Más seguridad, empleo, vivienda, carreteras y Vida Mejor, anuncia el presidente Hernández

El presidente Juan Orlando Hernández destacó hoy en la Convención del Partido Nacional, realizada en Gracias (Lempira), que en los próximos tres años de su Gobierno habrá más seguridad, más empleo, más inversión en vivienda e infraestructura y aumentará el beneficio del programa Vida Mejor.

Hernández afirmó que son muchos los hondureños que quieren que el programa Vida Mejor siga, que se siga trabajando en infraestructura vial y que se le siga apostando al crecimiento económico, porque “es la única forma de generar empleo, oportunidades de ingreso para los más pobres y desarrollo para Honduras”.

Aseguró que el problema de la energía eléctrica se va a solucionar porque “se contratará una firma internacional para que venga a auditar la lectura de contadores y así evitar los problemas que pasa el pueblo hondureño”.

A continuación el discurso del mandatario:

 ————————-

En primer lugar, déjenme reiterar el agradecimiento a Dios nuestro creador por recibirnos hoy en Gracias, Lempira, la ciudad de la bendición. Con todo cariño les hemos abierto nuestro corazón a ustedes convencionales, líderes del partido.

Todos los días hay que darle gracias a Dios por la vida y por la responsabilidad que nos da, pero también hay que pedirle que nos permita enmendar nuestros errores, avanzar y pedirle que nos acompañe en lo que viene y hoy, convencionales, quiero decirles también, de todo corazón y en nombre de mi familia, gracias por sus muestras de solidaridad.

Yo sé que estamos reunidos en la cuna del indómito cacique Lempira y bienvenidos. Quiero hacerles tributo a miles de hondureños humildes y luchadores de este departamento, porque este es el mandato de ustedes convencionales y se los quiero agradecer.

En todas las elecciones de la democracia moderna, en este departamento cada elección le aporta más votos al Partido Nacional, pero en los últimos dos procesos electorales, y años atrás, Lempira siempre fue y ha sido el primer lugar de aportante de votos a nivel nacional y por eso decidieron los convencionales venir aquí.

Amigos convencionales: ¿Dónde estamos hoy y de dónde venimos? Nunca olvidemos esto por favor. Recibimos un país donde el humilde, el que tiene piso de tierra en su casa, ni baño o letrina, el que se ha sentido por décadas olvidado, sentía que en este país no valía ni contaba.

Inspirados en el principio de justicia social, de solidaridad, aquí en este departamento decidimos dignificar al ser humano más humilde, al hermano nuestro que, aunque ande con zapatos de hule o descalzo, es nuestro hermano. Aquella madre que tiene más de cinco hijos y su casa se está cayendo, también es hermana nuestra.

Aquellos que viven en las grandes ciudades y no tienen baño, letrinas o un buen techo también son hermanos nuestros y decidimos montar un programa para hacer realidad aquel principio cristiano que dice: ‘Todo ser humano es igual ante Dios’.

Eso se llama dignidad de la persona humana, porque en todos los pueblos del mundo hay uno que tiene más y otros que no tienen casi nada, pero igual valen ante el Creador y por eso decidimos crear el programa de mayor impacto en las clases humildes de este país. 

Decidimos llevar de piso de tierra a piso de cemento, con ecofogones, techo, filtros, casas nuevas, especies menores y ahora vamos con Mejores Familias, Crédito Solidario, y eso se llama Vida Mejor.

Vida Mejor quedará grabado en el corazón de los hondureños más humildes, aquellos que creían que no valían y ahora los hemos puesto en primer lugar. Siéntanse orgullosos, porque somos la generación que dio vuelta a la acción de Gobierno y pusimos primero a los más necesitados.

Vida Mejor es la inspiración de las sagradas escrituras de atender al que más lo necesita. Lo que viene en Vida Mejor en los próximos tres años es que no se va a quedar una tan sola familia en Honduras, de los más necesitados, sin que llegue a ellos el sello del Estado y los ponga como número uno en esa comunidad.

Al terminar este Gobierno todos los humildes y luchadores habrán recibido el beneficio de Vida Mejor a través del ejército de Mejores Familias.

Yo no quiero que eso se quede a nivel de alcaldes. Quiero, convencionales, que ustedes sepan a qué familia vamos a atender en cada aldea y municipio. 

