Honduras y El Salvador deben “limar” asperezas por frases de Bukele

(EFE).- Honduras y El Salvador deben “limar asperezas” antes de la toma de posesión en junio de Nayib Bukele, nuevo presidente electo salvadoreño, quien ha calificado de “dictador” al gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández, indicaron analistas este martes a Efe en Tegucigalpa.

Bukele ha expresado en la red Twitter que “dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, (Daniel) Ortega en Nicaragua, y Juan Orlando en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos”.

“Dictador es dictador. De derecha o de izquierda”, según Bukele, exalcalde de la capital salvadoreña y quien en 2017 fue expulsado del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN).

Ese tipo de mensajes de Bukele, en opinión del analista Omar García, en el caso específico de Honduras tendrá un impacto a nivel diplomático, por lo que será necesario realizar “reuniones para limar asperezas” entre ambos países.

El triunfo de Bukele “hace cambiar mucho el esquema y las propuestas de orden político en El Salvador, y no me cabe la menor duda que también va a tener un impacto en Centroamérica”, enfatizó García.

Indicó además que Bukele, un empresario de publicidad de 37 años, ha sido crítico del presidente hondureño por haberse reelegido en el poder en unos comicios generales del 26 de noviembre de 2017 en los que las principales fuerzas de oposición aducen que hubo “fraude”.

Sin embargo, García considera que una cosa es lo que Bukele “dice tratando de congraciarse con las personas que le dieron su voto, y otra cosa es decirlo y sostenerlo cuando se es representante de todo tipo de personas, cultura y de exposición militar siendo presidente del pueblo salvadoreño como tal”.

“Creo que vamos a tener que ver una disminución de un lenguaje de tipo confrontativo a un lenguaje que permita poder aceptarse y poder ayudar a Centroamérica”, enfatizó el analista.

Bukele se alzó el domingo con la victoria al obtener más del 53 % de los votos en las elecciones presidenciales, en las que el candidato del gobernante FMLN, Hugo Martínez, quedó tercero con más del 14 % de los sufragios.

El holgado triunfo de Bukele representa el fin del bipartidismo instalado durante años en El Salvador, con la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el FMLN, que se repartieron las últimas cinco legislaturas.

Otro analista hondureño, Raúl Pineda, dijo a Acan-Efe que la cordialidad, simpatía y la convivencia que han mantenido los presidentes centroamericanos hoy se convierte en “una actitud de reserva”.

Hernández y Bukele deberán asumir “una nueva actitud que procure la necesaria identificación de intereses entre dos pequeños países que comparten problemas de las pandillas, la migración y el subdesarrollo”, subrayó.

Pineda señaló que al tomar posesión como presidente de El Salvador, Bukele debe “mantener una posición de respeto y de reserva” hacia sus homólogos porque “ya no representará solo a un partido político, sino a una nación”.

Las autoridades de Honduras y El Salvador tienen “un enorme trabajo” para que Bukele, de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), y Hernández, “limen las asperezas”, agregó.

De lo contrario, expresó, se generaría “un mal sabor” en los centroamericanos que “estamos conscientes que tenemos que unirnos”.

“A la integración vamos a ir voluntariamente o nos van a llevar las circunstancias económicas y sociales de nuestros países”, enfatizó.

Pineda instó a Centroamérica a promover “el dominio y la explotación común de una serie de recursos, que son para el servicio de la región”.

CON INFORMACIÓN DE : EFE

Comentarios de Facebook