viernes, 22 octubre 2021
20.8 C
Tegucigalpa
Inicio VARIOS Viral: Profesora usa dinero de su salario para que sus estudiantes puedan...

Viral: Profesora usa dinero de su salario para que sus estudiantes puedan ir a clase. Verdadera vocación

“Cuando uno ama su profesión puede hacer miles de cosas. No me interesa cuánto haya gastado, sino que mis niños puedan aprender”, dice Aida Careaga, una profesora que ocupó su propio sueldo para mejorar las medidas de bioseguridad en la escuela. Dice que es un regalo de ella para sus estudiantes.

Sin duda, una de las profesiones más admirables en este mundo es la de ser docente, porque más que un trabajo como cualquier otro, la vocación y el deseo de que los estudiantes aprendan repercutirá directamente en el desempeño de éstos, existiendo una responsabilidad en el futuro de una generación. Es más, en estos tiempos de pandemia, la labor de los educadores se ha puesto más a prueba que nunca, llegando a hacer que incluso los mismos maestros destinen sus propios recursos para que sus alumnos y alumnas reciban la mejor educación posible.

Aida Luz Careaga Durán, es una profesora de Tupiza, Bolivia que se dedica a dar clases más allá de que signifique su forma de obtener ingresos, sino porque verdaderamente le apasiona. Dice amar su profesión y aquel cariño quiere traspasárselo a sus estudiantes. Actualmente, solo era posible dar las clases de manera virtual, algo que no le agrada, así que invirtió de su propio dinero para mejorar las condiciones de las aulas y así volver a la presencialidad.

Al ver que no existía el mismo rendimiento, mandó a fabricar unas barreras distanciadoras que se acoplaran a los pupitres de cada estudiante y de esta manera cumplir con las medidas de bioseguridad requeridas. Todo con dinero suyo.

“Cuando uno ama su profesión puede hacer miles de cosas. No me interesa cuánto haya gastado, sino que mis niños puedan aprender”.

Careaga cuenta que los cubículos cuentan con barreras firmes de madera y en vez de usar vidrio ocuparon nylon, ya que el precio lo hacía más accesible y para el propósito sería suficiente. El monto no lo quiere revelar ya que dice que no le interesa, pues se trata de un regalo de ella hacia sus niños, que espera lo aprovechen al máximo.

Gran parte de su motivación fue el hecho de rechazar el método a distancia. Afirma que los niños deben estar con el profesor, ser observados si prestan o no atención, así como percatarse si los estudiantes en realidad aprendieron la materia. Además, permitirles ir a la escuela les sube el autoestima al saber que verán a sus amigos.

Con 16 años educando, la profesora Careaga se ha especializado como maestra de “valores y religión” y está segura que las clases virtuales jamás reemplazarán al aula.

La profesora se encuentra contenta con que sus estudiantes vuelvan paulatinamente a las aulas. Cuenta que aquello que la hace feliz es verlos aprender y compartir, y por lo mismo, el dinero gastado no tiene el mismo valor que lo que ganan los niños al educarse.

Noticias Relacionadas

TOP 5