Recibimos un país con las cifras más altas del mundo en homicidios. Nos calificaron como el país más violento de la faz de la tierra y eso se tradujo en pérdidas humanas como nunca en la historia.

No tiramos la mirada para otro lado, no agachamos la cabeza, no nos coludimos y decidimos, compatriotas, arriesgarlo todo.

Tomé la decisión de arriesgar mi familia, de arriesgar los más cercanos y tuvimos que abrir muchos frentes, pero lo hice por recuperar el derecho de vivir en paz y tranquilidad.

No ha sido fácil y no va a ser fácil en los próximos tres años, pero el pueblo hondureño ha sufrido demasiado. Decidimos hacer un cambio profundo en la seguridad. Decidimos un presupuesto especial.

Ahora cada municipio de Honduras siente la presencia de una nueva Policía, de unas Fuerzas Armadas dedicadas a darle seguridad a su pueblo, de la nueva fuerza del control penitenciario, de crear nuevas cárceles y de tener las capacidades de darle seguridad en el país. 

Lo que viene en los próximos tres años es más seguridad para que el luchador y el humilde cuando trabaje sienta que está seguro su dinero, que no le estén amenazando, ni extorsionando, que cuando solicite un préstamo no ponga la vida de por medio y podamos generar más empleos y oportunidades para la gente.

Lo dije en campaña, que cuando se tratara de seguridad, yo, Juan Orlando Hernández, iba a hacer lo que tenga que hacer y lo voy a seguir haciendo.

Lo repito nuevamente: nadie está por encima de la ley y todo debe ser parejo para crear un nuevo país.

Recibimos un país con serios problemas en la economía, pero de todos los países de Centroamérica Honduras creció el 5 % PIB.

La mayoría de esas riquezas se quedan en más grandes empresas y eso no está bien, porque el año pasado nos dio una gran lección. De cada 100 empleos en Honduras la gran empresa produce el 24 %, la microempresa produce 56% empleos más; la mediana, pequeña y micro producen 76 % de empleos y por eso estamos incentivando a los grandes.

Somos el primer productor de café de Centroamérica, el tercero de América y el quinto productor mundial, un orgullo para nosotros los hondureños.

Pero ¿qué pasa cuando los precios están por debajo de lo que son los costos? Es un serio problema.

Por eso dije en la ONU, y fui a hacer una encuesta en Estados Unidos en los restaurantes, sobre cuánto pagaban por una taza de café, y comprobé que el valor era de un promedio de cuatro a cinco dólares; eso cuesta una taza de café en Nueva York.

Y les dije a los presidentes: ¿Qué pasa con esa injusticia? Aquí tengo un billete de cinco dólares, son 500 centavos de dólar; eso cuesta una taza de café en Nueva York en promedio, y ¿por qué me le pagan menos de dos centavos de dólar al productor hondureño?

Y quiero invitarlos para el próximo viernes, y el próximo sábado aquí en Gracias, Lempira, porque va a ser un evento que va a trascender en Honduras, porque debemos bebernos en tres a cuatro horas 18.000 litros de café. Los espero para que cada uno se tomen las tazas de café que quieran y traigan su termito para que lleven para la casa.

Aquí en Gracias igual tendremos la taza de café más grande del mundo; con esos dos récords mundiales queremos decirles a los que compran el café en el mundo que le paguen el precio justo a los productores de Honduras y a los más chiquitos del mundo.

Pero también, convencionales, quiero que le digan a todo el productor de café que conozcan que vaya al Ihcafé, que haga los trámites porque en el banco le están esperando 200 lempiras por cada quintal del año pasado para que pueda renovar su finca.

Y viene otro préstamo para poder canalizarlo y agregar valor al café, pero necesitamos que todo lo hagamos bien.

De allí, amigos y amigas, viene algo muy importante en vivienda; seguiremos construyendo vivienda donada junto a los alcaldes que están donando los terrenos para gente humilde y luchadora que no tiene casa, que vive en paredes de bahareque, porque queremos que tenga una casa digna y como debe ser.

Viene el acceso al préstamo para los que ganan hasta cuatro salarios mínimos, para la clase media, con bonos para poderle apoyar para que no tengan que sacar la prima de su bolsa y a tasas muy especiales, porque queremos que eso genere empleos y más oportunidades.

Quiero que ustedes conozcan todos esos proyectos y que no cometamos el error de estos años atrás; hay ministros que me dicen: hay tantas obras, y queremos ir a inaugurarlas, y cuando saco la lista son muchas y hasta cien obras por día.

