Ubolratana, la princesa rebelde que canta pop y quiere ser primera ministra.

La inesperada candidatura de la hermana del Rey abre un nuevo escenario político en Tailandia, un país hasta ahora controlado férreamente por los militares.

Ubolratana renunció a sus títulos reales cuando se casó con un estadounidense.
Ubolratana renunció a sus títulos reales cuando se casó con un estadounidense.

Ubolratana, hermana del rey de Tailandia, rompe moldes desde que en 1972 renunció a su título para casarse con un estadounidense. Le gusta el deporte, es cantante de pop e incluso trabajó como actriz. Ahora quiere ser primera ministra.

“Abandoné mi título de noble y vivo como una plebeya (…) como una ciudadana normal en el sentido de la Constitución”, escribió el viernes en Instagram , reaccionando por primera vez a su candidatura. En la foto aparece vestida con ropa ajustada negra y grandes aros de diamantes.

La princesa Ubolratana en el festival de Cannes (AFP).
La princesa Ubolratana en el festival de Cannes (AFP).

Hasta ahora parecía poco interesada en política. Prefería defender el cine tailandés en los festivales del mundo entero. Actuó en dos películas, una de ellas, “Where the Miracle Happens“, que se estrenó en 2008 y fue presentada en el festival de Cannes.

También tiene su faceta de cantante y prefiere el pop. Cantó en conciertos y grabó varios temas, incluído uno para su fundación contra las drogas “To Be number one”.

El jueves, cuando se rumoreaba que sería candidata a primera ministra, la princesa de 67 años, gran aficionada a las redes sociales, colgó una fotografía de ella en Instagram en la que aparece sonriente y sosteniendo flores rojas. Era una señal, ya que posaba vestida con una prenda tradicional del norte de Tailandia, desde Chiang Mai, bastión de los Shinawatra, cuyo color político es el rojo.

Pero el viernes por la noche, en otro giro inesperado de la situación, el palacio real desaprobó su candidatura, poniendo en un compromiso la iniciativa. Todos los analistas pensaban en un principio que su candidatura contaba con la aprobación del rey.

La princesa nunca ha ocultado su afinidad al ex primer ministro Thaksin Shinawatra, enemigo de las élites conservadoras ultramonárquicas y del ejército. Asistió a la semifinal de la Copa del Mundo 2018 entre Inglaterra y Croacia al lado de Thaksin Shinawatra y de su hermana Yingluck, ambos ex primeros ministros derrocados por los militares y exiliados para evitar comparecer en juicios que consideran políticos.

Cuando en 2017 Thaksin Shinawatra, rompiendo un largo silencio, citó a Montesquieu en un mensaje en la redes sociales (“No hay tiranía más cruel que la que se perpetúa bajo el escudo de la ley y en nombre de la justicia”), la princesa comentó en Instagram: “¡Estoy de acuerdo!!! Su Su”, lo que significa “¡Al combate!” en tailandés.

Comentarios de Facebook