Familiares habrían enterrado en la madrugada a menor que murió y resucito varias veces en El Negrito, Yoro

Tras cinco días de velar el cuerpo del menor Antonio Jesús Martínez Vásquez, familiares del mismo lo enterraron esta madrugada de jueves.

Los familiares del menor afirmaban que el menor moría y luego resucitaba, siendo esta la poderosa razón por la que no se decidían a enterrarlo.

Una pobladora en el lugar dijo que como a eso de las 3 de la mañana del pequeño se desprendía un olor insoportable, y esa era una de las señales que ellos le pidieron al todopoderoso mediante cultos y alabanzas durante los cinco días del velorio para saber que él ya no vivía.

La misma pobladora explicó que al niño a eso de las 5 de la mañana ellos y los familiares de Antonio Jesús lo fueron a enterrar en un cementerio cerca del barrio el Salitre, en el Negrito, Yoro, lugar donde residía junto a sus padres.

El padre del menor, Antonio Hernández, dijo que tomo la decisión de irlo a enterrar porque tenía temor de que las autoridades intentaran quitárselo, tal y como lo hicieron el día miércoles cuando llegaron a la vivienda en donde el pequeño era velado y querían llevárselo del lugar, hecho que los familiares de Antonio Jesús Martínez no permitieron pese a los golpes y empujones que recibieron de parte de los elementos policiales.

El padre del menor afirmó que “el niño no se descompuso pero aun así decidimos enterrarlo”.

Otra de las vecinas presente en el lugar dijo que el niño ya hasta destilaba sangre, y que es prohibido tener un niño así, que la tumba del menor quedó como debía quedar y que el menor ya estaba con Dios.

Nuestra compañera Suly Cálix se trasladó hacia el cementerio donde los familiares dijeron que lo habían enterrado y en efecto, encontró la tumba del menor con las fechas 26-06-17(nacimiento)/ 16-02-19 (deceso).

Ante tan abrupto acto de los familiares que se rehusaban a enterrar al menor, aduciendo que el menor era un milagro de Dios y que tenían la esperanza que Antonio Jesús viviera.

Los relatos de cosas “sobrenaturales” abundan en el caso del menor, como por ejemplo lo que otra de las vecinas de los familiares contó que en la madrugada ella vio cómo el niño botó una lágrima de uno de sus ojos y luego empezó a disparar espuma por la boca.

Además, un reportero de uno de los medios locales del lugar fue contactado por Hable Como Habla y contó que él fue partícipe del entierro del menor, que el hecho sucedió como a eso de las 4:25 de la madrugada. Explicando que como a las 3 de la madruga Antonio Jesús fue trasladado hacia el cementerio desde la casa de habitación del padre, Antonio Hernández.

Dicho colaborador en la información explicó que los padres tomaron la sorpresiva decisión ya que el niño ya no presentaba signos vitales, y asimismo decidieron no hacer mayor conocimiento del acto ante los medios u otros vecinos porque tuvieron miedo de que las autoridades les quitara el menor tal y como lo intentaron ayer miércoles.

De igual manera el colaborador solicitó por medio de las cámaras de HCH que los medios respeten el dolor de los familiares y que no especulen sobre el tema del entierro, ya que mucha gente entre la población que le ha dado el seguimiento al caso viendo las noticias dicen que no creen en la versión de los familiares del menor en cuanto al entierro, si no que creen que lo escondieron para seguir manteniéndolo sin ser sepultado y ver si algún día revive.SA

 

Comentarios de Facebook