Misil ruso debilita la seguridad europea

Pertenezco a una generación forjada en el debate de las décadas de 1970 y 1980 sobre las fuerzas nucleares de alcance intermedio en Europa. El poder destructivo de los SS20, los Pershing y los misiles de crucero causaban profunda preocupación tanto entre la ciudadanía como entre la clase política. Eran armas diseñadas para la destrucción casi instantánea del continente europeo, y amenazaban las vidas de millones de personas.

El continente entero —el mundo entero, de hecho— respiró aliviado cuando, en 1987, Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov firmaron el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés). El acuerdo no solo redujo el número de misiles nucleares, sino que prohibió toda una categoría de armas, aumentando enormemente la seguridad de todos nosotros. Cortesíaelpaís

Comentarios de Facebook