El incendio en el Amazonas pone a Brasil contra el mundo y acorrala al gobierno de Jair Bolsonaro

El presidente Jair Bolsonaro dijo el viernes que puede enviar militares a la Amazonia para ayudar a contener la destrucción del mayor bosque tropical del mundo, que registró hasta el día 20 de agosto 1.000 focos de fuego por día. El desastre provocó una gran cortina de humo en América del Sur y alarma internacional, con llamados de los líderes de Francia y Alemania a tratar la crisis ambiental en la cumbre del G7 este fin de semana.

Bolsonaro indicó que “la tendencia es esa”, enviar soldados a la región, mientras el gobierno prepara medidas para identificar y combatir los focos de fuego para “preservar la defensa de la selva amazónica, patrimonio nacional”, según informó el Palacio del Planalto.

La breve declaración de Bolsonaro fue realizada tras mantener en la noche del jueves una reunión de urgencia con ministros en la que trató la crisis ambiental, en una semana en la que culpó a ONGs por los focos de fuego en la Amazonia y acusó, también, al presidente de Francia, Emanuel Macron, de tener “mentalidad colonialista” por su propuesta de tratar la cuestión amazónica, que calificó como una “emergencia internacional”, en el ámbito del G7, sin participación de los países de la región.

“Lamento que el presidente Macron busque instrumentalizar una cuestión interna de Brasil y de otros países amazónicos para beneficios políticos personales. El tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonia (apelando hasta a fotos falsas) no contribuye en nada para la solución del problema”, dijo Bolsonaro.

Entre tanto, Finlandia, a cargo de la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE), condenó la destrucción de la Amazonia y llamó al bloque a restringir las importaciones de carne vacuna desde el mayor exportador mundial. “El ministro de Finanzas Mika Lintila condena la destrucción de la selva amazónica y sugiere que la UE y Finlandia deban urgentemente tratar la posibilidad de vetar las importaciones de carne vacuna brasileña”, dijo en una nota el Ministerio de Finanzas de Finlandia. Brasil exportó carne vacuna por 6.570 millones de dólares en 2018.

El general Eduardo Vilas-Boas, un ex jefe del Ejército de Brasil y asesor gubernamental que tiene un amplio ascendente en esa fuerza militar, dijo en Twitter que “con una claridad difícilmente vista, estamos asistiendo a un país europeo más, esta vez Francia, por intermedio de su presidente Macron, realizar ataques directos a la soberanía brasileña, que incluye, objetivamente, amenazas de uso de poder militar”. A su vez, Eduardo, uno de los hijos de Bolsonaro y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, publicó un tuit con un mensaje que trae un video con el título «Macron es un idiota».


Comentarios de Facebook