Conoce el pasado desconocido de Angelines Fernández conocida como la ‘Bruja del 71’

Por José Rivero-. Luego de que hace unos días se cumplieran 25 años de la muerte de Angelines Fernández, el nombre de la actriz que marcó a varias generaciones de América Latina con su personaje de ‘La Bruja del 71’ en la serie ‘El Chavo del 8’, volvió a acaparar titulares por una faceta de su vida desconocida por muchos, hasta el momento.

Luchó contra el Franquismo

La revista colombiana Semana reveló las vivencias de Doña Clotilde durante su juventud  en su natal España. Durante esa época, Fernández formó parte de la guerrilla republicana que intentó derrocar al dictador Francisco Franco.

La noticia sobre la participación de la actriz en el conflicto de mediados del siglo XX surgió a raíz de que el 1 de abril se cumplieron 80 años del fin de la Guerra Civil española, conflicto por el cual murieron unas 500.000 personas y otras 400.000 tuvieron que exiliarse entre 1939 y 1975.

Angelines Fernández, indicó Semana, fue una de las personas perseguidas por Francoy su vida peligraba por su pasado como “guerrillera junto a los movimientos obreros, sindicalistas, feministas, republicanos y democráticos que combatían al bloque fascista”, por lo que decidió emigrar y comenzar una nueva vida en América.

Si bien fue el medio colombiano el que contó la historia por estos días, la hija de Angelines Fernández, Paloma, lo había revelado en una entrevista publicada a la revista TV Notas en 1999. En el reportaje confirmó que su madre fue guerrillera y catalogada como antifranquista.

Su compatriota y colega, Ángel Garasa, le insistió en que debía huir a México en 1947, por lo que a su llegada fue apoyada por el actor que trabajó con Mario Moreno “Cantinflas” en la mayoría de sus películas. De inmediato le dieron oportunidad en las radionovelas de la estación XEW y en los teleteatros, uno de los antecedentes de la cadena Televisa.

La actriz, cuyo nombre verdadero era María de los Ángeles Fernández Abad, participó en varias cintas de la época de oro del cine mexicano, como “Corona de lágrimas”, “Fuera de la ley” y “El padrecito”, junto a Ángel Garasa y “Cantinflas”, con quien también apareció en el filme “El Profe”, en una escena junto a Ramón Valdés.

Fue Valdés quien la recomendó con Roberto Gómez Bolaños, por lo que cuando se crearon los personajes de “El Chavo del 8”, se eligió a Angelines Fernández como “Doña Clotilde”.

“Recuerdo que en una ocasión, mi madre se encontró a Ramón Valdés en la ANDA (Asociación Nacional de Actores) y le dijo que le preguntara a ‘Chespirito’ si no tenia algo para ella. Ramón le empezó a hablar muy bien de ella. Luego se crearon los personajes de la vecindad y Chespirito le fue dando forma a ‘La Bruja del 71′”, contó Paloma Fernández.

Asustó a los niños de toda una generación

“El Chavo del 8” sigue transmitiéndose en varios países de América Latina.

Así, Fernández se convirtió en Doña Clotilde, uno de los personajes de ‘El Chavo del 8’, serie que traspasó las fronteras de México y se volvió un fenómeno a nivel mundial.

Sin embargo, el éxito también le trajo mortificación. Debido a que era temida por los niños de “la vecindad”, en la vida real asustaba a quienes la encontraban en la calle porque imaginaban que era “una bruja de verdad”

“Cuando salí­amos al supermercado o a pasear al perrito, los chiquitines gritaban: ‘¡Ahí­ viene la Bruja!’; y mi madre se empezaba a mortificar. Me comentaba que se sentía triste porque nadie se le querí­a acercar; le tení­an miedo”, recordó su hija.

Pese a asustar a los niños, marcó positivamente la infancia de millones de televidentes en América Latina que siguen disfrutando de los legendarios episodios. En Colombia, donde la revista Semana destacó su pasado como guerrillera, sigue transmitiéndose “El Chavo del 8” a través de la cadena RCN.

La actriz interpretó durante 20 años al personaje, hasta 1991, cuando se retiró de la actuación. Apenas tres años antes había despedido a su entrañable amigo Ramón Valdés, quien murió de cáncer.

Angelines Fernández falleció el 25 de marzo de 1994 a los 71 años, y a petición suya, sus restos reposan en Mausoleos del Ángel, al sur de Ciudad de México, en el mismo lugar y a escasos centímetros de su amado “roro”, “Don Ramón”.

Comentarios de Facebook