Entonces, digo que no puedo estar en cien lugares al mismo tiempo y por eso pido a los convencionales: vayan a entregar esas obras y digan ‘aquí está el resultado del Partido Nacional en obras’.

Y ahora hay mucho que decirles de lo que viene, pero cierro con esto. A los del sur les dije hace algunos años: va a llegar la hora del sur. Y les pregunté el otro día en Presidencial a los convencionales: ¿Qué tal la carretera de Tegucigalpa al sur? Está tan nítida la carretera que al que va manejando hay que ir despertándolo para que no se duerma.

Igual hemos hecho una gran inversión en carreteras, pero lo que viene, compatriotas, va a ser la inversión en carreteras que ningún otro país en Centroamérica habrá hecho en su historia.

Todas las carreteras pavimentadas de Honduras las vamos a reconstruir de nuevo; todas las carreteras que van a sectores productivos las vamos a reparar, todas con otro tipo de prácticas, para dejarlas con duración de tres a cuatro años y eso es con 24.300 millones de lempiras que hay que invertir en solo tres años.

Pero donde esté terminada la calle quiero que me contraten a la gente y le digan que arme su microempresa, para darle mantenimiento a las carreteras y pagarles por ello para que se mantengan nítidas.

Vamos a entregarles las obras a la gente para que las cuiden, y cuando terminen estos tres años queremos que los convencionales caminen erguidos por las calles y digan que somos parte de la generación de hondureños que cambió el rumbo de este país. Y queremos que se sientan orgullosos.

Van a ser 40.000 mil empleos por año mientras se hagan esas construcciones. Viene mucho empleo y mucha generación de oportunidades.

Ahora quiero dejarles mi mensaje con respecto al partido.

Ustedes saben que hay gente que se levantan en la mañana, algunos temprano y otros tarde, y dicen: ‘¿Cómo hacemos para que el Partido Nacional se divida?’ Quieren vernos divididos.

Y si algún día ustedes no pueden dormir, levántense a las 2:00 de la madrugada y revisen las redes sociales del Partido Nacional y de Juan Orlando, y a esa hora de otros países y de aquí también nos están atacando, porque quieren vernos divididos como están ellos.

El otro día dijeron: ‘Vamos a hacer una marcha’, y de repente se pusieron negras las nubes, empezó a tronar, cayó una gran cantidad de agua y uno de ellos dijo: ‘Qué barbaridad, este Juan Orlando le inyectó agua a las nubes para que nosotros no pudiéramos marchar’.

Imagínense.

Allá los de Choluteca; hay unos bulevares nítidos que hemos hecho, y como hay algunos que andan tirando piedras y las dejaron por allí, y andan siempre dándole duro uno de ellos al Partido Nacional, uno de ellos iba viendo el celular y de repente se tropieza y dice: ‘Culpa de Juan Orlando’.

Si se cae un meteorito, culpa de Juan Orlando.

Yo les recuerdo y les digo a ellos: no se me pongan nerviosos por la unidad del partido más grande de Honduras.

Además, quiero decirle a los de la oposición que está bien que están para criticar, porque así es la democracia, pero les digo que cuando critiquen se pregunten qué hicieron cuando Honduras les dio la oportunidad para que hicieran las cosas.

Y les digo hoy: en la democracia lo que se vale es el cariño de la gente, el respeto de la gente y los resultados.

Y les vuelvo a decir desde Gracias, Lempira: Como quieran quiero, y como se pongan puedo.

El Partido Nacional comienza una nueva etapa.

Convencionales, quiero agradecerles porque con todos los que he platicado, a todos, por lo siguiente: con todos los que he hablado, me encontrado un sentimiento tan profundo, un entendimiento tan claro, que hay cosas más grandes que uno mismo. Eso es lo que ustedes me han dicho a mí.

Hay cosas más grandes que el individuo y es la familia; y hay cosas más grandes que uno como líder del partido, y es el partido, y más grandes que el partido, y es Honduras.

Hay sectores que quieren seguir con el partido en los procesos de cambio, porque saben que, si no seguimos afianzando la seguridad, esto puede retroceder. Hay familias humildes que saben que Vida Mejor debe continuar.

