¿Qué hacer si eres victima del ciberacoso sexual?

El ciberacoso ha tenido una evolución en los últimos años con el incremento de redes sociales y plataformas digitales de comunicación, como WhatsApp, Tinder o Snapchat. El auge del uso de la tecnología ha creado nuevos conceptos y prácticas, como sexting, grooming o ciberbulling.

Pero lo que se puede percibir es que las personas no saben cómo reaccionar ante este tipo de situaciones. Por eso, en ocasiones, muchos optan por dejar pasar el tiempo, con lo que la situación se puede agravar.

MECANISMOS TECNOLÓGICOS

Para prevenir un ciberacoso, siempre se debe partir del supuesto que se debe entregar la mínima información posible que pueda llevar a un acoso digital. Se recomienda no compartir fotografías íntimas, o datos sensibles o personales que puedan llevar a comprometer a una persona.

En la actualidad hay plataformas como Snapchat o Strings, las cuales eliminan la foto luego de que la persona la ha visto. Hay aplicaciones de chat que ofrecen más privacidad que las usuales WhatsApp o Skype. Darkroom, por ejemplo, ofrece un chat seguro y borra las conversaciones luego de que son leídas. Otras ofrecen funcionalidades de cifrado, como Telegram o Cryptocat –la cual se encuentra en restructuración–.

El año pasado, la compañía brasileña Sikur comenzó a ofrecer una versión básica sin costo de chat y correo cifrados para distintos dispositivos.  Así mismo, para llamadas seguras existen aplicaciones como Signal, la cual cifra las llamadas por medio de una aplicación.

DESCONFIANZA, LA MEJOR FORMA DE PROTEGERTE

La mejor forma de evitar un ciberacoso es la desconfianza. No se trata de volverse paranoico, ni mucho menos de alejarse de los medios electrónicos. La mejor prevención es estar alerta: revisar todo lo que hacemos en internet, cómo compartimos la información y con quién lo hacemos.

EL AMOR NO DURA PARA SIEMPRE

No entregues información personal sensible a sitios que desconozcas, crea cuentas de correo electrónico diferentes para registrarte en redes sociales e, incluso, considera la posibilidad de usar nombres diferentes al tuyo. Busca tu nombre en Google o en buscadores con regularidad, en caso de que haya una filtración indeseada. En suma: cuida tus datos personales.

Y siempre recuerda que compartir información con contenido sexual hace que otros la puedan aprovechar en tu contra. El amor no dura para siempre.

Comentarios de Facebook