27 C
Tegucigalpa
Inicio DEPORTES El Madrid contra Kanté, el muro de 1,68 al que nadie quería

El Madrid contra Kanté, el muro de 1,68 al que nadie quería

Ngolo Kanté (París, 1991) siempre se le vio como el nuevo Claude Makelele para el Real Madrid. El recuperador por excelencia. “El 70% del planeta está cubierto por mar, el resto lo cubre Kanté”. Era una frase que se hizo viral en las redes para definir al ahora mediocentro del Chelsea por la capacidad del jugador de origen maliense para cubrir campo y robar balones.

Kanté nunca llegó a fichar por el Real Madrid aunque siempre estuvo en la órbita, especialmente en la de Zidane. Muy parecido en su juego y en su físico al que fuera el mediocentro de los galácticos y mejor escolta de Zidane, su camino a la cima no fue nada fácil.

Kanté es ahora campeón del mundo con Francia, campeón de la Premier con Leicester y Chelsea y ha liderado estos últimos años todas las estadísticas en la recuperación en la Liga inglesa. Es el mediocentro defensivo por excelencia y su duelo mañana con Casemiro es sin duda uno de los grandes atractivos del partido, pero para llegar a luchar por un puesto en la final de la Champions ha vivido auténticas penurias como hijo de familia de inmigrantes en los barrios más pobres de París.

Quizá se explique así que a Kanté se le conoce como uno de los futbolistas más queridos, más tímidos y más humildes en los vestuarios. Sus compañeros de Francia tuvieron que animarle para que cogiera la Copa del Mundo. En la selección le hicieron una canción que se hizo viral y que todo el estadio de Francia coreó tras levantar la Copa del Mundo mientras sus compañeros le manteaban. “N’golo Kanté, él es bajito, él es simpático, ha conseguido parar a Messi, pero todos sabemos que es un tramposo… ¡N’golo Kanté!”. Fue Paul Pogba uno de los artífices de la letra después de las trampas que el jugador del Chelsea les preparaba en los juegos de cartas durante la concentración.

El año pasado los medios ingleses dieron hasta como noticia que el galo había por fin dejado de ir a los entrenamientos con el Mini Cooper que se compró en 2015 con su primer sueldo en el Leicester para aparecer con un flamante Mercedes.

Como muchos jugadores franceses de aquellos años, el tamaño fue uno de los grandes enemigos para triunfar. En lo personal pasa su infancia en el barrio de Ruel Malmaison, ayuda a su padre, basurero, y a su madre, empleada del hogar, y que emigraron de Mali, a sacar a adelante a la familia de nueve hermanos. Recorre todo el este de París andando en busca de material para reciclar.

La Francia multicultural y campeona del Mundo del 98 supone un giro en la vida de Kanté como para muchos otros emigrantes africanos. Hasta la fecha, ha ganado dinero sacando la basura de los estadios que se utilizan en París para la Copa del Mundo, pero ahora busca una oportunidad consciente que las escuelas de su barrio también empiezan a buscar más jugadores de su perfil, y es así como entra con 8 años en el Suresnes, en el oeste de París. En 2011 llega otro palo para el jugador con el fallecimiento de su padre. En 2018, durante la Copa del Mundo, pierde también a un hermano.

Uno de los responsables de la academia, recordaba sus métodos de entrenamiento. “Cogía le pelota y recorría el campo de un lado a otro, así todo el rato. Era el más pequeño de todos, muy tímido, pero destacaba sobre los demás”, recordaba Pierre Ville.

Kanté pasa cuatro años en ese equipo y destaca su evolución. “Era el único chaval que hacía todo lo que le decías, todo. Una vez le dije: “Tienes dos meses para dar 50 toques con el balón con la derecha, 50 con la izquierda y 50 con la cabeza. A los dos meses vino y me lo hizo”, recuerda uno de sus entrenadores.

En 2010 Kanté da el salto ya al US Boulogne para firmar si primer contrato amateur hasta llegar al primer equipo. En 2013 empieza ya en Segunda con el Caen y forma parte del once ideal de la categoría tras su primera temporada. En la Ligue 1, se convierte en el futbolista con más intercepciones por partido de las cinco grandes Ligas y ya se le empieza a comparar con Makelele.

Tras dos años en el Caen, el Leicester paga ocho millones por el jugador a petición de Claudio Ranieri. Logra hacer historia levantando nada más y nada menos que la Premier League. Su crecimiento es tal que solo dura un año en Leicester.

El Chelsea paga 38 millones de euros por él. Gana la Premier por segundo año consecutivo y es elegido mejor jugador del campeonato por delante de Hazard en 2017.

Kanté se instala en Londres, donde ha tenido también momentos complicados. Sin ir más lejos, el covid no ha sido fácil para él, hasta el punto que pidió no ir a entrenar por miedo al contagio. Pensó en marcharse y hasta sonó de nuevo con fuerza el Madrid. Su relación con Lampard se rompió a raíz de que el técnico no le dejara acudir a la boda de su mejor amigo. Ahora con Tuchel, a quien por cierto rechazó para ir al PSG, el mediocentro vuelve a ser el pulmón de un Chelsea que amenaza el Di Stéfano.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

Top 5 de HCH

- Publicidad -