Llanto, rabia y el pedido permanente de justicia: así fue el velorio de #Fátima

En una discreta casa en el sureste de la Ciudad de México, en los límites de la urbe,fue velada la pequeña Fátima, una niña de siete años recién cumplidos que desapareció la semana pasada y cuyo cadáver fue identificado este domingo después de ser encontrada en una bolsa.

El caso, que ocurrió unos días después del brutal asesinato de Ingrid Escamilla, de 25 años, a manos de su pareja, conmovió nuevamente a la sociedad mexicana y a los vecinos de la colonia San Sebastián, en la alcaldía Tláhuac, en el sureste de la capital mexicana.

Ahí, sobre la calle María Dolores Obregón, llegó pasadas las 18:00 horas el cuerpo de la menor, en un ambiente que iba del dolor a la impotencia y por momentos a la rabia. En el lugar, los vecinos, conocidos y familiares de la menor asesinada ya esperaban a los padres.

El féretrode la niña ingresa en su hogar en una colonia del sureste de la Ciudad de México (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)
El féretrode la niña ingresa en su hogar en una colonia del sureste de la Ciudad de México (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)

La calle fue cerrada y frente al domicilio donde vivía Fátima se instaló una carpa y docenas de silla plegables. En la fachada, cartulinas con pedidos de ayuda a las autoridades y exigencias de justicia mostraban un mosaico irregular. Al interior, en el cuarto principal del hogar, fue colocado el féretro.

Al interior apenas se podían apreciar algunos globos blancos. Un hombre de mediana edad, a cargo del micrófono y el sonido, coordinaba a las personas y medios de comunicación que se acercaron al lugar para evitar que la pequeña entrada colapsara.

Momentos después de que el cuerpo de Fátima ingresara en el lugar, su madre, María Magdalena Anthon, ofreció unas palabras. “Quiero justicia”, dijo, con la voz quebrada y cansada. “No nada más por mi hija, sino por todas las mujeres asesinadas. Por todas”, completó.

El pedido de la madre de Fátima fue el de justicia, pero también para todas las mujeres que han sido asesinadas además de su hija (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)
El pedido de la madre de Fátima fue el de justicia, pero también para todas las mujeres que han sido asesinadas además de su hija (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)

Las personas que se habían acercado al velorio, incluidos vecinos, familias cuyas hijas o hijos habían compartido salón con Fátima, comenzaron a aplaudir. Entonces surgió el grito que acompañó a la familia de la menor durante todo el día: “Justicia, justicia, justicia”. Después, la mujer comenzó a gritar por su hija, pidiendo que el caso no quede, como tantos otros, en la impunidad.

Luis Aldrighetti, el padre, agradeció por su parte la presencia de los asistentes. “Quiero agradecerles a todos, a los dos alcaldes, de Tláhuac (y de Xochimilco), y a todos los amigos que nos acompañaron. Dios los bendiga”, dijo. Posteriormente, ambos recibieron los pésames y las lamentaciones de los que le dieron el último adiós a su hija.

Y es que el caso de Fátima es uno de los que han conseguido un perfil nacional, ya que ocurrió en la Ciudad de México en un contexto donde los últimos feminicidios ocurridos en la capital, por diversas circunstancias, han concentrado la atención de los focos a pesar de que la situación no es nueva ni se limita a algunas zonas particulares.

El pedido de los vecinos y de coletivos feministas fue simple: que no haya impunidad y que paren los feminicidios (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)
El pedido de los vecinos y de coletivos feministas fue simple: que no haya impunidad y que paren los feminicidios (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)

El crimen será investigado por las autoridades como feminicidio, como adelantaron este domingo. La niña fue secuestrada de la salida de su escuela el pasado 11 febrero, apenas hace un mes había cumplido esa edad y esperaba en la puerta de su escuela en el sur de la capital mexicana a que su mamá llegara por ella.

