lunes, 25 octubre 2021
24.4 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES Madrid impone un voto de castigo a Sánchez a mitad de legislatura

Madrid impone un voto de castigo a Sánchez a mitad de legislatura

A dos años de las elecciones legislativas, la derecha se conjura en España para repetir a nivel nacional el triunfo cosechado el martes en las regionales de Madrid, que castigaron al gobierno de coalición del socialista Pedro Sánchez.

Gracias a una campaña populista capitalizando el hartazgo de los madrileños por las restricciones sanitarias, Isabel Díaz Ayuso, la presidenta regional saliente del conservador Partido Popular (PP), duplicó su resultado de los últimos comicios de 2019 y quedó rozando la mayoría absoluta.

Para gobernar deberá contar con el apoyo de la extrema derecha de Vox, que mantuvo posiciones pese al fuerte crecimiento del PP.

Por contra, los partidos de izquierda del gobierno central sufrieron un duro revés a pesar de la implicación personal del socialista Pedro Sánchez y de su socio de coalición Pablo Iglesias, líder de la izquierda radical Podemos.

Este último, que dejó su cargo de vicepresidente para liderar la candidatura de Podemos en Madrid, anunció en la misma noche electoral su retirada de la política.

Los socialistas, que habían sido la formación más votada en 2019, incluso se vieron superados por Más Madrid, una escisión de Podemos fundada hace apenas dos años.

Aunque sea difícil extrapolar al resto de España lo ocurrido en este distrito controlado por los conservadores desde 1995, los resultados hacen soñar a la derecha con reconquistar el poder central, del que fueron desahuciados en 2018 por Sánchez.

“Voto de castigo” al gobierno

El ejecutivo de izquierdas “tiene los días contados”, exclamó el martes Díaz Ayuso, convertida en nuevo icono del ala más neoliberal del PP por su férrea oposición a imponer duras restricciones durante la pandemia.

Para José Ignacio Torreblanca, del Centro Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), estos comicios locales supusieron “un voto de castigo a Sánchez e Iglesias, a la coalición de gobierno” formada por socialistas y Podemos en enero de 2020.

Según este analista, la derecha y especialmente Ayuso “ha capitalizado muy bien el cansancio de la pandemia”, muy virulenta en España en su primera ola, durante la que el gobierno impuso uno de los confinamientos más estrictos del mundo.

Pero queda saber si el Partido Popular podrá repetir la jugada a nivel nacional en 2023, fecha prevista para las próximas elecciones legislativas.

“El escenario de las elecciones generales se empieza a construir ahora y es un escenario en el que, a raíz de lo que pasó ayer, la derecha lleva la voz cantante”, analiza Oriol Bartomeus, profesor de ciencias políticas en la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿Nuevo ciclo?

Por ahora, los sondeos nacionales siguen manteniendo a los socialistas por delante de los conservadores.

De hecho, hace apenas tres meses, eran los socialistas quienes cantaban victoria en los comicios locales de otra importante región como Cataluña (noreste) mientras que los conservadores registraban un mínimo histórico.

Pero el PP “va a poner en marcha una operación de comunicación para que se crea en el electorado la idea de que estamos ante un nuevo ciclo, que el ciclo de la izquierda se ha acabado y que ahora le toca a la derecha”, indica Bartomeus.

Desde comienzos de la década de 1980, socialistas (1982-1996, 2004-2008 y desde 2018) y populares (1996-2004 y 2011-2018) se alternaron el poder en el país.

Este bipartidismo se vio cuestionado con la irrupción de Podemos y de los centristas de Ciudadanos en las elecciones generales de 2015, iniciando una etapa de fuerte inestabilidad en España ante la ausencia de claras mayorías para los dos grandes partidos, obligados a cerrar complejas alianzas.

Los comicios de Madrid firman el obituario político del alma de Podemos, Pablo Iglesias, y hacen desaparecer del parlamento regional a Ciudadanos en beneficio del Partido Popular, con quienes había compartido gobierno en la región capitalina.

“Lo que ha demostrado Ayuso en Madrid es que el bipartidismo que todos creían muerto, no lo está”, señala José Ignacio Torreblanca.

Con su líder regional como principal reclamo, la formación conservadora “ha roto su techo de forma muy clara”, volviendo a acariciar la mayoría absoluta, lo que supone “un cambio de panorama” de cara a las próximas elecciones.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

TOP 5