Los narcos de El Chapo se alían con pandillas latinas en Nueva York para matar a miles de estadounidenses

White House Communications director Anthony Scaramucci walks down the steps of Air Force One after arriving at Long Island MacArthur Airport for a speech by President Donald Trump on the street gang MS-13, Friday, July 28, 2017, in Ronkonkoma, N.Y. (AP Photo/Evan Vucci)

“Hay gente malvada en el mundo, y luego está El Chapo”, explica Ray Donovan, “hay gente que toma malas decisiones o hace cosas malas, y luego hay gente que destruye las vidas de miles y miles de personas”.

Resultado de imagen para Los narcos de El Chapo se alían con pandillas latinas en Nueva York para matar a miles de estadounidenses

Donovan, de 49 años, conoce bien a Joaquín Guzmán: como agente especial, tuvo un papel esencial en la cacería contra el narcotraficante organizada por la Administración para el Control de Drogas (DEA, en inglés).

Tras 22 años de búsqueda y dos fugas de película, El Chapo fue finalmente capturado y extraditado en enero de 2017 a Estados Unidos: “Ya no estaba en control, había perdido el control”, explicó Donovan a la cadena CNN.

“Le he estado siguiendo durante años, sé cómo piensa”, explicó el agente sobre cómo capturó al narcotraficante.

Su juicio permitió, según Donovan, descubrir “con testimonio escalofriantes” el mundo del “verdadero Chapo”, un “asesino sin piedad”, “un narcotraficante violento”, “un manipulador, un ladrón, un adúltero”.

“La victoria de hoy es la victoria del imperio de la ley”, afirmó Donovan el pasado 12 de febrero, cuando El Chapo fue condenado por narcotráfico y conspiración para cometer asesinato en una corte federal de Nueva York.

Ahora Guzmán espera a conocer en junio su sentencia, con toda probabilidad a cadena perpetua en un penal estadounidense de alta seguridad.
Pero la batalla aún no ha concluido.

Resultado de imagen para Los narcos de El Chapo se alían con pandillas latinas en Nueva York para matar a miles de estadounidenses

Donovan, que empezó su carrera en la Patrulla Fronteriza y está desde diciembre al cargo de la oficina de la DEA en Nueva York, se ha marcado ahora como objetivo detener la inundación de heroína y fentanilo, que “está matando a estadounidenses”.

El fentanilo, culpable en gran parte de la epidemia de opiáceos que lleva años costando miles de vida en el país, llega en paquetes postales de China, donde se originan muchos de los compuestos químicos con los que se fabrican las drogas sintéticas derivadas del opio.

Pero también llega, como la heroína, en camiones y carros de alquiler.

Lasfabrican carteles mexicanos como el de Sinaloa, que dirigía El Chapo, y es enviada a Nueva York para ser distribuidos por pandillas chinas y dominicanas que operan fundamentalmente en los barrios de Flushing y Brookyn.

“Las pandillas criminales chinas tienen conexiones fuertes con los carteles mexicanos desde los años 80”, explica Donovan al diario The New York Post.



Comentarios de Facebook