National Geographic destaca a Honduras como la cuna del chocolate.

¡Buenas noticias y mucho de qué sentirse orgulloso! Un reciente reportaje publicado por National Geographic señaló que los indígenas hondureños descubrieron el chocolate hace más de tres mil años, unos 500 años antes de lo que se pensaba.

Honduras es la cuna del chocolate. La investigación indica que habría sido descubierto de forma accidental cuando los indígenas producían cerveza; para lo cual utilizaban la pulpa de las vainas de cacao y ahí aprendieron a utilizar los desechos del proceso.

El reconocido medio televisivo establece que “esta nueva información sobre el origen del chocolate fue obtenida de vestigios de cacao encontrados en fragmentos de cerámica que datan entre los años 1100 y 800 a. C.”

Cabe destacar que el hallazgo ocurrió en excavaciones arqueológicas realizadas en las cercanías de Puerto Escondido, Honduras, entre 1995 y 2000.

De producir cerveza a descubrir el chocolate

El chocolate, como se conoce en la actualidad, en barra, surgió hasta el año 1894 en Estados Unidos. Allá por el 1,100 a.C., antiguos productores de cerveza utilizaban vainas de cacao para fabricar sus bebidas.

DATO
El chocolate moderno se prepara con la fermentación de semillas de cacao, árbol nativo de la región ecuatorial.

El proceso consistía en fermentar las vainas para luego utilizar la pulpa y producir cerveza, pero las semillas se desechaban. La autora del estudio, Rosemary Joyce, antropóloga de la Universidad de California en Berkeley, dijo que la bebida era muy fuerte y “en nada recordaba el sabor del chocolate que conocemos en la actualidad”.

Unos 300 años después, se empezó a utilizar las semillas fermentadas de desecho y se preparaba una bebida no alcohólica. Aunque su sabor era amargo, tendía a gustar.

“El brebaje se servía en jarros especiales que espumaban la bebida en las tazas, y se ofrecía para celebrar ocasiones señaladas como matrimonios y nacimientos”, agregó la antropóloga Joyce.

Los investigadores procedieron a realizar análisis químicos en fragmentos de cerámica hondureña. En ese momento se confirmó. Había residuos de cacao.

Ann Krueger Spivack (autora de “La esencia del Chocolate”) comentó que el descubrimiento de que semillas de cacao fermentadas servían para preparar una bebida de chocolate fue un “feliz accidente”. Con el tiempo, dio al mundo uno de sus placeres más populares.

Créditos: National Geographic

Comentarios de Facebook