La Iglesia católica en Texas identifica 286 sacerdotes que abusaron de niños.

El reverendo Michael Olson, de la diócesis de Fort Worth, señaló en una carta a sus feligreses que se siente “profundamente avergonzado de los errores pasados por parte de los encargados del liderazgo en la Iglesia que fracasaron en proteger a los niños”.

Quince diócesis de la Iglesia católica del estado de Texas en Estados Unidos, incluyendo las de Austin, San Antonio, Dallas y Houston, identificaron este jueves a 286 sacerdotes y otros cargos eclesiásticos que han abusado sexualmente de menores de edad a lo largo de las últimas décadas.

“Los obispos de Texas hemos decidido dar a conocer los nombres de estos sacerdotes en este momento porque es correcto y justo, con el objetivo de ofrecer recuperación y esperanza a los que han sufrido”, apuntó hoy en un comunicado el cardinal Daniel DiNardo, de la diócesis de Galveston-Houston.

Por su parte, el reverendo Michael Olson, de la diócesis de Fort Worth, señaló en una carta a sus feligreses que se siente “profundamente avergonzado de los errores pasados por parte de los encargados del liderazgo en la Iglesia que fracasaron en proteger a los niños”.

La difusión de los nombres se suma a la revelación de agosto de 2018, cuando una corte de Pensilvania hizo públicos los casos de 300 sacerdotes abusadores.

Después de la publicación del informe judicial en Pensilvania, cerca de 50 diócesis de todo Estados Unidos han publicado listas con nombres de más de 1.200 curas acusados de abuso sexual a menores.

En ese documento, el jurado de Pensilvania criticaba que todos los casos identificados fueron dejados de lado por los líderes de la Iglesia “que prefirieron proteger a los abusadores y a la institución, sobre todo”.

Como consecuencia del encubrimiento, casi todos los casos eran demasiado antiguos como para ser juzgados, ya que la mayoría son anteriores al año 2000.

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos anunció entonces un plan integral para abordar la “catástrofe moral” que sufre el seno de la Iglesia estadounidense tras el escándalo de abusos sexuales a menores destapado en Pensilvania.

Por su parte, el Vaticano calificó de “criminales” los abusos de sacerdotes a menores descritos en el informe de Pensilvania y consideró que “debería haber asunción de responsabilidad” de los abusadores y de quienes “permitieron que se produjeran”.

Tras el escándalo, varias congregaciones católicas de los estados de Arkansas, Oklahoma, Luisiana y Nueva York han dado a conocer las identidades de sacerdotes implicados en este tipo de actividades y han condenado los hechos.

Comentarios de Facebook