Tras la desaparición de la menor, sus familiares realizaron la denuncia correspondiente y se emitió la alerta Ámber .No fue, si no hasta 6 días después cuando se dio a conocer que en la alcaldía Tláhuac había sido encontrado el cuerpo de una menor de entre 7 y 9 años en una bolsa.

Sin embargo, todo lo que se supo de su desaparición fue que una mujer adulta se la había llevado. Las autoridades ofrecen ahora una recompensa de 2 millones de pesos (unos 107.700 dólares) para encontrar al asesino y las personas implicadas en la sustracción de la menor que apareció muerta en un basurero al sureste de la urbe.

La gente comenzó a llegar temprano en el día a depositar fotos y apoyo económico a la casa de Fátima (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)
La gente comenzó a llegar temprano en el día a depositar fotos y apoyo económico a la casa de Fátima (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)

Un colectivo feminista, llamado “Violeta” y que organizó una marcha desde la escuela donde desapareció hasta el hogar de Fátima, también reafirmó su su “apoyo incondicional” a la familia, más allá del apoyo económico y las donaciones que se pidieron para solventar los gastos. “Sabemos que con eso no se llena el vacío, por eso estamos aquí”, dijo una de las portavoces.

A continuación, tras los mensajes, la gente, que llevaba al menos un par de horas esperando en el lugar, comenzó a formarse para poder ingresar a despedirse de Fátima. El hombre que organizó el ingreso, pidió que la gente entrara “de dos en dos” y con velocidad, ya que la fila alcanzaba al menos hasta la siguiente calle.

En el lugar, además de vecinos, había muchos niños y niñas, algunos compañeros de Fátima, otros conocidos. Algunas personas no podían contener las lágrimas. Otros, a pesar de haberse incorporado a la fila para ingresar al hogar, decidieron no entrar en el último momento.

Entre los asistentes al velorio había muchos menores, que acompañaron a sus padres (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)
Entre los asistentes al velorio había muchos menores, que acompañaron a sus padres (Foto: Edgard Garrido/ Reuters)

Los aplausos, a veces improvisados y sobre todo cuando el silencio comenzaba a inundar la calle, no se dejaron de escuchar. Pero entre los asistentes al velorio, una opinión era mayoritaria: la actuación de las autoridades fue, cuando menos, deficiente. “Pésimas”, dijo una de las mujeres. “Incompetentes”, dijeron otros.

Dos mujeres más indicaron que el sistema judicial “está muy mal”. “Cuando llegas a hacer una denuncia de desaparición siempre te dicen que tienes que esperar 72 horas y eso fue mortal para la niña, ahora lo estamos viendo, la alerta ámber se debió haber hecho antes, y fue error del Ministerio Público”, explicaron a Infobae México. PlayLos vecinos lamentaron la situación que vive la familia de Fátima (Video: Steve Allen y Manuel González/ Infobae México)

Además, indicaron que el problema de la división política complicó aún más las cosas. “Padecemos de una situación de límites territoriales: el pueblo de San Sebastián está dividido: una parte es de Tláhuac y otra de Xochimilco, es lo que le dijimos a los alcaldes, nunca nos hacen caso y siempre se avientan la ‘bolita’, y eso entorpeció también toda esta situación. No sabemos de dónde somos”, explicaron.

 PlayAlgunos testimonios indicaron las responsabilidades de las autoridades que empeoraron el caso de Fátima (Video: Steve Allen y Manuel González/ Infobae México)

“Es muy doloroso, muy triste. Las autoridades han sido pésimas, Tláhuac no se hace responsable de nada, ellos te dicen ‘son zona ecológica’”, señaló una de las asistentes a Infobae México. “Es indignante, era una bebé, ¿qué mal había hecho? Duele, a mí me dan ganas hasta de llorar porque es una gran tristeza”, completó.

Este martes, a las 13:00 horas (tiempo local), se llevará a cabo una misa de cuerpo presente en el lugar y posteriormente el féretro de la menor será enterrado en el cementerio de la zona.CORTESÍAINFOBAE

Comentarios de Facebook