se negaba a aceptar las falsas afirmaciones de Trump sobre las elecciones presidenciales: “La elección presidencial de 2020 no fue robada. Aquel que sostenga que lo fue, está expandiendo LA GRAN MENTIRA”.

Cheney constató que en sus esfuerzos de “socavar el proceso democrático” estadounidense, Trump ha “engañado” a millones de estadounidenses “que solo han escuchado sus palabras, pero no la verdad”.


El enfrentamiento de Cheney con Trump ha hecho que la legisladora pierda el apoyo del liderazgo republicano en el Congreso, que este miércoles pretende sacarla de su posición de poder y sustituirla en los próximos días por la congresista Elise Stefanik.

En un artículo publicado la semana pasada en The Washington Post, Cheney afirmó que seguirá defendiendo sus posiciones “sin importar las consecuencias políticas a corto plazo que pueda tener”, admitiendo su inevitable ruptura con la dirección del partido.Tras apoyar en enero el impeachment contra Trump por alentar el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero, Cheney enfrentó un voto de confianza dentro del partido que en ese momento superó con el apoyo del líder republicano en la Cámara Baja, Kevin McCarthy.

Sin embargo, Cheney ha perdido el apoyo de McCarthy en los últimos días por el constante enfrentamiento que mantiene con Trump, que además está maniobrando para que la congresista pierda también su escaño en las elecciones legislativas de 2022.

Los republicanos de la Cámara de Representantes se reunieron a las 9 am de este mi[ercoles en el Capitolio, una reunión regular que Cheney, como presidente de la conferencia, tiene la tarea de organizar.

La senadora Joni Ernst, republicana por Iowa, dijo que los planes republicanos de expulsar a Cheney se parecían a los de la “cancelación de la cultura” y que, aunque apoya a Trump, los republicanos no deberían tratar de “silenciar a otros” en el partido.

Cheney no tiene planes de renunciar al Congreso y tiene la intención de postularse para la reelección, según una fuente familiarizada con su pensamiento citada por NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo, a pesar de tener numerosos oponentes que ya la desafían en un primaria del partido.

La política espera ser una voz líder en su visión del Partido Republicano, que describió en un artículo de opinión del Washington Post la semana pasada.

El Partido Republicano está en un punto de inflexión, y los republicanos deben decidir si vamos a optar por la verdad y la fidelidad a la Constitución”, escribió. “La pregunta que tenemos ante nosotros ahora es si nos uniremos a la cruzada de Trump para deslegitimar y deshacer el resultado legal de las elecciones de 2020, con todas las consecuencias que podrían tener”.

Algunos demócratas dicen que la medida contra Cheney significa que los republicanos están renunciando a la democracia y se están convirtiendo en un culto a Trump.

“Es espantoso que el Partido Republicano parezca estar atrapado únicamente por esta gran mentira. Quieren complacer tanto  a Donald Trump que están de acuerdo”, lamentó el martes a la prensa el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York. “En la Cámara, Cheney, Liz Cheney le dijo la verdad al poder, y ahora la están despidiendo”, añadió.

Noticias Relacionadas

Top 5 de HCH