Trabajadoras sexuales en Suiza vuelven a trabajar pero sólo practicarán dos posiciones para evitar el Covid-19

Está semana el gobierno Suizo anunció la vuelta a la normalidad en medio de la pandemia de Covid-19, y como parte del desconfinamiento se autorizó el regreso al trabajo de las personas que se dedican al comercio sexual.

Cabe destacar que la prostitución es una actividad económica legal en Suiza, que emplea a unas 20.000 personas, además las trabajadoras sexuales están obligadas a registrarse ante las autoridades locales y pagar impuestos.

Al anunciarse la medida, la asociación suiza que representa a las trabajadores sexuales publicó algo así como un nuevo manual para volver al trabajo y evitar contagios de coronavirus.

Dentro de este, citado por el sitio suizo The local, se sugiere que las relaciones sexuales se mantengan practicando solamente dos posiciones que evitan que los participantes en el acto no queden cara a cara, estás son las conocidas como «perrito» y el «cowgirl invertido».

El manual de seguridad indica que el uso de condones será obligatorio y los besos entre prostitutas y clientes, poco frecuentes antes de la pandemia, están desaconsejados.

Del mismo modo, se indica que las habitaciones de los moteles serán ventiladas por al menos 15 minutos después de cada cliente y las sábanas de las camas serán cambiadas. Las nuevas medidas de seguridad incluyen la utilización de guantes y desinfectantes por parte de todo el personal de los moteles.

Para protegerse ante la posible eventualidad de que se detecte un contagio de Covid-19 y como método de mantener el control y rastreo, los datos de contacto del cliente serán resguardados durante cuatro semanas.

El ministro de Salud Suizo, Alain Berset, reconoció la aparente contradicción entre permitir la prostitución y no los deportes de contacto.

“Ciertamente hay contacto personal, pero parece posible un concepto de protección. Soy muy consciente de lo extraño de mi respuesta”, dijo en una conferencia de prensa. “A decir verdad, los servicios eróticos podrían haberse reanudado antes”.

Suiza ha reducido drásticamente su tasa de infección de COVID-19 al tiempo que evitaba el estricto confinamiento impuesto en países vecinos como Italia y Francia.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, Suiza registran 30,796 contagios confirmados y y 1,919 muertes por Covid-19.CORTESÍARCV

Comentarios de Facebook