Marotta pone en marcha la renovación antiMadrid de Icardi

2

Mauro Icardi acumula ya varios años ejerciendo como estrella del Inter de Milán. Un rol que no se ha visto reconocido con una mejora de su contrato, que permanece inamovible desde octubre de 2016. Dos años en los que su papel en el equipo no ha dejado de cobrar importancia y en el que varios han sido los equipos a los que se ha relacionado con el delantero argentino, siendo el Real Madrid el más recurrente.

La llegada de Beppe Marotta a la dirección deportiva del club interista promete cambiar esa situación. El ex de la Juventus se ganó la fama de ser el hombre de las renovaciones imposibles gracias a los casos de Pogba, Pjanic y Dybala en la Vecchia Signora. De hecho, según desvela La Gazzetta dello Sport, Marotta piensa emplear con Icardi la misma estrategia que con su compatriota.

El contrato del ariete concluye en junio de 2021, a priori, tiempo suficiente. Pero en el Inter temen que la situación convulsa que vive el Real Madrid pudiera provocar que el interés blanco, siempre presente, se materializara con una oferta para el próximo verano. Justo cuando el club está trabajando en un proyecto que gira alrededor de Icardi para dar un salto de calidad en su plantilla y hacer frente a la intocable Juventus de Cristiano en Italia.

Por ello la próxima semana se iniciarán las conversaciones para la extensión y mejora de contrato del delantero, en la que dos factores pueden ser claves. En primer lugar el club dará su brazo a torcer, al menos en parte, y aumentará su oferta económica. Durante los últimos seis meses la postura interista se ha mantenido siempre en un máximo de 6 millones de euros anuales que no satisfacen a Wanda Nara, agente y esposa del jugador, que pide alrededor de 8. El club argumenta que Icardi nunca ha tenido que rechazar una oferta del Madrid para quedarse en Milán porque, sencillamente, esa oferta no ha llegado a producirse, por lo que subirá a 7 millones, aunque una parte se establecería a través de diferentes bonus sencillos de conseguir.

Pero la clave de la negociación seguramente estará en el cambio de postura del Inter sobre la cláusula de rescisión del jugador, actualmente fijada en 110 millones de euros. Dado que el Inter no colmará las pretensiones económicas del futbolista, este pedirá que se elimine dicha cláusula, algo a lo que el club se mostraría, cuanto menos, dispuesto a tratar y que, a la larga, podría favorecer a Icardi si decide cambiar de aires.

El Inter espera que las conversaciones lleguen a buen puerto en poco tiempo y que el caso no se mediatice, algo que daría tranquilidad a la plantilla y la parroquia interista. Al menos hasta que el nombre del Real Madrid vuelva a planear sobre su estrella.

Comentarios de Facebook