25 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES Una facción rebelde se apodera de una base militar en Birmania

Una facción rebelde se apodera de una base militar en Birmania

Una de las facciones rebeldes más importantes de Birmania, muy combativa contra la junta desde el golpe de Estado, se apoderó este martes de una base militar, lo que hace temer una nueva serie de violentos choques con el ejército.

Las tensiones entre los militares y algunos grupos armados se intensificaron desde que el ejército derrocara el 1 de febrero el gobierno civil liderado por la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

En la madrugada del martes, “nuestras tropas han tomado esta base” situada en el estado de Karen (sureste), dijo a la AFP Padoh Saw Taw Nee, uno de los jefes de la Unión Nacional Karen (KNU). No precisó si había víctimas.

El portavoz de la junta militar, Zaw Min Tun, confirmó el ataque e indicó que “se tomarán medidas” contra la brigada 5 de la KNU que llevó a cabo el asalto.

“Nadie se atreve a quedarse” por miedo a posibles represalias del ejército birmano, dijo Hkara, que vive en el pueblo tailandés de Mae Sam Laep, al otro lado de la frontera.

La KNU afirma albergar en el territorio que controla a unos 2.000 opositores al golpe de Estado que han huido de las ciudades del país, foco de la dura represión de las fuerzas de seguridad.

Miles de desplazados

A finales de marzo, esta facción rebelde ya se apoderó de una base militar y mató a diez soldados.

El ejército respondió entonces con ataques aéreos contra los bastiones de la facción, por primera vez en veinte años en esta región. Unos 24.000 civiles abandonaron sus hogares.

Desde la independencia de Birmania en 1948, muchas facciones étnicas luchan contra el gobierno central para obtener más autonomía, el acceso a los recursos naturales o a una parte del lucrativo tráfico de droga.

A partir de 2015, el ejército alcanzó un acuerdo nacional de alto el fuego con diez de ellas, incluida la KNU. Pero, ante la represión contra los manifestantes antigolpistas, algunas amenazaron con retomar las armas.

Más de 750 civiles murieron por disparos de las fuerzas de seguridad durante los últimos dos meses, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP).

El lunes por la noche, un vendedor murió de un disparo en el pecho en Mandalay (centro), según un socorrista.

La AAPP teme además que aumenten los abusos contra la comunidad LGBTIQ, al denunciar el caso de una mujer transexual humillada y golpeada durante su arresto.

“Ley y orden”

La movilización y la campaña de desobediencia civil continúan pese a la represión. Pequeños grupos de manifestantes salieron a la calle de nuevo este martes.

Los activistas también difundieron fotos en las redes sociales con su cara pintada con mensajes contra la junta: “¡Liberen a los detenidos!”“Respeten nuestra votación!”.

El jefe del ejército, el general Min Aung Hlaing, justificó el golpe en presuntos fraudes en las legislativas de noviembre, que ganó el partido de Suu Kyi.

El general efectuó este fin de semana su primer viaje al extranjero desde el golpe, a una cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), que se saldó con un documento de cinco puntos para intentar poner fin a la violencia y promover el diálogo.

Las autoridades birmanas indicaron este martes que examinarán “cuidadosamente las sugerencias constructivas” de la Asean, pero que “su prioridad en este momento es mantener la ley y el orden”.

El ex presidente estadounidense Barack Obama instó el lunes a los países vecinos de Birmania a “reconocer que un régimen asesino rechazado por el pueblo sólo traerá mayor inestabilidad” y “una crisis humanitaria” en la región.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

Top 5 de HCH

- Publicidad -