Hay gente que sabe que la infraestructura, las carreteras y la economía deben seguir mejorando para más empleo y más oportunidades y si el Partido Nacional no continúa eso se puede caer; le están apostando a la unidad del Partido Nacional.

Y hay un principio en el liderazgo: dar el ejemplo. Me han dicho: Presidente, si el Partido Nacional se mantiene unido y armamos algo más grande para ir al próximo proceso electoral, esa va a ser la consolidación del despegue de Honduras.

Y el mensaje que ustedes han dado es que todos debemos estar unidos. El otro día invité a mi casa a Mauricio Oliva, a Reynaldo Sánchez, a Ricardo Álvarez, a Tito Asfura y he estado hablando con Armando Calidonio esta mañana, y les he dicho a ellos: ‘Unidad’, y lo que he escuchado de ellos es unidad granítica del Partido Nacional de Honduras.

Unidad, unidad, unidad.

Quiero agradecerles porque lo que uno dice eso debe ser; uno tiene que ser consistente en privado y en público. Cuando me buscaron para ser candidato la vez anterior, dije que quería que el que fuera de candidato a la Presidencia de la República solo podía ser por una vez más.

Y les agradezco la reforma que hicieron ayer en la Convención, para que cualquier candidato del Partido Nacional a la Presidencia de la República solo pueda reelegirse una vez, como debe ser.

Y ahora, después de estos tres años que vienen, de trabajo en los cargos de elección, me hago a un lado, me hago a un lado como candidato a cargo de elección popular, pero no es que voy a abandonar a mi partido, de ninguna manera, y les ofrezco mis servicios al que quiera ser candidato a alcalde, diputado, y voy a ser el mejor jefe de campaña de cualquiera de ustedes.

Ana y yo les guardamos mucho cariño, mucha gratitud; nadie ha tenido la oportunidad de ser electo dos veces, y ese privilegio nos lo dieron ustedes a nosotros.

Ana y yo los queremos mucho, convencionales, y por siempre van a estar en nuestros corazones y siempre lucharemos por el partido más grande, el partido más fuerte, y más efervescente de Centroamérica, el Partido Nacional de Honduras.

Me despido mandándole un saludo a una mujer a la que yo he admirado mucho y que en su momento anduvimos aquí en las montañas de Lempira a pie y en vehículo. Una gran presidenta del Partido Nacional, un gran ser humano. A la distancia a nuestra lideresa Alba Nora Gúnera de Melgar, mi cariño, mi abrazo y mi aplauso.

Finalmente, convencionales, quiero que repitan conmigo: somos cachurecos, orgullosamente hondureños. De la mano de Dios, unidos siempre, trabajando para Honduras incansablemente, vamos a la próxima elección con otros sectores a ganar arrolladoramente…Viva el Partido Nacional.

He escuchado claramente lo que me han dicho; si ustedes y yo estamos 24/7 corriendo a 120 kilómetros por hora, el equipo que me acompañe a partir del próximo mes y año en el Gabinete debe de ser un equipo ajustado a caminar y a correr 120 kilómetros por hora.

Quiero pedirle a cada uno de ustedes que me acompañen en una operación que será a nivel nacional; ya pedimos el apoyo de un organismo internacional de mucho prestigio para que venga a revisar punto por punto la manera en que se mide la facturación eléctrica.

El que ha sido de esos empleados que va a la casa de una familia humilde o a un negocio y le dice: ‘Aquí está el recibo’, y tiene seis meses para atrás, aquella gran carga, y el irresponsable nunca le puso el medidor correcto; tiene que responder ante las autoridades civiles y penales.

El sistema de defensa al consumidor de la energía eléctrica por lo menos tendrá 3.000 profesionales de primera con todo el apoyo internacional, para que en cada Alcaldía, en cada Cámara de Comercio, en cada oficina que podamos, esté un escritorio donde llegue el ciudadano y diga: ‘Aquí está mi recibo, mire el abuso’, y que esté el empleado de EEH allí y esté el representante del consumidor, y si se demuestra que eso está malo, tiene que atenerse a las consecuencias porque nadie puede abusar de la gente.

Es un problema complejo, pero es un tema de justicia. De que arreglamos el sistema eléctrico de Honduras, lo vamos a arreglar, de eso no le pongan la menor duda.

Gracias por todo su cariño, gracias por toda su confianza. Aquí tienen a un amigo eterno para ustedes. Gracias por venir a esta ciudad de la bendición.

Comentarios de Facebook