sábado, 16 octubre 2021
20.3 C
Tegucigalpa
Inicio INTERNACIONALES Israel sale de seis semanas de confinamiento con una alta tasa de...

Israel sale de seis semanas de confinamiento con una alta tasa de contagios pese a la vacunación masiva

Israel sale este domingo de seis semanas de confinamiento general con medidas de desescalada graduales. La tasa de contagios por covid-19 ronda el 8% de las pruebas de detección, con cerca de 7.000 nuevos infectados al día en un país de nueve millones de habitantes. A finales de diciembre, cuando el Gobierno decretó el tercer encierro de los ciudadanos desde el inicio de la pandemia, las cifras eran mejores: la positividad rondaba el 4% y los diagnósticos diarios estaban en torno a 4.000. La cifra de nuevos casos sigue siendo muy elevada a pesar de la masiva campaña de inmunización contra el coronovavirus, en la que ya ha recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNtech más de la tercera parte de la población y un 20% ha sido inoculado con la segunda y definitiva.

Desde primera hora de la mañana de este domingo, coincidiendo con el inicio de la semana laborable en Oriente Próximo, los israelíes pueden volver a desplazarse sin autorización más allá del límite de un kilómetro a la redonda de sus hogares, y se reabren parques y espacios naturales. Se reanuda el trabajo presencial en empresas en las que no se atiende al público y en los negocios que ofrecen servicios individuales, como salones de belleza. También se permite de nuevo la recogida de comida para llevar en los restaurantes, que, sin embargo, seguirán sin poder recibir clientes.

Todo el sistema educativo sigue clausurado desde preescolar al menos hasta el martes. Está previsto que los alumnos de los dos últimos cursos de secundaria (de 16 a 18 años), que se preparan para el acceso a la universidad, y sus profesores ya vacunados sean los primeros en reincorporarse a clase. El levantamiento de las restricciones será paulatino, revisable en fases de dos semanas que se adaptarán a los datos sanitarios.

Después de haber superado esta semana la barrera psicológica de lo 5.000 muertos en la pandemia, los israelíes dan muestra de estar hartos de los sucesivos confinamientos y la paralización de la actividad económica desde marzo del año pasado. El confinamiento más largo ha sido también el menos acatado. Las dos principales minorías del Estado judío –los árabes de origen palestino (21%) y los ultraortodoxos (12%)– son las más refractarias a las restricciones y las que registran un menor índice de vacunación. El pasado fin de semana, miles de ultrarreligiosos asistieron a los funerales de dos rabinos sin guardar distancia de seguridad ni portar mascarillas.

“Las expectativas de una rápida salida de la crisis gracias a la masiva vacunación no se están cumpliendo”, advierte Amos Harel, analista del diario Haaretz, “y el ritmo de la operación se ha ralentizado ante la caída de la respuesta ciudadana”, que ha pasado en las dos últimas semanas de una media diaria de 170.000 inoculados a poco más de 100.000. En un giro para acelerar el paso, el Ministerio de Sanidad amplió el jueves la campaña a todos los mayores de 16 años. Para alcanzar una inmunidad de rebaño del 70% de la población, resulta necesario vacunar a casi todos los adultos, ya que cerca de un 30% de los israelíes tienen menos de 16 años.

Noticias Relacionadas

TOP 5