Sufrir de cólicos menstruales es parecido a un ataque al corazón, la ciencia lo demuestra.

Aunque tener la regla es un proceso mensual, en definitiva jamás nos acostumbramos al terrible dolor de los cólicos menstruales.

Es cierto que la menstruación es algo completamente natural en la vida de las mujeres, sin embargo, para muchas de ellas se puede convertir en un verdadero sufrimiento gracias a los temibles cólicos.

Aunque tener la regla es un proceso mensual, en definitiva jamás nos acostumbramos al terrible dolor de los cólicos menstruales y aunque muchas veces hemos sido tildadas de exageradas por quejarnos al extremo de este dolor que en ocasiones requiere de cuidados médicos, la ciencia nos da la razón en que puede ser insoportable.

Un estudio de la University College de Londres indicó que este dolor es tan terrible como sufrir un infarto, una dolencia que aunque puede parecer exagerada para los hombres, pero que si les sucediera a ellos no la podrían aguantar, según la misma investigación.

Sobre este tema, el doctor Javier de Andrés, coordinador de la Unidad de Dolor del Hospital Universitario de la Paz en Madrid, le dijo al diario La Vanguardia que la medicina debería entender que no se trata de una simple molestia sino de un dolor al que se le conoce como dismenorrea, que presenta síntomas como escalofríos, dolor en la espalda, espasmos en la pelvis, dolor en las piernas, vómitos y diarrea.

“Puede asemejarse al de un ataque al corazón, un dolor en la pleura (tejido que recubre el pulmón), una apendicitis, cálculo renal o una gastritis, todos ellos dolores viscerales”, explicó el doctor De Andrés.

No silencies tu dolor

Por miedo a ser tildadas de exageradas, muchas mujeres no acuden a recibir una dosis necesaria de analgésicos, lo que adicionalmente provoca incomprensión y desconocimiento en la sociedad.

Así lo ha indicado Deborah Mason, del Wellbeing Women, una fundación británica que ha financiado los estudios en salud reproductiva. “Hay poca investigación y, por lo tanto, poca información nueva sobre este tema, en parte porque las mujeres no se quejan”, manifestó.

Como mujeres no debemos callar los dolores que evitan que diariamente podamos llevar una vida normal, porque la dismenorrea y los cólicos menstruales deben ser tomados en serio por la intensidad con la que aparecen mes tras mes, así como es importante que consultes con tu médico si necesitas exámenes para determinar si detrás de este padecimiento hay algo más que requiera atención.

Comentarios de Facebook