Niño de la calle le intenta vender flores a un turista y su respuesta recorre el mundo

Hoy con lo convulsionado del Mundo, donde la gente esta mas irascible, donde lo solidario ya no es tan frecuente, escuchar este tipo de Historias son un mimo al alma. Y fundamentalmente una esperanza a que todo puede cambiar y podemos hacer un Mundo mejor.

Los actos solidarios cuando están dirigidos a la gente que por diferentes motivos sufren permanentes desgracias o no tienen una vida con dignidad, nos conmocionan y nos alegran nuestros días. 

Manila, Filipinas, Un Acto de Amor!!!

Esta Historia se desarrollo en la Ciudad de Manila, en Filipinas, donde un pequeño de la calle, tuvo la suerte de encontrarse con este extranjero el que se transformo por un rato en su ángel de la guarda.

Con su cesta llena de flores y como todos los días, este niño se acerco a este hombre para venderle un ramillete de su hermoso producto. Pero este hombre hizo algo por el que por su accionar fue viralizado de inmediato.

Por casualidad ambos se encontraron bajo un mismo techo, en este gran Centro Comercial. El pequeño le ofreció un ramo de sus flores, y el extranjero al ver sus pies lastimados, sucios y sufridos de sus largas e inevitables caminatas diarias, lo entro a la tienda de calzados Nike para comprarle un par de zapatillas.

El chico no podía creer estar dentro de ese comercio y tener frente a él esa gran cantidad de zapatillas a su entera disposición y para su elección. Pasó un buen rato tratando de elegir y se decidió por unas que no solo lucían por lo bellas sino porque el pequeño considero que serian para el las mas aptas para caminar largos trechos o correr, e incidentalmente estaban en rebaja.

Ver la expresión en la cara de este niño, era muy emocionante, la felicidad y su emoción no podían pasar por alto. Su vida había transcurrido desde varios años atrás en donde siempre aparecía por este Centro con su gran canasta llena de jazmines ofreciendo a transeúntes de ocasión, siempre descalzo y con su evidente carencia.

Estas hermosas fotografías que capturaron tan hermoso momento fueron tomadas por la supervisora de la tienda, Ahyan Yerro, quien con su admiración y emoción por el accionar de este turista, no dudo en sacar estas fotos y subirlas a las redes de inmediato. Este relato y sus imágenes rápidamente se viralizaron y no fueron ajenas a comentarios de todo tipo y de gente de diferentes partes del mundo.

“Me acerque al niño y le dije que cuidara mucho esos zapatos y que agradeciera a este buen hombre su gran actitud”

Comentarios de Facebook