Creyó que era hija única hasta que descubrió que compartía el mismo padre biológico con otras 30 personas

13

Shauna Harrison sabe que todas las mañanas al levantarse podría tener un nuevo hermano.

En los últimos dos años, pasó de vivir su vida como hija única a descubrir a través de un servicio de pruebas de ADN que es una de 30 personas que comparten el mismo padre biológico.

Los servicios de pruebas de ADN se han vuelto cada vez más populares en los últimos años. Si bien han proporcionado información sobre la historia familiar y las condiciones hereditarias, también ha habido resultados inesperados, como la captura de un asesino en serie o la creación de conexiones sorprendentes entre familiares vivos.

En 2017, Harrison, de 41 años, volvió a iniciar sesión en su cuenta de 23andMe después de un par de años y apagó su configuración de anonimato, dijo a CNN.

Inmediatamente, dijo Harrison, fue contactada en el sitio por una persona que le dijo que compartían el mismo padre donante.

Harrison ya sabía que sus padres usaron un donante de esperma para concebirla. Le contaron cuando tenía 27 años e hizo preguntas sobre su salud y condiciones hereditarias. Pero ella no sabía cuán rápida y dramáticamente se expandiría su familia.

Un hermano se convirtió en ocho, dijo Harrison. Ahora hay 30 en total, con edades comprendidas entre los 24 y los 41 años. La mayoría vive en el área de la Bahía de San Francisco, y muchos fueron a la escuela cerca de otros de ellos toda su vida. Algunos incluso se conocían antes de descubrir que estaban relacionados, dijo Jodi Hale, otra de los hermanos.

“Es un sentimiento muy raro — es la única palabra que se me ocurre– cuando nos conocemos, porque sabes que compartes ADN con ellos”, dijo Harrison. “Nos vinculamos de una manera muy diferente”.

Hale dijo que ella también creció como hija única y que nunca sintió que encajara en su familia; sus padres tenían ojos azules, por ejemplo, y ella no. Lo que descubrió fue abrumador.

“Al crecer como hijo único, si no haces ruido, estás tranquilo”, dijo Hale, recordando la avalancha de información. “Recuerdo haber tenido una reacción física con mi computadora, y pensar: ‘¿Qué estoy haciendo? ¿Quiero todo esto?”.

“Nunca antes había visto a alguien con mis ojos”

Pero una vez que conoció a algunas de las personas a las que nunca esperaba conocer y que comparten su ADN, Hale encontró cosas que le fascinaron: intereses similares, una mentalidad matemática compartida y modales similares.

“Lo miraba de reojo”, dijo Hale sobre un hermano que se sentó a su lado en su primera cena con los hermanos. “Nunca antes había visto a alguien con mis ojos”.

Algunos de los hermanos crearon una página de Facebook para mantenerse en contacto, dijo Harrison. Aunque algunos están más involucrados que otros, Harrison dijo que usan la página de Facebook para compartir actualizaciones, estar atentos a los cumpleaños y compartir información sobre la creciente familia.

Un hermano, Ben Clark, incluso creó un conjunto de diapositivas que funcionan como una especie de “paquete de bienvenida”. Clark dijo que las diapositivas brindan información sobre el donante, los hermanos que participan en la página y cómo se reunieron todos. Todas las preguntas frecuentes que sean posibles.

“Todos comienzan con preguntas similares”, dijo Clark. “La mayoría de nosotros somos muy analíticos y queremos la mayor cantidad de información posible”.

Es probable que el grupo y el paquete de información evolucionen durante la mayor parte de sus vidas, dijo.

Todas las mañanas podría haber un nuevo hermano o hermana

Y sospechan que hay más hermanos por descubrir.

Por ejemplo, los hermanos han visto a un usuario anónimo aparecer en sus cuentas, pero no pudieron ponerse en contacto con la persona. A medida que más personas envíen su ADN al sitio, Harrison anticipa que la lista crecerá.

Harrison dijo que todavía se ve con los hermanos que aún viven cerca y los que van a la ciudad. Ella y Hale recientemente asistieron a una obra en la que estaban los hijos de Clark.

Es una comunidad de personas que se relacionan entre sí debido a una circunstancia única.

“Lo más importante es que es una situación tan extraña que no hay mucha gente que pueda entenderlo”, dijo Harrison. “Sabes lo que es saber que tu papá no es tu papá o despertarte y tener un nuevo hermano”.

“Es bueno tener personas con las que pasar por esto. No es normal”.

Comentarios de Facebook