17.3 C
Tegucigalpa
Inicio CURIOSIDADES Una importante corriente oceánica podría estar al borde de un devastador «punto...

Una importante corriente oceánica podría estar al borde de un devastador «punto de inflexión»

Las corrientes marinas de la Circulación Meridional de Vuelco del Atlántico (AMOC) son vitales para transportar el calor desde los trópicos al hemisferio norte, pero una nueva investigación sugiere que el cambio climático podría dejar a la AMOC fuera de combate mucho antes de lo previsto.

Esto podría tener profundas repercusiones a gran escala en el planeta en términos de patrones climáticos, alterando las prácticas agrícolas, la biodiversidad y la estabilidad económica en las vastas áreas del mundo en las que influye el AMOC.

El problema es la velocidad a la que la Tierra se está calentando y derritiendo el hielo del Ártico: según los nuevos modelos de los investigadores, esta velocidad de aumento de la temperatura significa que el riesgo de alcanzar el punto de inflexión para que la AMOC quede inactiva es ahora una preocupación urgente.

«Es una noticia preocupante», afirma el físico Johannes Lohmann, de la Universidad de Copenhague (Dinamarca). «Porque si esto es cierto, se reduce nuestro espacio operativo seguro».

Lohmann y su colega Peter Ditlevsen adaptaron un modelo de cambio climático oceánico ya existente para estudiar las consecuencias de una mayor tasa de entrada de agua dulce en el océano Atlántico Norte, impulsada por el rápido deshielo de las capas de hielo de Groenlandia.

El modelo demostró que una tasa más rápida de cambio de agua dulce podría anular el AMOC mucho antes. En un escenario de cambio inducido como éste, lo más importante es el ritmo al que se produce el cambio, más que un umbral específico, y una vez alcanzado el punto de inflexión, no hay vuelta atrás.

En otras palabras, la velocidad a la que estamos expulsando los gases de efecto invernadero y derritiendo el hielo de Groenlandia nos está dejando muy poco margen de maniobra a la hora de proteger los sistemas climáticos que mantienen controlados los patrones meteorológicos globales. Según los investigadores, el mismo problema podría amenazar también a otros subsistemas climáticos de todo el mundo.

«Estos puntos de inflexión se han demostrado anteriormente en modelos climáticos, en los que el agua de deshielo se introduce muy lentamente en el océano», dijo Lohmann a Molly Taft en Gizmodo. «En realidad, el aumento del agua de deshielo de Groenlandia se está acelerando y no puede considerarse lento».

El AMOC funciona un poco como una gigantesca cinta transportadora de agua de mar en forma de bucle, redistribuyendo el agua y el calor por el hemisferio norte a medida que fluctúan la temperatura, la salinidad y el peso relativo del agua. Es parte de la razón por la que los inviernos europeos son relativamente suaves incluso en latitudes más altas.

Aunque no está claro dónde está exactamente el punto de inflexión de la AMOC, en los últimos años se ha ido ralentizando, y este nuevo estudio sugiere que cuanto más rápido sea el cambio climático, más riesgo corren estas corrientes. Los científicos creen que una afluencia de agua dulce fría procedente de Groenlandia puede impedir que el agua caliente se extienda hacia el norte.

La modelización del cambio climático es increíblemente complicada, con tantos factores que hay que tener en cuenta, y los propios Lohmann y Ditlevsen admiten que aún queda trabajo por hacer para averiguar los detalles exactos de este escenario de inflexión inducido por el cambio climático.

Sin embargo, esperan que sirva de recordatorio de la urgencia de actuar contra la crisis climática: nuestros objetivos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero deben ser lo más ambiciosos posible, sea cual sea el escenario que acabe desarrollándose en el Atlántico Norte. Es muy probable que no nos quede margen de error.

«Debido a la dinámica caótica de los sistemas complejos, no existe una tasa crítica bien definida de cambio de parámetros, lo que limita en gran medida la predictibilidad del comportamiento cualitativo a largo plazo», escriben los investigadores en su artículo.

«Los resultados muestran que el espacio operativo seguro de los elementos del sistema terrestre con respecto a las emisiones futuras podría ser menor de lo que se pensaba».

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

Top 5 de HCH

- Publicidad -