El secreto de Benzema

Hace un poco más de un año que Karim Benzema entró en la treintena. Una edad que le hizo ver su vida y su profesión de futbolista de forma diferente. Consciente de que un deportista de élite tiene que cuidarse más y mejor que nunca para mantener su nivel físico, a principios de la temporada 2016-17 y ya pensando en los 30 tacos, el francés cambió su forma de entrenar. Y empezó a realizar un trabajo específico destinado a reforzar varias partes de su musculatura, usando también un chaleco de electroestimulación.

El primer efecto de lo que hizo el delantero, bien asesorado por los especialistas de Valdebebas (entre ellos Antonio Pintus) fue que los músculos fueran más secos pero también que pesen menos. Este hecho le ha permitido ser más explosivo sobre el terreno de juego, más veloz y más fuerte. Pero también perder cinco kilos de músculo, no de grasa, tener un cuerpo más fibroso y menos sujeto a las lesiones. Benzema se siente muy a gusto con este método y desde entonces lo ha seguido a rajatabla. Y sus frutos se están viendo de forma espectacular esta temporada cuando el resto de la plantilla parecía, hasta hace poco, en claro declive físico.

Ampliar

¿Pero que sería un cuerpo sano si la mente no estuviera en la misma situación? En esto también el delantero está alcanzando una gran madurez. Casado y padre de una niña llamada Melia y de un niño llamado Ibrahim, Karim está más feliz que nunca y su estatus de jefe de familia le sienta bien. Muy involucrado en la educación de sus hijos, le gusta asumir esa gran responsabilidad. Algo que traslada al terreno de juego como tercer capitán del Madrid y nuevo líder ofensivo después de la marcha de Cristiano. Sin olvidar, por supuesto, que Benzema ha aprendido mucho en las nueve temporadas anteriores y que, psicológicamente, todos los obstáculos que ha tenido que superar le han hecho muy fuerte. El sueño de Karim siempre fue triunfar en el Madrid. Y lo está cumpliendo a la perfección.

Comentarios de Facebook