Un muerto fue el más votado en unas elecciones de un pequeño pueblo en Ecuador

En un pequeño pueblo de Ecuador, las elecciones locales realizadas el domingo pasado dejaron un ganador que sorprendió a todos. Se trata de Juan Alfredo Gonzabay Cayetano, quien tiene una particularidad: murió el 13 de enero pasado, a los 59 años. El difunto fue elegido para presidir la Junta Parroquial de Juan Gómez Rendón, conocida como Progreso.

Cuando las autoridades revelaron la totalidad del escrutinio, confirmaron que los resultados favorecieron a Gonzabay. El responsable del error sería su partido político, que no notificó a tiempo a las autoridades electorales, por lo que estuvo incluido en la boleta oficial. De acuerdo con los resultados, Gonzabay obtuvo el 23,44% de los votos, suficiente para ganar la elección de la localidad ubicad en la provincia de Guayas.

La ley establece que si un candidato fallece antes de la elección, la agrupación política que lo representa puede designar a un reemplazante, aunque no detalla los pasos a seguir en este tipo de casos.

Este resultado abrió el debate entre las autoridades electorales, que analizan si el suplente del candidato debe asumir el cargo o el segundo más votado. “Hay un procedimiento que está en el Código de la Democracia. Cuando inscribimos a un candidato no esperamos que se muera. Así que si el sistema democrático está preocupado por los muertos, yo estoy preocupado por los vivos, quienes fueron los que votaron. Serán las autoridades electorales las que tendrán que definir”, comentó Henry Cucalón, director del partido en Guayas.

La ley establece que si un candidato fallece antes de la elección, la agrupación política que lo representa puede designar a un reemplazante, aunque no detalla los pasos a seguir en este tipo de casos.

Comentarios de Facebook