Hondureña transgénero murió por fuerte golpiza mientras estaba en custodia según autopsia

La hondureña transgénero identificada como, Roxsana Hernández, murió en el mes de mayo de este año, sin embargo hasta hoy se revela que las causas de su muerte fue por una golpiza fuerte mientras estaba bajo custodia federal en Nuevo México.

La ahora occisa estaba recluida en  Inmigración y Control de Aduanas (ICE) un centro de detención donde según autopsia había muerto por deshidratación y tras recibir varios golpes.

En un inicio, se había revelado un informe forense bajo la responsabilidad del patólogo, Kris Sperry, en el cual se detallaba que la causa de muerte fue probablemente por “complicaciones graves de deshidratación superpuestas a la infección por VIH”, lo que la hacía susceptible a los efectos fisiológicos de la deshidratación no tratada.

Sin embargo en una segunda autopsia realizada en el cuerpo de Hernández, también se halló evidencia de “hematomas profundos” en las manos y el abdomen, evidencia de trauma por fuerza contundente, “indicativo de golpes o patadas, y posible ataque con objetos contundentes”.

La hondureña, de 33 años, murió el 25 de mayo, nueve días después de ser transferida a una unidad dedicada a mujeres transgénero en el Centro Correccional del Condado de Cibola en Nuevo México, que es operado bajo contrato por CoreCivic, la segunda compañía de prisiones privadas más grande de los Estados Unidos.

Días antes, el 9 de mayo, la mujer había llegado a la frontera de EE.UU. para pedir asilo, después de que entre 2005 y 2009 entrase dos veces ilegalmente al país y fuese deportada.

Comentarios de Facebook