18.9 C
Tegucigalpa
Inicio DEPORTES El #AusOpen abierto de Australia se queda sin público por COVID-19

El #AusOpen abierto de Australia se queda sin público por COVID-19

En el interior de una Rod Laver Arena vacía, el sonido de la cámara de un fotógrafo pareció una gran distracción antes de que un jugador sacara.

Otros sonidos que generalmente pasan desapercibidos también se sintieron amplificados: el chirrido de las sombrillas electrónicas que cambian de posición en los cambios, el golpeteo de las zapatillas de los niños recogepelotas.

Remontadas increíbles fueron celebradas por los aplausos de un entrenador y un médico. Los clamores de un nuevo sistema se sintieron de repente innecesariamente fuertes y molestos.

Las muchedumbres no pudieron acudir a los partidos del Abierto de Australia el sábado debido a que el gobierno estatal impuso un confinamiento de cinco días para contener un aumento de casos de COVID-19. Y con la ausencia de los aficionados, los jugadores se enfrentaron a un sentimiento muy familia: una particular falta de bullicio.

Los primeros cinco días del torneo se sintieron completamente diferentes, como un retorno al tenis de Grand Slam previo a la pandemia. Se permitieron multitudes de tamaño considerable por primera vez en un año, y aunque la asistencia fue muy inferior a la de años pasados, no pareció importar. El recinto se sentía vivo.

En ningún lugar fue más evidente que en la John Cain Arena durante el partido de tercera ronda del favorito local Nick Kyrgios contra Dominic Thiem el viernes por la noche. Un público estridente aprovechó al máximo el que podría ser uno de los últimos partidos con aficionados en el torneo — rugieron por los tiros ganadores de Kyrgios, gritaron con cada uno de sus errores y golpearon los respaldos de sus sillas al unísono.

También hubo algunos momentos menos decorosos con el público. Rafael Nadal fue abucheado por una mujer que le gritó y le mostró el dedo medio cuando el 20 veces ganador de un major se preparaba para sacar en su victoria de segunda ronda contra Michael Mmoh. Él se rió, diciendo que quizás ella había tomado “demasiada ginebra o tequila”.

El brote de COVID-19 vinculado con el sistema de cuarentena de los hoteles de Melbourne paralizó este ambiente festivo. Se permitió que el Abierto de Australia continuara durante el confinamiento, pero sin público.

La quinta preclasificada, Elina Svitolina, describió el cambio drástico de jugar ante multitudes a de repente jugar en estadios vacíos como “inquietante” y “triste de alguna forma”.

“Me traté de convencer de que es un Grand Slam y de que estamos jugando un partido importante”, comentó luego de su victoria en la tercera ronda contra Yulia Putintseva.

En cierto modo, los recintos daban la sensación de estar cerrados por el invierno. Las persianas de todos los puestos de comida y bebida estaban cerradas, y apenas unas horas antes los aficionados habían estado formados para rellenar sus cervezas durante la emocionante victoria de Novak Djokovic sobre Taylor Fritz en cinco sets.

Muchas puertas de la arena estaban cerradas con llave y las únicas personas a la vista eran policías y personal de limpieza, todos los cuales portaban mascarillas.

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

- Publicidad -

Top 5 de HCH

- Publicidad -
- Publicidad -